unnamed file 1436

unnamed file 1436Aparentemente, el cerebro humano está adaptado a períodos episódicos de privación del sueño. Pero el hecho de que seamos capaces de sobrevivir a una o más noches de insomnio no significa que se pueda descuidar constantemente el sueño sin dañar la salud.

El sueño es esencial para la vida, pero ¿qué sucede cuando no dormimos lo suficiente? ¿Puede la falta de sueño realmente matarnos?

A la edad de diecisiete años, Randy Gardner estableció un récord mundial: 264 horas sin dormir. Gardner, de 17 años, permaneció despierto durante 11 días y 24 minutos en compañía del somnólogo de la Universidad de Stanford, William Dement, quien supervisó de cerca los parámetros fisiológicos del experimentador insomne, incluido un electroencefalograma.

Ahora Gardner es un anciano y goza de buena salud, lo que, sin embargo, no significa que la falta de sueño sea inofensiva para el cuerpo.

Al cuarto día sin dormir, Gardner comenzó a tener problemas de coordinación y órganos sensoriales, incluso su percepción olfativa estaba distorsionada. Al quinto día comenzaron las alucinaciones; el cerebro entró en un estado muy extraño, que recuerda al sueño.

Un análisis de la actividad electromagnética del cerebro mostró que en ese momento Gardner ya no estaba completamente despierto (aunque no estaba acostado con los ojos cerrados); partes individuales del cerebro entraron en modo de reposo y volvieron a estar activas.

Después de completar su registro, Gardner durmió durante 14 horas y 46 minutos, se despertó naturalmente alrededor de las 8:40 p. m. y permaneció despierto hasta aproximadamente las 7:30 p. m. del día siguiente, cuando durmió diez horas y media más.

Sin embargo, después de que Gardner se durmiera, el profesor Dement no encontró ninguna desviación de la norma mental y fisiológica.

Los médicos están de acuerdo en que la falta de sueño crónica puede tener graves consecuencias para la salud, como un mayor riesgo de enfermedades cardíacas, diabetes, cáncer, obesidad, depresión y otras afecciones. Sin embargo, no hay evidencia clara de que la falta de sueño pueda causar directamente la muerte en humanos, excepto en casos muy raros.

Uno de esos casos es el insomnio familiar fatal (FFI), un trastorno genético que afecta el cerebro e impide que las personas duerman. La FFI conduce al deterioro progresivo de las funciones físicas y mentales y, finalmente, a la muerte. Los pacientes suelen sobrevivir durante un promedio de 18 meses después del diagnóstico. La FFI es extremadamente rara y afecta solo a unas 40 familias en todo el mundo.

Otro caso es la privación total del sueño, lo que significa permanecer despierto durante períodos prolongados sin dormir. Esto puede suceder voluntariamente, como en algunas prácticas religiosas o políticas, o involuntariamente, como en algunas formas de tortura o estrés extremo.

La privación total del sueño puede tener efectos graves en el cerebro y el cuerpo, como problemas cognitivos, cambios de humor, alucinaciones, paranoia, temblores, sistema inmunitario debilitado e insuficiencia orgánica.

Sin embargo, es difícil determinar si estos efectos son causados ​​directamente por la falta de sueño o por otros factores, como desnutrición, deshidratación, infección o trauma psicológico. Además, es éticamente imposible realizar experimentos controlados en humanos para probar los efectos letales de la privación total del sueño.

Por lo tanto, la mayor parte de la evidencia proviene de estudios en animales, que han demostrado que la privación total del sueño puede causar la muerte en algunas especies.

Por ejemplo, un famoso estudio de 1989 demostró que las ratas privadas de sueño durante dos a cuatro semanas morían por insuficiencia orgánica múltiple. Otro estudio en 2020 mostró que las moscas de la fruta privadas de sueño durante 10 días murieron por estrés oxidativo en el intestino.

Sin embargo, estos estudios no se pueden aplicar directamente a los humanos, ya que diferentes animales tienen diferentes necesidades de sueño y respuestas a la pérdida de sueño. Además, algunos animales pueden sobrevivir sin dormir bajo ciertas circunstancias.

Por ejemplo, algunas aves y mamíferos marinos pueden dormir con la mitad de su cerebro a la vez, mientras migran o cazan. Algunos insectos y peces pueden entrar en un estado de letargo o animación suspendida cuando se les priva del sueño.

Por lo tanto, todo el mundo sabe que un conductor dormido es peligroso para sí mismo y para quienes lo rodean, pero estos son los números específicos: una persona que ha dormido cuatro o cinco horas en lugar de las siete u ocho prescritas tiene cuatro veces más probabilidades de tener un accidente .

Pero incluso si no conduce, la falta de sueño es devastadora para el cuerpo: además, a largo plazo, la falta de sueño conlleva un mayor riesgo de obesidad, diabetes tipo 2, accidente cerebrovascular, ataque cardíaco y depresión, según los científicos. decir.

En conclusión, la falta de sueño puede tener efectos negativos graves en la salud y el bienestar, pero es poco probable que nos mate directamente, a menos que tengamos un trastorno genético raro o estemos sometidos a condiciones extremas.

Sin embargo, esto no significa que debamos descuidar nuestras necesidades de sueño, ya que son vitales para nuestro óptimo funcionamiento y calidad de vida.

Por jaime