nuestra tecnologia moderna se origino a partir de los ovnis

En los densos anales de la historia moderna, aparece persistentemente una teoría que despierta nuestra curiosidad: ¿Podrían algunos de los avances tecnológicos más notables del siglo XX ser el resultado de la ingeniería inversa de objetos voladores no identificados (OVNI)? La especulación, aunque envuelta en misterio, no es del todo infundada.

¿Nuestra tecnología moderna se originó a partir de los ovnis?
 imagen ilustrativa

En abril de 2020, el Pentágono confirmó una sorprendente revelación de que el ejército de los EE. UU. ha encontrado ovnis en nuestro espacio aéreo. Estos avistamientos involucraron objetos moviéndose en patrones inexplicables, lo que sugiere una destreza tecnológica muy superior a la nuestra. Alimentando aún más estas afirmaciones, el New York Times publicó un artículo que sugiere la existencia de un programa secreto de EE. UU. centrado en el análisis y la ingeniería inversa de naves alienígenas.

Se destacan dos incidentes OVNI: el notorio evento de Roswell de 1947 y el menos conocido pero igualmente intrigante incidente de Kecksburg de 1965. Ambos eventos involucran la recuperación militar de la supuesta nave extraterrestre, seguida de una extensa investigación e ingeniería inversa de la tecnología.

La Base de la Fuerza Aérea Wright-Patterson ha sido el supuesto epicentro de estas operaciones durante la mayor parte del siglo pasado. Tom Carey, ex miembro de la Fuerza Aérea y autoridad en el incidente de Roswell, sugiere que la División de Tecnología Extranjera de la base se encargó de realizar ingeniería inversa en la nave espacial recuperada. ¿Su misión? Para desbloquear los secretos de estas naves avanzadas y potencialmente aprovechar el conocimiento en beneficio de nuestra propia tecnología.

Se especula que los frutos de estos esfuerzos incluyen materiales y tecnologías revolucionarios como transistores, Kevlar, láseres y un intrigante metal con memoria, un material que puede remodelarse después de ser aplastado, al mismo tiempo que es resistente a cualquier forma de daño. Nitinol, un metal similar, fue revelado por el gobierno de EE. UU. en 1962. Este metal también tiene propiedades de «memoria», aunque no alcanza las extraordinarias habilidades del material extraterrestre informado. Sin embargo, el nitinol se ha abierto camino en las aplicaciones médicas y el programa espacial, e incluso se especula que contribuye a la tecnología sigilosa (stealth) en los aviones.

El progreso en la ingeniería aeronáutica ha sido igualmente asombroso. Considere el salto de los biplanos bombarderos pesados ​​al avión furtivo SR-71 Blackbird , una transición que fue sorprendentemente rápida, lo que genera preguntas sobre el origen de este avance. Los entusiastas de los ovnis a menudo conectan este progreso sin precedentes con la supuesta ingeniería inversa de naves extraterrestres.

Pero a pesar de lo intrigantes que son estas especulaciones, siempre se topan con la pregunta ‘¿dónde?’ Si la Base de la Fuerza Aérea Wright-Patterson fue una vez el centro de tal actividad, ¿dónde está sucediendo ahora La respuesta sigue siendo esquiva. Debido a supuestas filtraciones, se cree que estas operaciones se trasladaron del conocido Wright-Patterson a un lugar no revelado.

La participación del Proyecto Libro Azul , un antiguo equipo de investigación de ovnis, y Battelle , una reconocida firma de investigación metalúrgica, agrega otra capa de intriga. Los informes sugieren que Battelle pudo haber tenido la tarea de analizar los escombros de los incidentes de Roswell y Kecksburg, lo que contribuyó a un cuerpo de conocimiento que pudo haber generado la NASA en 1958.

La tradición de los ovnis, con su tentadora mezcla de conspiración, curiosidad y maravillas tecnológicas, continúa cautivándonos. A medida que desentrañamos los misterios de nuestro cosmos, la pregunta persiste: ¿nuestra destreza tecnológica es puramente un testimonio del ingenio humano, o podría ser un testimonio de una influencia sobrenatural?

Las respuestas siguen siendo tan escurridizas y fascinantes como los propios ovnis.

F

Por jaime