es realmente el universo un bosque oscuro lleno de alienigenas hostiles escondidosTony Milligan: No tenemos ninguna buena razón para creer que los extraterrestres alguna vez hayan contactado la Tierra. Claro, hay teorías de conspiración y algunos informes bastante extraños sobre daños al ganado, pero nada creíble. El físico Enrico Fermi encontró esto extraño.

Su formulación del rompecabezas, propuesta en la década de 1950 y ahora conocida como “la Paradoja de Fermi”, sigue siendo clave para la búsqueda de vida extraterrestre (Seti) y la mensajería mediante el envío de señales al espacio (Meti).

La Tierra tiene unos 4.500 millones de años y la vida tiene al menos 3.500 millones de años. La paradoja afirma que, dada la escala del universo, es probable que se hayan producido condiciones favorables para la vida muchas, muchas veces. Entonces, ¿dónde están todos? Tenemos buenas razones para creer que debe haber vida ahí fuera, pero nadie ha venido a llamarnos.

Este es un problema con el que lucha el personaje Ye Wenjie en el primer episodio de 3 Body Problem de Netflix. Trabajando en un observatorio de radio, finalmente recibe un mensaje de un miembro de una civilización alienígena: le dice que es pacifista y la insta a no responder al mensaje o la Tierra será atacada.

En última instancia, la serie ofrecerá una solución detallada y elegante a la paradoja de Fermi, pero tendremos que esperar hasta la segunda temporada.

O puedes leer el segundo libro de la serie de Cixin Liu, El bosque oscuro. Sin spoilers, la explicación expuesta en los libros es la siguiente: “El universo es un bosque oscuro. Cada civilización es un cazador armado que acecha entre los árboles como un fantasma, apartando suavemente las ramas que bloquean el camino e intentando caminar sin hacer ruido”.

En última instancia, todos se esconden de los demás. Los diferentes ritmos de progreso tecnológico hacen imposible un equilibrio de poder continuo, dejando a las civilizaciones que progresan más rápidamente en condiciones de eliminar a cualquier otra.

En este entorno cada vez más amenazador, aquellos que mejor juegan el juego de la supervivencia son los que sobreviven más tiempo. Nos hemos sumado a un juego que ya venía sucediendo desde antes de nuestra llegada, y la estrategia que todos han aprendido es esconderse. Nadie que conozca el juego será tan tonto como para contactar a alguien o responder a un mensaje.

Liu ha representado lo que él llama “el peor de todos los universos posibles”, continuando una tendencia dentro de la ciencia ficción china. No está diciendo que nuestro universo sea un verdadero bosque oscuro, con una estrategia de supervivencia de silencio y depredación prevaleciendo en todas partes, sino que tal universo es posible e interesante.

La teoría del bosque oscuro de Liu también es lo suficientemente plausible como para haber reforzado una tendencia en el debate científico en Occidente: alejarse de las preocupaciones sobre la incomprensibilidad mutua y acercarse a las preocupaciones sobre la amenaza directa.

Podemos ver su influencia potencial en el protocolo sobre qué hacer en el primer contacto propuesto en 2020 por los destacados astrobiólogos Kelly Smith y John Traphagan. “Primero, no hacer nada”, concluyen, porque hacer algo podría conducir al desastre.

En el caso de contacto extraterrestre, la Tierra debería ser notificada mediante señales preestablecidas en lugar de cualquier cosa improvisada, argumentan. Y debemos evitar hacer cualquier cosa que pueda revelar información sobre quiénes somos. El comportamiento defensivo mostraría nuestra familiaridad con el conflicto, por lo que no sería una buena idea. Devolver mensajes revelaría la ubicación de la Tierra, lo que también es una mala idea.

Una vez más, el pensamiento de Smith y Traphagan no es que la teoría del bosque oscuro sea correcta. Realmente podrían haber extraterrestres benévolos ahí fuera. La idea es simplemente que el primer contacto implicaría un alto riesgo a nivel de civilización.

Esto difiere de los supuestos de gran parte de la literatura rusa sobre el espacio de la era soviética, que sugerían que las civilizaciones avanzadas necesariamente habrían progresado más allá del conflicto y, por lo tanto, compartirían una actitud de camaradería. Esto ya no parece considerarse una guía plausible para los protocolos de contacto.

Malinterpretando a Darwin

Lo interesante es que es casi seguro que la teoría del bosque oscuro es errónea. O al menos, está mal en nuestro universo. Establece un escenario en el que hay un proceso darwiniano de selección natural, una competencia por la supervivencia.

La explicación de Charles Darwin sobre la competencia por la supervivencia se basa en evidencia. Por el contrario, no tenemos absolutamente ninguna evidencia sobre el comportamiento extraterrestre o sobre la competencia dentro o entre otras civilizaciones.

Esto genera más conjeturas que buena ciencia, incluso si aceptamos la idea de que la selección natural podría operar a nivel de grupo, a nivel de civilizaciones.

Incluso si se supusiera que el universo funcionó de acuerdo con la evolución darwiniana, el argumento es cuestionable. Ningún bosque real es como el oscuro. Son lugares ruidosos donde se produce la coevolución.

Las criaturas evolucionan juntas, en interdependencia mutua, y no solas. Los parásitos dependen de los huéspedes, las flores dependen de las aves para la polinización. Cada criatura en un bosque depende de los insectos. La conexión mutua conduce a encuentros desagradables, brutales y breves, pero también adopta otras formas. Así funcionan los bosques en nuestro mundo.

Curiosamente, Liu reconoce esta interdependencia como un contrapunto a la teoría del bosque oscuro. Al espectador y al lector se les dice repetidamente que “en la naturaleza, nada existe solo”, una cita de Primavera silenciosa de Rachel Carson (1962). Este es un texto que nos dice que los bichos pueden ser nuestros amigos y no nuestros enemigos.

En la historia de Liu, esto se utiliza para explicar por qué algunos humanos se pasan inmediatamente al lado de los extraterrestres y por qué la necesidad de establecer contacto es tan fuerte, a pesar de todos los riesgos. Ye Wenjie finalmente responde a la advertencia extraterrestre.

Las alusiones de Carson no restablecen la vieja idea rusa de que los extraterrestres serán avanzados y, por tanto, camaradas. Pero sí ayudan a pintar un cuadro más variado y realista que la teoría del bosque oscuro.

Por esta razón, la solución del bosque oscuro a la paradoja de Fermi no es convincente. El hecho de que no escuchemos a nadie también puede indicar que están demasiado lejos, o que estamos escuchando de manera equivocada, o que no hay bosque y no hay nada más que escuchar.

F

 

Por jaime