Cinco encuentros históricos con el diablo
Pacto fáustico: cómo podría ser un pacto con el diablo 1

 

En 1634, el sacerdote católico Urbain Grandier fue ejecutado en la hoguera, acusado de hechizar un convento de la localidad francesa de Loudun. Los cargos en su contra no surgieron de sus acciones, sino más bien de su inacción.

Grandier, una figura polémica dentro de la iglesia, era conocido por sus relaciones sexuales con feligreses y sus críticas al celibato clerical, desafiando a menudo a la iglesia y al rey Luis XIII. Podría describirse como un “sacerdote hippie”, inclinado hacia ideologías de izquierda. Sin embargo, estos problemas palidecían en comparación con la ira que provocó al rechazar las insinuaciones de la hermana Jeanne, la madre superiora del convento local de las Ursulinas.

La hermana Juana, deseando a Grandier para ella, intentó seducirlo con la oferta de convertirse en directora espiritual del monasterio. Cuando Grandier rechazó las propuestas de la hermana Jeanne, ella orquestó un complot para su desaparición. Luego otorgó el puesto al adversario de Grandier, el canónigo Mignon. Posteriormente, la hermana Jeanne, junto con otras monjas, acusó a Grandier, alegando que había empleado la ayuda de Satanás para enviar demonios a tentar al convento.

Después de sufrir un brutal interrogatorio, las monjas fueron liberadas y Grandier fue arrestado, sometido a tortura y llevado a juicio, solo para ser absuelto. Tras su liberación, Grandier se equivocó al criticar al cardenal Richelieu, el influyente primer ministro del rey Luis XIII. Richelieu ordenó un segundo juicio para Grandier. A pesar de que las monjas retiraron sus acusaciones, surgieron “nuevas” pruebas que llevaron a Grandier a una nueva acusación de brujería, más torturas, condena y, en última instancia, una sentencia de muerte. Esta fue una maniobra de Richelieu para eliminar a un clérigo problemático y potencialmente peligroso.

Durante el juicio posterior, el fiscal presentó un documento que supuestamente demostraba un pacto diabólico. Fue presentado como el reverso de un “contrato” entre Urbain Grandier y Satanás, supuestamente firmado por varios demonios en 1634.

Pacto fáustico: cómo se ve posiblemente un pacto con el diablo 2
El “tratado” entre Urbain Grandier y Satanás, supuestamente firmado por varios demonios en 1634, es una referencia histórica al juicio por brujería de Grandier, quien fue acusado de causar posesiones demoníacas.
Pacto fáustico: cómo posiblemente se vea un pacto con el diablo 3
El reverso del “contrato” entre Urbain Grandier y Satanás, con firmas de varios demonios, fechado en 1634.

El documento está compuesto al revés, de derecha a izquierda y como una imagen especular, reflejando la preferencia de los demonios por hacer las cosas al contrario para significar su desafío al cristianismo. Incluye símbolos ocultos junto con las firmas de demonios y Lucifer.

“Nosotros, el todopoderoso Lucifer, acompañados por Satán, Belcebú, Leviatán, Astaroth y otros, concluimos hoy un tratado de alianza con Urbain Grandier, que ahora está con nosotros. Y le prometemos el amor de las mujeres, las flores de la virginidad, la misericordia de las monjas, honores, placeres y riquezas mundiales. Tendrá relaciones extramatrimoniales todos los días; Los pasatiempos le resultarán agradables. Nos traerá una vez al año un homenaje marcado con su sangre; pisoteará las reliquias de la iglesia y orará por nosotros. Gracias al efecto de este acuerdo, vivirá feliz durante veinte años en la tierra entre los hombres y finalmente vendrá a nosotros, reprochando al Señor. Dado en el infierno, en el consejo de los demonios.

Satanás, Belcebú, Lucifer, Leviatán, Astaroth. Certifico las firmas y marcas del diablo principal y de mis amos, los príncipes del inframundo. Secretario Baalberit”

Parece que vender el alma al diablo podría compararse con solicitar una tarjeta para “salir libre de la cárcel”. Sin embargo, el desafortunado Grandier no tuvo esa oportunidad y murió en la hoguera. Ahora tenemos al menos cierta comprensión de lo que implica un pacto con el diablo, desde la perspectiva de la Iglesia Católica.

F

 

Por jaime