antes de los faraones la evidencia de una civilizacion avanzada en la misteriosa prehistoria de egipto

No hay otro lugar en la Tierra como la meseta de Giza en Egipto. Cualquiera que tenga un mínimo interés en la historia y la civilización es consciente de este hecho. Porque en esta meseta se encuentran las Grandes Pirámides y su guardiana esculpida, la Gran Esfinge.

Aunque hay muchas teorías, nadie sabe realmente quién construyó las pirámides de Giza o talló la Esfinge, ni cuándo se construyeron. Cualquier afirmación sobre quién los construyó, o cuándo fueron construidos, es pura teoría. A la luz de todas las diversas teorías sobre estas misteriosas estructuras, no creo que se pueda enfatizar lo suficiente la naturaleza teórica de los constructores de las pirámides.

Lo que destaca en Giza más que cualquier otra cosa no es sólo la magnitud de la construcción de las pirámides, sino el diseño interno de la Gran Pirámide; tres cámaras, de las cuales una subterránea, y sus pasillos conectados. ¡El pasillo que conduce a la llamada Cámara del Rey se eleva a una altura de diez metros! Por otro lado, todos los demás pasillos no fueron construidos lo suficientemente altos para dar cabida al hombre o mujer promedio.

También existe la configuración única de la Cámara del Rey y la Cámara de la Reina. Ambos contienen dos ejes, uno a cada lado de la cámara. La Cámara de la Reina contiene un nicho en voladizo construido en su pared este, y el techo de la Cámara del Rey está compuesto por cinco losas de granito apiladas una encima de la otra. Se desconoce por qué estas cámaras se construyeron de esta manera.

La teoría oficial es que las pirámides eran tumbas y que el rey Keops cambiaba continuamente de opinión sobre dónde debía colocarse su cámara funeraria; de ahí la razón de que haya tres cámaras en la Gran Pirámide. Sin embargo, en comparación con los métodos de entierro típicos egipcios (la mastaba y las tumbas en el Valle de los Reyes), las pirámides de Giza, y particularmente la Gran Pirámide, no encajan bien dentro del concepto egipcio de tumba.

La visión del Antiguo Egipto sobre el más allá

Los egipcios creían en una vida futura y la tumba era una parte importante de esa creencia. Como atestigua la tumba del rey Tutankamón, la cámara de internamiento del difunto debía estar decorada con arte y llenada con sus posesiones. El motivo por el que practicaban este ritual no era por razones supersticiosas, como podría sospecharse. Era práctico, según sus creencias, y tenía como objetivo evitar que la energía (espíritu) de esa persona fuera reabsorbida por la fuerza espiritual de la Naturaleza.

Para los antiguos egipcios, Ba animaba a una persona viva, mientras que Ka era la energía que emanaba de esa persona. Aunque no es una analogía exacta, Ka y Ba son lo que el pensamiento occidental tradicional podría denominar espíritu y alma. Otro aspecto importante de la creencia egipcia representaba la inmortalidad, el ankh , representado como el ibis con cresta.

Se creía que el Ka, representado en el arte por los brazos extendidos, era la parte de la conciencia y la energía del hombre (el espíritu o cualidad interior del hombre) que se relacionaba con el mundo inmediato. Es la parte de nosotros conectada al cuerpo físico; dónde vivía, sus posesiones y las personas que conocía. El Ka puede compararse con la personalidad de uno, que al morir se separa del cuerpo y, naturalmente, busca una forma de volver a tomar forma. El Ba, representado por una cabeza humana alada o, a veces, por un pájaro con rostro humano, representaba la parte de la conciencia que es inmortal.

Cuando alguien fallecía, su objetivo, así como la esperanza de la familia, era que el Ka del fallecido buscara una manera de permanecer unido a su Ba. Para ayudar a lograr esta unión eterna, la familia reunía las posesiones del difunto y las colocaba en la tumba con el cuerpo momificado. La momificación impedía que el cuerpo se descompusiera y regresara al suelo de la Tierra, mientras que la tumba, con las posesiones del difunto, servía como «hogar» para el Ka. Como resultado, Ka mantuvo su identidad en el mundo espiritual y pudo buscar su Ba para alcanzar ankh, lo que resultó en la forma resucitada y glorificada del difunto más allá de los límites del reino terrenal.

