vida muerte e inmortalidad digital en que nos estamos convirtiendo mientras buscamos la corona de la creacion

Vida, muerte e “inmortalidad digital”. ¿En qué nos estamos convirtiendo mientras buscamos la corona de la creación? 1

Foto de : Minority Report movie 2002

Las redes sociales hoy en día no son sólo el hábitat de muchas personas, sino también un ámbito de la vida que puede sustituir casi todo. Al observar a las personas en Internet, los científicos ya han hecho decenas de descubrimientos que permiten predecir con bastante precisión el comportamiento de una persona e incluso sus acciones futuras. Como en la película “Minority Report” basada en la historia de Philip K. Dick. Sólo allí utilizan clarividentes mutantes colocados en cápsulas.

En realidad, todo resultó mucho más prosaico.

Lo que escribimos, nos gusta, miramos, leemos y, lo más importante, cómo reaccionamos ante todo, lo leen astutos programas algorítmicos que mantienen a las personas pegadas a sus pantallas durante decenas de horas. Esto no es del todo bueno, ya que con el tiempo una persona desarrolla la sensación de que todos en el mundo piensan exactamente igual que él. Cada uno crea su propio capullo suscribiéndose a canales y consumiendo contenido de personas con las que coinciden sus valores.

Antes, podías simplemente apagar el televisor si había programas aburridos, pero ahora siempre estás en línea. Una fuente de noticias interminable, siempre emitiendo mensajes de mensajería instantánea y correo electrónico. Todo el mundo quiere u ofrece algo. Y esto no tiene fin.

Un nuevo tipo de persona: la que está en red

Nosotros mismos no nos dimos cuenta de cómo nos volvimos diferentes. Hoy en día, las personas pueden ver un mensaje triste sobre la muerte de un amigo en su feed y luego darle me gusta a un amigo que horneó un pastel o publicó fotos de viajes recientes en línea. El cambio de emociones ocurre tan rápidamente que una persona olvida que hace media hora estaba discutiendo con alguien en Internet por el color de una sartén, y ahora mira videos divertidos de gatos y queda fascinado.

Vida y muerte en Internet.

Incluso hace 10 años, algunas redes sociales ofrecían un extraño servicio llamado “cartas de difuntos”. Las personas que sabían que pronto morirían podían escribir cientos de mensajes diferentes y programarlos en un cronómetro. Y sus seres queridos podrían recibir “mensajes del más allá” en determinados días. 

Los mensajes podrían estar separados por al menos 10 años y todos llegarían como si los acabara de enviar una persona muerta hace mucho tiempo. Así que el marido, que amaba mucho a su esposa y padecía cáncer, le escribió felicitaciones de cumpleaños con medio siglo de antelación. Ahora recibe cada año, el día de su cumpleaños, una original felicitación de una persona que ya no está viva.

El servicio fue popular, pero no encontró una amplia respuesta. Fue demasiado artificial y, hasta cierto punto, cínico, porque esas “felicitaciones” eran invaluables.

Y casi todos los días se introducen cada vez más nuevas funciones en línea en nuestras vidas.

Las tendencias digitales tampoco han dejado de lado a las estrellas del mundo del espectáculo. En Internet, durante mucho tiempo ha sido difícil decir con certeza que alguien ha muerto o se ha visto involucrado en un escándalo hasta que alguien lo desmiente o lo confirma mediante fuentes oficiales. Los rumores y todo tipo de noticias virales se difunden tan rápidamente que una hora después del lanzamiento de un “bulo periodístico” aparece en todos los principales medios de comunicación.

Holograma de Michael Jackson actúa en Las Vegas
El holograma de Michael Jackson se presenta en Las Vegas.

Hoy si hablan de ti es que existes. No importa lo que digan ni dónde estés en este momento. Y las historias con hologramas de Michael Jackson o Tupac no hacen más que confirmar que nada es imposible en el mundo digital. Y entonces aparecieron.

La IA convierte a las personas analógicas en digitales

Al principio, la gente se reía de cómo estos divertidos programas dibujaban elefantes y gatos como niños de cinco años. Y seis meses después comenzaron a copiar obras maestras del arte mundial, mezclando también estilos de diferentes épocas. Después de otros seis meses, eran capaces de copiar la voz y la apariencia de cualquier persona e incluso mantener conversaciones para ellos, donde sus propias madres no podían distinguir quién es real y quién no.

Las redes sociales hoy no son sólo el hábitat de muchas personas, sino también un ámbito de la vida que puede sustituir casi todo.-5

Aprendieron a escribir guiones, a hacer diagnósticos con mayor precisión que los médicos comunes y a dar consejos comerciales mejor que cualquier analista. Hoy sus posibilidades son casi ilimitadas. Pero esto es sólo el comienzo .

¿La corona de la creación?

El hombre es una criatura ambiciosa, vanidosa y confiada. Esto es lo que ayudó a los antiguos a enrollar una piedra afilada alrededor de un palo y crear una lanza. Con esta lanza derrotaron a enormes mamuts y depredadores que amenazaban a sus presas. Pero los animales eran decenas de veces más fuertes y resistentes que las personas. 

Ahora la misma «lanza de piedra» será creada por inteligencia artificial, cuya llegada está a la vuelta de la esquina.

Esto asusta a algunos y deleita a otros. Imagine una copia completa de usted mismo transferida a un entorno digital. Un científico puede “mover” su mente a una computadora para continuar investigando sin interrumpir el sueño y la comida. Esto es para fines prácticos.

Las redes sociales hoy no son sólo el hábitat de muchas personas, sino también un ámbito de la vida que puede sustituir casi todo.-6

Pero comercialmente, la imaginación no tiene límites. Una persona podrá seguir comunicándose con su familiar incluso después de su muerte digitalizando su mente. Desde un punto de vista terapéutico, puede ayudar a superar el duelo y el peso de la soledad. Especialmente los mayores, que a veces no tienen con quién hablar. Las posibilidades son infinitas.

Todavía tenemos que descubrir qué es la “corona de la creación”. Hoy en día, las nuevas tecnologías no parecen una especie de magia, sino una verdadera » providencia divina «. En el futuro, literalmente podremos crear y vivir en nuestros propios mundos, donde nos sentiremos bien y tranquilos. ¿Quién necesita la realidad con sus interminables conmociones y estrés? La pregunta es, por supuesto, retórica.

Pero hoy muchas personas alcanzan una integración casi del 100% con el mundo digital y prefieren el entorno seguro y familiar de las redes sociales a la vida cruel y gris fuera de la ventana. Sin aparatos modernos no hay persona moderna.

F

Por jaime