los aliens no nos contactan porque no hay signos de inteligencia en la tierra dice estudio

aliens

Según un estudio, los extraterrestres no se han puesto en contacto con nosotros debido a la falta de signos de inteligencia en la Tierra.

Desde tiempos inmemorables, la humanidad ha mirado al cielo con la esperanza de encontrar señales de vida inteligente en el universo. Sin embargo, un reciente estudio publicado en la base de datos arXiv plantea una intrigante hipótesis: ¿y si los extraterrestres aún no nos han contactado porque no han detectado signos de inteligencia en la Tierra

La Paradoja de Fermi destaca la aparente contradicción entre la alta probabilidad de que existan otras civilizaciones inteligentes en el universo y la falta de evidencia de su existencia. Con miles de millones de estrellas similares al Sol en nuestra galaxia, la Vía Láctea, y una fracción de ellas con planetas potencialmente habitables, ¿dónde están esas civilizaciones?

Existen diversas teorías que intentan explicar la ausencia de contacto con vida inteligente en el universo. Desde la idea de «filtros» que dificultan la evolución de la vida hasta la posibilidad de que una civilización avanzada impida el contacto, las explicaciones abundan. Sin embargo, el reciente estudio propone una perspectiva diferente.

El estudio titulado «La paradoja de Fermi revisada: tecnomarcadores y la era del contacto«, sugiere que el problema radica en el tiempo. Las señales que hemos enviado al espacio, desde las transmisiones de radio hasta las señales de televisión, son relativamente recientes, datando principalmente a partir de la década de 1930.

los aliens no nos contactan porque no hay signos de inteligencia en la tierra dice estudio 1Es probable que existan más de 100 mil millones de galaxias en el universo observable, según estudios que sugieren que la cifra podría rondar los dos billones. Cada una de estas galaxias alberga entre 100 mil millones y 1 billón de estrellas. En consecuencia, se estima que en el vasto universo hay trillones de planetas que podrían ser habitables.

Para que un planeta distante detecte nuestras señales, estas deben viajar a través del espacio interestelar. Según Amri Wandel, autor del estudio, este viaje lleva tiempo y requiere que haya al menos 100 millones de planetas con civilizaciones tecnológicamente avanzadas en la Vía Láctea.

Wandel plantea la interesante perspectiva de que, dado el tiempo necesario para que nuestras señales alcancen otros rincones de la galaxia, es posible que aún no hayan llegado a oídos extraterrestres. Esto no implica necesariamente que no existan formas de vida inteligente en el universo, sino que aún no han tenido la oportunidad de recibir nuestras señales.

El autor estima que, dentro de unos 50 años luz de la Tierra, es improbable que existan seres con inteligencia avanzada. Sin embargo, esto no descarta la posibilidad de que existan en otras regiones más distantes del cosmos.

  • El estudio sugiere que las señales emitidas desde la Tierra son relativamente recientes, principalmente a partir de la década de 1930. Dado el tiempo necesario para que estas señales viajen a través del espacio interestelar, aún no han alcanzado regiones habitadas por posibles civilizaciones extraterrestres.
  • Existen diversas teorías, desde la existencia de «filtros» que hacen difícil el desarrollo de la vida hasta la posibilidad de que civilizaciones avanzadas impidan el contacto. Sin embargo, el estudio destaca la perspectiva temporal, sugiriendo que las señales de inteligencia desde la Tierra aún no han tenido tiempo de llegar a destinatarios extraterrestres.
  • La «era del contacto» según el estudio se refiere al periodo en el que las señales de inteligencia de una civilización alcanzan a otras en el universo. Dado que las señales humanas son relativamente recientes, estamos en una fase inicial de esta «era del contacto», y aún no ha pasado suficiente tiempo para que las señales lleguen a posibles oyentes extraterrestres.

En la búsqueda de respuestas sobre la existencia de vida inteligente fuera de nuestro planeta, el tiempo emerge como un factor crucial. Las señales que enviamos al espacio, aunque viajan a la velocidad de la luz, aún no han recorrido distancias suficientes para llegar a potenciales oyentes extraterrestres. La espera por el contacto interestelar continúa, y la paradoja de Fermi se presenta como una intrigante reflexión sobre la relatividad del tiempo en la vastedad del universo.

F

Por jaime