Pirámides y el concepto de tumba egipcia

Al igual que las tumbas faraónicas excavadas en el Valle de los Reyes, las mastabas reales construidas durante las primeras dinastías (algunas ya en el año 3000 a. C.) también se diseñaron teniendo en mente el «hogar», ya que ese hogar se relaciona con el Ka de una persona. Un ejemplo: desde la sexta dinastía, la mastaba de Mereruka fue diseñada en proporciones similares a las de una mansión con treinta y dos habitaciones y adornada con estatuas y arte que representaban, por ejemplo, escenas de la vida silvestre a lo largo del río Nilo.

Los rasgos de la vida doméstica egipcia, tan bellamente incorporados en el diseño de sus tumbas, no se encuentran en las pirámides de Giza. Las pirámides de Giza no contienen arte ni jeroglíficos de ningún tipo, algo muy poco característico de las tumbas egipcias. Entonces, ¿por qué las pirámides de Giza generalmente se consideran tumbas de faraones de la cuarta dinastía La razón se debe a una asociación del complejo de Giza con otro desarrollo diez millas al sur en Sakkara, donde los egipcios realmente construyeron tumbas como pirámides.

En Sakkara, en 1881, el egiptólogo francés Gaston Maspero (1846-1916) descubrió que la cámara subterránea de la pirámide de Pepi I (segundo gobernante de la sexta dinastía) estaba grabada con jeroglíficos. En el transcurso de exploraciones posteriores, se descubrió que un total de cinco pirámides de Sakkara también contenían inscripciones de las dinastías quinta, sexta, séptima y octava del Reino Antiguo. En 1952, el Dr. Samuel AB Mercer (1879–1969), profesor de Lenguas Semíticas y Egiptología en la Universidad de Toronto, publicó una traducción completa al inglés de “Los Textos de las Pirámides” en un volumen del mismo nombre. Según Mercer, los Textos de las Pirámides contenían «palabras para pronunciar» sobre rituales funerarios, fórmulas mágicas e himnos religiosos, así como oraciones y peticiones en nombre del rey fallecido. 1

Una vez que se confirmó que las pirámides de Sakkara eran tumbas, la lógica asociativa pasó a ser que todas las pirámides deben ser tumbas. Además, dado que hay dos cementerios (campos de mastaba) al este y al oeste de la pirámide más septentrional de Giza, asumir que todas las pirámides son tumbas era una conclusión probable. Sin embargo, el estado de las pirámides de Sakkara (la mayoría de las cuales se cree que fueron construidas después de las de Giza) plantea serios problemas en esta asociación lógica. De las pirámides de Sakkara, sólo la «Pirámide escalonada» de Zoser está en buenas condiciones, aunque en realidad no es una verdadera pirámide. (La pirámide escalonada era originalmente una mastaba que se transformó en pirámide). Todas las demás pirámides de Sakkara, la mayoría de las cuales pertenecen a las dinastías quinta y sexta, están hoy en ruinas y parecen montículos de escombros.

Según el consenso de los egiptólogos, la pirámide escalonada de Zoser en Sakkara fue construida durante la tercera dinastía y fue la precursora de las pirámides de la cuarta dinastía en la meseta de Giza. Después del desarrollo de la pirámide en Giza, por alguna razón, el enfoque de la construcción de pirámides volvió a Sakkara.

La Gran Pirámide – Un Dispositivo

Las diferencias fácilmente observables y obvias entre las pirámides de Giza y las pirámides de Sakkara, que se suponía que fueron construidas durante la misma época, son un problema. Claramente, las técnicas de construcción, así como los materiales, de las pirámides de Giza eran diferentes a las de Sakkara, o de lo contrario esperaríamos que las pirámides de ambos sitios hubieran resistido la prueba del tiempo de manera similar. Ellos no. El punto importante es por qué . ¿ No transmitieron sus métodos los ingenieros y trabajadores de la construcción del Reino Antiguo de la cuarta a la quinta dinastía Parece que no, lo cual es un hecho muy curioso dada la estabilidad de la civilización egipcia. También puede darse el caso de que los egipcios de la cuarta dinastía no construyeran las pirámides de Giza.

Ninguna otra pirámide en Egipto (en todo el mundo) es como las pirámides de Giza y, en particular, la Gran Pirámide. Además, no hay evidencia directa que respalde la afirmación de que la Gran Pirámide o las otras pirámides de Giza fueran tumbas. Tampoco queda constancia de sus constructores sobre para qué sirvió ni cuándo fue construido. Esto crea un problema de explicación. Si la Gran Pirámide no era una tumba, ¿qué era entonces? ¿Un templo místico para rituales de iniciación o un proyecto de obras públicas diseñado para unificar el país? ¿O fue algo completamente distinto? Las teorías son abundantes, pero la única teoría que conozco que cubre todos los aspectos del diseño interior de la Gran Pirámide es la teoría de Christopher Dunn de que era un dispositivo. Según Dunn, la Gran Pirámide era una máquina para producir energía convirtiendo la vibración tectónica en electricidad.

