Antropólogos y genetistas de diferentes países han resumido los resultados de un importante estudio del genoma humano. Estudiaron los genomas de 3.154 personas de 50 grupos étnicos diferentes para crear una cronología genética de estas poblaciones.

Y descubrieron algo sorprendente: resultó que hace unos 900.000 años, los antepasados ​​​​de los humanos modernos se extinguieron casi por completo: solo quedó el 1,3% de su población.

El misterioso suceso no tiene fecha, sus límites temporales varían desde hace 600.000 a 1.000.000 de años. En ese momento no existía una persona “razonable”, ni tampoco los requisitos previos para su apariencia. Los antepasados ​​humanos tuvieron dificultades para sobrevivir en un clima variable; su número total no superaba los 100.000 individuos.

La cronología de los genes no puede decir qué sucedió exactamente; lo único que está claro es que la diversidad genética de la población se debilitó repentina y marcadamente. Según cálculos preliminares, después de algún evento catastrófico, solo quedaron en el mundo 1280 protohumanos, quienes conservaron la capacidad de reproducirse y transmitir su material genético a sus descendientes. El resto desapareció por razones desconocidas.

La hipótesis dice que los supervivientes se encontraron en un lugar muy favorable para la vida, rodeados de un mundo duro, por lo que no tenían prisa por abandonarlo. Durante unos 117 mil años, los antepasados ​​​​del hombre vivieron de forma compacta y se cruzaron entre sí, lo que finalmente condujo a la aparición de mutaciones inusuales. En particular, un cerebro grande y desarrollado, que se convirtió en un requisito previo para la aparición de la especie Homo sapiens.

F

  ¿Te gusto la noticia compártela en tus redes sociales.

Por jaime