Investigadores han hallado la posible fuente primordial que habría dado origen al cosmos, y ha estado oculta a plena vista durante todo este tiempo sin nuestro reconocimiento.

¿Te has cuestionado alguna vez sobre la génesis del cosmos? ¿Cuál fue la existencia primigenia previa al Big Bang y qué provocó esta monumental detonación estelar? ¡Prepárate para un descubrimiento sorprendente! Un equipo de académicos de la Universidad de Chicago y la Universidad de Princeton han desvelado un hallazgo ingenioso que podría arrojar luz sobre el nacimiento de nuestra realidad conocida.

Una mirada al mundo de la física cuántica

Antes de sumergirme en los detalles de este descubrimiento, permítanme dar un breve repaso a algunos conceptos clave de la física cuántica y la teoría del Big Bang. Los cuantos son partículas de luz y los bloques de construcción fundamentales de la materia. Estas partículas tienen propiedades fascinantes: pueden comportarse tanto como ondas como partículas.

El famoso experimento de la doble rendija demuestra que la materia solo adquiere su forma definida cuando es observada o medida. Antes de la medición, los cuantos existen en un estado de superposición indefinido.

Ahora, enfoquémonos en el Big Bang. Antes de que se produjera esta gran explosión que dio origen a nuestro universo, existía una alfombra de cuantos fluctuantes. Estas partículas aparecían y se neutralizaban constantemente en el vacío. Sin embargo, en un momento crucial, una partícula se separó y no se neutralizó. Este evento desencadenó el Big Bang, generando un calor extremo y la formación de los bloques de construcción de los elementos y todas las cosas que vemos hoy.

El gran observador: ¿Quién o qué presenció el Big Bang?

cientificos han descubierto la entidad que podria haber creado el universo

La pregunta que ha desconcertado a los científicos durante mucho tiempo es: ¿Quién o qué observó este momento crucial cuando en realidad no había nada Según los modelos de la teoría cuántica, debe haber existido un observador para que la materia se formara a partir de las fluctuaciones cuánticas.

Y aquí es donde entra el ingenioso descubrimiento de los científicos de Chicago y Princeton. Ellos proponen que un agujero negro podría haber sido el observador que desencadenó el Big Bang.

La radiación de Hawking y los «pelos suaves»

Para comprender esta idea, debemos entender el concepto de la radiación de Hawking. El brillante físico Stephen Hawking postuló que los agujeros negros pueden emitir radiación debido a los efectos mecánicos cuánticos. Cerca del horizonte de eventos, ocurren fluctuaciones cuánticas mínimas que generan pares de partícula-antipartícula. Algunas de estas partículas pueden escapar, formando la radiación de Hawking.

Hawking también descubrió que la información sobre las partículas que caen en un agujero negro no se pierde por completo, sino que se almacena en la débil radiación cerca del horizonte de eventos. Estas estructuras de información se conocen como «pelos suaves«.

Los pelos suaves como observadores cuánticos

Robert Wal, Sati Chandran y Daniel Danielson tuvieron la ingeniosa idea de que los pelos suaves podrían actuar como observadores para las partículas cuánticas fuera del horizonte de eventos. Demostraron que esta radiación débil es teóricamente capaz de interactuar con otras partículas cuánticas, lo que podría influir en su superposición y colapsar su estado a uno determinado.

El papel de los agujeros negros en la creación del universo

Pero, ¿por qué un agujero negro desencadenaría el Big Bang y estaría presente antes del nacimiento del universo? La teoría de estos investigadores sugiere que los agujeros negros podrían ser los desencadenantes de la creación de nuevos universos debido a las condiciones únicas en su horizonte de eventos.

El universo cíclico y el «botón de reinicio cósmico»

Una idea que respalda esta teoría es el concepto del universo cíclico propuesto por Sir Roger Penrose. Según esta idea, nuestro universo es solo uno de muchos que surgen, se expanden y se descomponen en una cadena de eventos. El final de un viejo universo podría parecerse a un gigantesco agujero negro o varios agujeros negros que absorbieron toda la materia.

Estos agujeros negros contienen toda la información y el potencial para un nuevo universo. Hawking demostró que la información escapa de ellos en forma de radiación, y si esta radiación tiene el potencial de poner a los cuantos en un estado determinado, un nuevo universo podría nacer a partir de un «eructo» de este gigante oscuro.

Los agujeros negros podrían ser vistos como un «botón de reinicio cósmico» que se presiona y comienza un nuevo juego, o en este caso, un nuevo universo.

¿Hay un creador inteligente detrás de todo esto?

Ahora bien, aunque esta teoría ofrece una posible explicación científica para el desencadenante del Big Bang, surge la pregunta: ¿es realmente el agujero negro el creador en el sentido de una inteligencia que hizo todo lo que conocemos?

La comunidad científica se divide en dos grupos. Algunos creen que nuestro universo no es más que una coincidencia nacida del caos, sin un propósito ni una inteligencia detrás. Otros, al observar la precisión y las circunstancias fantásticas a partir de las cuales nacen las estrellas y se forman las galaxias, encuentran difícil creer que esto no fue creado por una inteligencia superior.

Curiosamente, George Lemaître, el padre de la teoría del Big Bang, era un sacerdote y profesor de astrofísica. Él no veía contradicción entre la religión y la ciencia, y creía que solo podemos aproximarnos al trabajo de Dios a través de la ciencia y las fórmulas, pero que el verdadero esplendor y poder de Dios deben experimentarse o sentirse desde adentro.

Algunas corrientes modernas de espiritualidad ven a Dios como una poderosa conciencia que actúa como un observador, al igual que nosotros. En estas visiones, nosotros y todo lo que existe somos una parte inseparable de Dios. Entonces, Dios podría haber observado el Big Bang o, en su programación básica, permitió que los agujeros negros hicieran este trabajo.

El multiverso y la posibilidad de infinitos universos

Si miramos las ideas del multiverso, que son consistentes con las observaciones de la física cuántica, nuestro universo podría ser solo uno de muchos, posiblemente tantos como galaxias hemos descubierto hasta ahora.

Actualmente, podemos observar alrededor de 90.000 millones de años luz, pero no sabemos cuánto más hay. Mejores tecnologías probablemente ampliarán cada vez más nuestro campo de visión. No podemos descartar la posibilidad de que solo estemos viendo una pequeña parte del todo.

Por encima de la unidad de un universo, podrían existir espacios y entidades mucho más grandes de los que aún no somos conscientes. Y estos también podrían formar un grupo infinito de espacios o dimensiones adicionales.

Conclusión

En resumen, el descubrimiento de los científicos de la Universidad de Chicago y la Universidad de Princeton es verdaderamente fascinante y abre nuevas puertas en nuestra comprensión del origen del universo. Ya sea que los agujeros negros sean los creadores del universo o simplemente semillas de nuevos universos, esta teoría nos invita a cuestionar nuestras suposiciones y a explorar las posibilidades más allá de nuestro propio cosmos.

Independientemente de la respuesta final, este enigma cósmico nos recuerda la belleza y la complejidad del universo en el que vivimos, y nos inspira a seguir buscando respuestas a los misterios más profundos del cosmos.

F

Por jaime