Hay varias razones para aceptar el análisis de Dunn. Primero, explica el diseño interior y todas las demás evidencias dentro de la Gran Pirámide de manera coherente. En segundo lugar, demuestra las habilidades técnicas necesarias para lograr una construcción de precisión. En tercer lugar, la experiencia y la carrera de Dunn se encuentran en la industria manufacturera y de fabricación de precisión, lo que lo califica de manera única para expresar una opinión profesional sobre las técnicas y herramientas de los constructores de la pirámide de Giza.

El hecho es que las empresas constructoras modernas no podrían construir la Gran Pirámide hoy en día sin inventar primero herramientas y técnicas especializadas para trabajar con bloques de piedra que varían en peso de diez a cincuenta toneladas. Semejante esfuerzo sería de una magnitud equivalente a la construcción de una represa hidroeléctrica o una central nuclear que requeriría decenas de miles de millones de dólares en recursos. Aunque nuestra economía moderna es diferente a la del mundo antiguo, ¡el recurso requerido ahora en comparación con entonces es el mismo! Hay que extraer la piedra y moverla y pagar a los trabajadores. El hecho de que se dedicara una cantidad extremadamente grande de recursos al desarrollo de la pirámide de Giza durante un largo período de tiempo exige, en mi opinión, que la construcción de la pirámide fuera utilitaria, y no para la vanidad faraónica de la cuarta dinastía de tener la lápida más grande del mundo.

Prehistoria: evidencia y perspectiva

Para mí, la evidencia claramente cuenta una historia muy diferente del Egipto dinástico temprano. En algún momento alrededor del año 3000 a. C., el establecimiento y crecimiento de asentamientos permanentes en el valle del Bajo Nilo condujo al desarrollo de la civilización. El motivo por el que se eligieron Giza y sus alrededores como punto focal del Egipto del Dinástico temprano fue porque la «civilización» había estado allí antes, como atestiguan las tres pirámides y la Gran Esfinge. Sin saber para qué fueron diseñadas las pirámides, los primeros egipcios también asumieron que debían haber sido tumbas. Como resultado, rejuvenecieron la meseta de Giza y la convirtieron en una necrópolis, luego se expandieron a Sakkara, donde construyeron tumbas en forma piramidal, aunque de menor calidad y sin exhibir las habilidades que demostraron los constructores originales de las pirámides de Giza. La construcción de pirámides, incluso las más pequeñas de Sakkara, requería muchos recursos, por lo que los egipcios volvieron a enterrar a su nobleza en la tradicional mastaba.

Este escenario, que exige una civilización anterior con habilidades técnicas avanzadas, plantea otro problema. No se ajusta al modelo estándar de la historia. Sin embargo, la idea de que existió una civilización anterior no se basa únicamente en las pirámides de Giza. También está la Esfinge, que en 1991 el equipo de John Anthony West y el geólogo Dr. Robert Schoch fecharon geológicamente entre 7.000 y 9.000 años de antigüedad. A esto se añaden los megalitos de Nabta Playa, en el suroeste de Egipto, que se cree que fueron un diagrama de observación de estrellas, según el astrofísico Dr. Thomas Brophy, que relaciona no sólo la distancia de la Tierra al cinturón de estrellas de Orión, sino también sus velocidades radiales. también. Otro descubrimiento que llama la atención son las piedras fundacionales de 1.260 toneladas del templo de Baalbek, al oeste de Beirut, en el Líbano, una de las cuales quedó en su cantera.

Es evidente que la historia tiene sus secretos, pero hay evidencia suficiente para validar, como teoría, que la civilización es mucho más antigua de lo que creíamos anteriormente. La historia, según los propios antiguos egipcios, lo confirma. Según el Papiro de Turín, que es una lista completa de reyes hasta el Imperio Nuevo, antes de Menes (antes del 3000 a. C.):

…venerables Shemsu-Hor, [reinó] 13.420 años
Reina hasta Shemsu-Hor, 23.200 años 2

