Algo sorprendente fue descubierto en 2017 en una zona de Sudáfrica. Son los restos de una gran metrópoli de unos 1.500 kilómetros cuadrados.

 

 

Siempre estuvieron ahí; la gente los había notado antes, pero nadie podía recordar quién los hizo ni por qué. Hasta hace poco nadie sabía cuántos asentamientos había y ahora están por todas partes; hay cientos de miles, y la historia que cuentan es la historia más importante de la humanidad, pero es una que muchas personas tal vez no estén dispuestas a contar. Escúchalo y acéptalo.

Este asentamiento es parte de una comunidad aún más grande de casi 10.000 kilómetros cuadrados, ¡y parece haber sido construido entre 160.000 y 200.000 años antes de Cristo!

La imagen de arriba es una vista cercana de unos cientos de metros del paisaje realizada con Google Earth. La región es muy remota y los agricultores locales suelen encontrarse con los “círculos”. Se supone que fueron hechos por algunos pueblos indígenas en el pasado, pero, curiosamente, nadie se ha molestado en preguntar quién pudo haberlos hecho o cuántos años tienen.

Eso cambió cuando el investigador y autor Michael Tellinger se asoció con Johan Heine, un bombero local y piloto que había estado volando sobre la región durante años, observando las ruinas.

Heine tuvo la ventaja única de ver el número y la extensión de estos extraños cimientos de piedra y saber que no se apreciaba su importancia.

“Cuando Johan me presentó las antiguas ruinas de piedra en Sudáfrica, ignoraba por completo los extraordinarios descubrimientos acumulados en los últimos uno o dos años: fotografías, artefactos y evidencia que dejaron una marca indeleble. Estos hallazgos sugieren una civilización anterior a todas las demás no por meros siglos o milenios, sino por cientos de miles de años. El puro asombro de estas revelaciones hace que a la comunidad histórica actual les resulte difícil aceptarlas fácilmente. ¿Cómo descubrimos tales ideas? Lo hemos vivido y exige un cambio radical en nuestra comprensión de la historia humana”. – Tellinger

La zona es importante por la sorprendente cantidad de yacimientos de oro. “Las miles de antiguas minas de oro descubiertas en los últimos 500 años apuntan a una civilización extinta que vivió y extrajo oro en esta parte del mundo durante miles de años”, dice Tellinger. “Y si ésta es la cuna de la humanidad, podríamos estar ante las actividades de la civilización más antigua de la Tierra”.

Para ver el número y extensión de estas ruinas en esta Metrópolis, le sugerimos utilizar Google Earth y comenzar con las siguientes coordenadas:

E– Villa Machado– 25 38 ‘07.82 “S / 30 21’ 18.79” E
Villa Machado — 25 39 ‘13.13 “
E — Lac — 25 47′ 33.45” S / 30 40 ‘38.76 “
E — Cascada – 22.42 “S / 30 17 ‘03.25” E

Luego realice una búsqueda de bajo nivel dentro del área formada por este rectángulo. ¡Simplemente increíble!

El lugar está a unos 150 km de un excelente puerto donde el comercio marítimo podría haber ayudado a sustentar a una población tan numerosa, pero recordemos que estamos hablando de una metrópoli de hace casi 200.000 años.

Las ruinas individuales, que en su mayoría consistían en círculos de piedra, fueron enterradas en la arena y sólo son visibles por satélite o avión. Algunas han quedado expuestas a la erosión al derretir la arena, dejando al descubierto las paredes y los cimientos.

Cuando los exploradores encontraron estas ruinas por primera vez, se suponía que eran corrales de ganado construidos por tribus nómadas, como los bantúes, que se trasladaron al sur y se establecieron aquí durante el siglo XIII. No había ningún registro previo de ninguna civilización capaz de construir una comunidad densamente poblada. Sin embargo, se hizo un pequeño esfuerzo para investigar el sitio, ya que no se conocía completamente la extensión de las ruinas.

Durante los últimos 20 años, personas como Cyril Hromnik, Richard Wade, Johan Heine y otros han descubierto que estas estructuras de piedra no son lo que parecen. Ahora creen que los restos de antiguos templos y observatorios astronómicos son ruinas de civilizaciones antiguas que se remontan a miles de años.

Estas ruinas circulares se extienden sobre un área enorme; sólo pueden apreciarse verdaderamente desde el aire o mediante imágenes satelitales modernas. Muchos de ellos están casi completamente erosionados o han sido cubiertos por los diques de la agricultura y el clima.

Algunos han sobrevivido el tiempo suficiente para revelar su gran tamaño, con paredes originales de casi 5 pies de alto y más de un metro de ancho en algunos lugares.
En cuanto a toda la ciudad, o Metrópolis, es evidente que fue una comunidad bien planificada desarrollada por una civilización altamente evolucionada.

La cantidad de antiguas minas de oro sugiere la razón por la que la comunidad eligió este lugar. Se han encontrado caminos, algunos de cientos de kilómetros, que conectan la comunidad y la agricultura en terrazas, muy similares a los encontrados en los asentamientos incas en Perú.

Pero una pregunta requiere respuesta: ¿cómo pudieron los humanos haber logrado esto hace 200.000 años?

F

 

Por jaime