unnamed file 18
unnamed file 18

¿Sabías que lo que consideramos innovador hoy en día, ya se había concebido hace un siglo?

Observa el Detroit Model D de 1910, un vehículo eléctrico capaz de alcanzar los 340 km con una sola carga y una velocidad máxima de 32 km/h, típica de aquel entonces.

Este automóvil contaba con una batería de plomo-ácido recargable. Entre 1907 y 1939, la compañía Anderson fabricó unos 13.000 de estos coches eléctricos.

El Detroit Electric era preferido por médicos y conductores que valoraban su arranque inmediato y fiable, una gran ventaja sobre el tedioso proceso de arranque manual de los primeros coches de gasolina. Un detalle distintivo de su diseño avanzado fue la introducción del primer cristal curvado en las ventanas de un coche de producción, una innovación tanto costosa como compleja.

Este vehículo podría haber sido el pionero de una era diferente, pero fue eclipsado por los coches de gasolina y la lucrativa industria de los combustibles fósiles.

Imagina si la tecnología de los vehículos eléctricos hubiera continuado su desarrollo desde entonces, probablemente viviríamos en un mundo muy distinto, y seguramente mucho mejor.

Deja una respuesta