Estas dos líneas de la lista del rey son explícitas. Según sus documentos, el total de años de la historia egipcia se remonta a 36.620 años. El argumento de que los años en la lista del rey no representan años reales, sino alguna otra medida de tiempo más corta, parece más un intento de explicar que de explicar. Los antiguos egipcios empleaban un sofisticado sistema de calendario que incluía un año de 365 días, que se corregía periódicamente gracias a la naturaleza predecible y cíclica de la estrella Sirio. Cada 1.461 años, la salida helíaca de Sirio marcaba el comienzo del nuevo año. Un solo ciclo de Sirio corresponde a 1.461 años, donde cada año equivale a 365,25 días. En esencia, la celebración del Año Nuevo en la salida helíaca de Sirio era el «año bisiesto» del antiguo Egipto. Por supuesto, determinar la duración de la naturaleza cíclica de Sirio requiere observación estelar durante miles de años, lo que significa que los orígenes del Egipto faraónico, o su fuente de conocimiento, deben originarse en el pasado remoto.

El egiptólogo de finales del siglo XX, Walter Emery, parece haber estado de acuerdo en principio en que los orígenes del antiguo Egipto se remontan a la prehistoria. Emery creía que el lenguaje escrito del antiguo Egipto estaba más allá del uso de símbolos pictóricos, incluso durante las primeras dinastías, y que también se usaban signos para representar sonidos, junto con un sistema numérico. Cuando los jeroglíficos fueron estilizados y utilizados en arquitectura, la escritura cursiva ya era de uso común. Su conclusión fue que:

Todo esto demuestra que la lengua escrita debió tener tras de sí un período considerable de desarrollo del que todavía no se ha encontrado rastro alguno en Egipto. 3

La religión del antiguo Egipto también da testimonio de un período considerable de desarrollo. Su religión, que es más una filosofía de la naturaleza y la vida que una «religión», se basa en un nivel de sofisticación que, en todos los aspectos, parece más científica que mítica.

Simbolismo y naturaleza: el método del pensamiento egipcio

Desde una perspectiva occidental moderna, su religión ha sido catalogada como primitiva y politeísta, y aparece como una colección mitológica de dioses. Nada mas lejos de la verdad. La fuente de este malentendido surge de la traducción de la palabra egipcia neter al griego como «dios», que luego adoptó el significado occidentalizado de deidad. El verdadero significado de neter era describir un aspecto de la deidad, no una deidad a la que se debía adorar. En esencia, los neters se referían a los principios de la naturaleza de una manera científica práctica.

Sin embargo, el significado de un neter específico se comunicaba de manera visualmente simbólica. Cuando se representaba a un ser humano con cabeza de animal, esto significaba el principio tal como ocurre en el hombre. Si se representaba al animal completo era una referencia a un principio en general. Alternativamente, una cabeza humana representada sobre un animal representaba ese principio en relación con la esencia divina dentro de la humanidad, no con una persona en particular, sino con el arquetipo; mientras que el inmortal Ba está representado por un pájaro con rostro humano.

Otro ejemplo es Anubis (el chacal), quien presidió el proceso de momificación. Lo hizo como representación del proceso de descomposición o fermentación. En la naturaleza, el chacal guarda a su presa y la deja descomponerse antes de consumirla. Por ello, quien presidía el ritual de momificación era representado en el arte como un hombre con cabeza de chacal, representando así la muerte del hombre como principio digestivo que se encuentra en la naturaleza. Desde una perspectiva universal, la descomposición de un cuerpo es, para la Naturaleza, digestión. De ahí que aquellos órganos asociados con la digestión, después de ser extraídos del difunto, fueran colocados en un frasco canópico con una tapa con forma de cabeza de chacal.

Antes de los faraones

El repentino surgimiento del Egipto dinástico, a principios del tercer milenio a. C., es uno de los mayores misterios de la civilización. ¿Cómo se organizó esta cultura supuestamente primitiva del norte de África hasta convertirse en una civilización de tal magnificencia Un aspecto que creo que se ha pasado por alto es que la humanidad –los seres humanos anatómicamente modernos– existe desde hace mucho tiempo. Según estudios genéticos recientes, todas las personas de hoy son descendientes de una sola mujer africana que caminó sobre la Tierra hace 150.000 años. Según los genetistas, su ADN mitocondrial existe en todos nosotros.

Es mucho tiempo, 147.000 años, para que nuestros antepasados ​​permanecieran en un estado relativamente primitivo. En mi opinión, las pruebas, algunas de las cuales son increíblemente anómalas (en particular la Gran Pirámide), sugieren que no siguieron siendo primitivos. Dada la evidencia de las capacidades técnicas del antiguo Egipto (todavía existen sus monumentos, templos y otros artefactos elaborados), así como su sofisticado simbolismo al describir la naturaleza, parece que al establecer una sociedad dinástica, los egipcios del tercer milenio a. C. se beneficiaron de un legado de conocimiento.

