el disco de sabu tecnologia sofisticada en el antiguo egipto
 

 El Disco de Sabu se encuentra actualmente en el Museo de El Cairo y los investigadores aún no están seguros de qué tipo de objeto extraordinario están tratando.
 En enero de 1936, se desenterró un extraño disco en el borde de la meseta del norte de Saqqara, aproximadamente a 1,7 km al norte de la pirámide de Djoser en Egipto.
 El hallazgo del misterioso artefacto prehistórico, que muchos consideraron un artefacto, fue realizado por el famoso egiptólogo británico Walter Bryan Emery, en la tumba del príncipe Sabu quien habría vivido alrededor del 3100 a.C. al 3000 a.C.
 Sabu era hijo del faraón Aneddzhiba, el quinto gobernante de la Primera Dinastía del Antiguo Egipto, y habría sido un alto funcionario o administrador de una provincia conocida con el nombre de «Estrella de la Familia de Horus».
 La cámara funeraria no tenía escaleras y su estructura estaba llena de vasijas de arena y piedra, cuchillos de pedernal, flechas, algunas herramientas de cobre y la intrigante pieza de Sabu.
 

Reproducción de Sabu Disc.

 El dispositivo desenterrado se denominó Disco de Sabu y tiene aproximadamente 61 cm de diámetro, 10 cm de alto, con un orificio central de 8 cm de diámetro y tres «alas» simétricas levantadas y mirando hacia adentro.
 El objeto fue fabricado por medios desconocidos en esquisto, un tipo de roca sedimentaria laminada similar a la pizarra, muy frágil y delicada, que requiere un tallado muy preciso, cuya producción confundiría a muchos artesanos en la actualidad.
 Algunos científicos no creen que el objeto sea una rueda, ya que la rueda no apareció en Egipto hasta alrededor del 1500 a. C., durante la XVIII Dinastía, y sugieren que la naturaleza frágil de un objeto de piedra tan intrincadamente tallado limita su uso práctico y sugieren un concepto puramente función ornamental, siendo de un propósito religioso o ritualista.
 Pero si el Disco de Sabu es realmente una rueda, eso significaría que los antiguos egipcios ya conocían esta tecnología alrededor del año 3000 a. C., durante la época de la Primera Dinastía, y eso requeriría que los egiptólogos reescribieran los libros de historia.
 Hay una opción que es aún más desafiante, y es que estaríamos lidiando con algún tipo de tecnología antigua avanzada desconocida.
 El egiptólogo Cyril Aldred llegó a la conclusión de que, independientemente del propósito del objeto o de lo que representaba, su diseño era sin duda una copia de algún objeto metálico mucho más antiguo.  Lo que nos lleva a preguntas muy importantes:
 ¿Por qué los antiguos egipcios se molestaron en diseñar un objeto con una estructura tan compleja hace más de 5000 años?
 ¿Cómo una cultura que normalmente usaba cinceles para dar forma a la roca pudo dominar una técnica para trabajar un material tan delicado a este nivel extraordinario?
 ¿Por qué los antiguos egipcios invertirían el tiempo y la habilidad necesarios para crear este objeto a menos que sirviera para un propósito específico muy importante?
 Obviamente, el Sabu Disk es un objeto que jugó un papel importante hace 5.000 años.
 Los egiptólogos ofrecen una serie de teorías que intentan explicar para qué se utilizó el disco, pero hasta ahora nadie ha podido explicar la compleja estructura del objeto.
 El diseño futurista de Sabu’s Disc continúa desconcertando a todos los que lo han visto.
 Curiosamente, en la década de 1970, los ingenieros de Lockheed Missile & Space Company diseñaron un objeto con un diseño muy similar al Sabu Disk, que se utilizó para almacenar energía en un prototipo de vehículo eléctrico.
 No cabe duda de que este peculiar objeto constituye otro de los intrigantes misterios del antiguo Egipto y, al menos por ahora, nos quedan varias preguntas sin respuesta.
F

Por jaime