Los escépticos de este enfoque de la historia, por supuesto, querrían saber dónde está la evidencia de esta civilización técnica y prehistórica. Si tal civilización existiera, seguramente habría pruebas abrumadoras que respaldaran su existencia. Si se aceptara generalmente como un hecho un enfoque exclusivamente uniformista de la formación geológica, estaría de acuerdo con el escéptico.

Sin embargo, las extinciones masivas, como resultado del catastrofismo ambiental debido al vulcanismo, el impacto de asteroides o cometas, o la radiación estelar (gamma), ahora parecen ser una realidad.

Según los geólogos, ha habido cinco grandes extinciones masivas en la historia de la Tierra: el Ordovícico (440-450 millones de años), el Devónico (408-360 millones de años), el Pérmico (286-248), el Triásico (251-252 millones de años) y el Cretácico (144 millones de años). –65 millones de años). Aunque todos estos cataclismos ocurrieron mucho antes de que apareciera la forma humana moderna, hay dos desastres globales que ocurrieron hace relativamente poco tiempo.

Hace aproximadamente 71.000 años el monte Toba, en Sumatra, entró en erupción arrojando una enorme cantidad de ceniza a la atmósfera. Fue la mayor erupción volcánica de los últimos dos millones de años, casi 10.000 veces mayor que la explosión del Monte Santa Elena en 1980. La caldera resultante formó un lago de 100 kilómetros de largo por 60 kilómetros de ancho, con consecuencias climáticas devastadoras y duraderas. Siguió un invierno volcánico que duró seis años y, a su paso, una edad de hielo que duró mil años. Con su neblina sulfúrica, el invierno volcánico redujo las temperaturas globales, generando sequías y hambrunas que diezmaron a la población humana.

Según estimaciones de los genetistas, la población se redujo a entre 15.000 y 40.000 individuos. La profesora de Genética Humana de la Universidad de Utah, Lynn Jorde, cree que pudo haber sido tan solo 5.000. 4

Aún más cercano a nuestro tiempo está el misterioso cataclismo ocurrido al final de la Edad del Hielo, hace sólo 10.000 años. Nadie sabe realmente si fue el resultado de un fenómeno natural o del impacto de un asteroide. Lo que sí se sabe es que el clima alteró drásticamente la vida de quienes vivieron en aquella época. Es un hecho geológico conocido que al final de la Edad del Hielo muchas especies de América del Norte se extinguieron, incluidos el mamut, el camello, el caballo, el perezoso terrestre, los pecaríes (mamíferos con pezuñas parecidos a los cerdos), el antílope, el elefante americano, el rinoceronte y el armadillo gigante. , tapires, tigres dientes de sable y bisontes gigantes. También afectó de manera similar a los climas de latitudes más bajas en América Central y del Sur, así como a Europa. Esas tierras también han revelado evidencia de extinción masiva. Sin embargo, el mecanismo que provocó este cataclismo que puso fin a la Edad del Hielo sigue siendo un misterio.

Si existiera una antigua civilización técnica en el pasado remoto, ¿cuál sería la probabilidad de que esa civilización sobreviviera intacta a una catástrofe global? Las estimaciones sobre la erupción del Toba no son alentadoras. Tampoco lo son los escenarios que hoy construyen astrónomos y climatólogos para un impacto teórico de un asteroide.

Según los testimonios arqueológicos, el hombre anatómicamente moderno (Cromagnon) apareció en Europa occidental hace 40.000 años. De dónde vinieron ha sido un misterio de larga data. La deducción lógica es que emigraron de África. Sin embargo, dicha migración requiere una cultura de acogida, de la que no hay pruebas.

Sin embargo, una ubicación probable para esta cultura anfitriona habría sido a lo largo de las costas del mar Mediterráneo, que probablemente fueron una serie de lagos de agua dulce durante el pasado remoto.

Si existiera una civilización antigua en la región del Mediterráneo, no habría sobrevivido a la conflagración que convirtió esos lagos en un mar de agua salada.

Si ese fuera realmente el caso, los restos de quienes vivieron en el perímetro de esa civilización nos parecerían hoy anomalías como las pirámides de Giza y las piedras gigantes de Baalbek.

Las culturas cromagnónicas de Europa occidental, aunque alguna vez formaron parte de una gran civilización mediterránea, también aparecerían como una anomalía. Para nosotros sería como si aparecieran de la nada.

F

Por jaime