Después de haber proporcionado refugio a un extraterrestre tras la caída de un OVNI, el pastor Sagynbai pasó a rescatar la base de armas nucleares soviética de una invasión inminente.

 

 

En junio de 1979, en la bulliciosa ciudad industrial de Arkalyk, en la región de Turgai de la República Socialista Soviética de Kazajstán, ahora prácticamente desierta, un pastor llamado Sagynbay fue despertado de su sueño por una extraordinaria luminosidad que iluminaba el cielo nocturno. Intrigado, ensilló su caballo y se embarcó hacia el resplandeciente espectáculo, situado a poca distancia de su pueblo.

Cuando Sagynbay se acercó, tropezó con rastros de un objeto de gran tamaño que había descendido de los cielos. Inicialmente sospechando que podría ser una nave espacial o un satélite soviético, su asombro aumentó cuando se acercó y encontró un disco plateado parcialmente enterrado en el terreno rocoso.

Aunque inicialmente dudó, Sagynbay decidió retirarse a su aldea, sólo para encontrar una cápsula de escape más grande, con forma de huevo, a pocos metros de la nave caída. Como encantada, la superficie de la cápsula, que parecía una simple roca, de repente se desplegó para revelar una figura alta que emergía del interior.

Atrapado entre la curiosidad y la precaución, Sagynbay observó cómo el enigmático visitante se acercaba y su caballo se alejaba nerviosamente. Aunque el instinto lo instó a huir, el pastor permaneció clavado en el lugar, ansioso por desentrañar los misterios que se desarrollaban ante él.

El visitante extraterrestre estaba alto, con extremidades delgadas y ojos grandes y luminosos que brillaban en la oscuridad. Saludados por el pastor con la mano extendida, se dirigieron a la residencia del pastor.

Al despertar de su sueño, la esposa del pastor, aunque típicamente inclinada a huir de circunstancias tan inusuales, permaneció extrañamente pasiva, aparentemente bajo una forma de hipnosis inducida por el visitante. Dirigida por su marido, preparó diligentemente una comida para su invitado, aunque con aparente desinterés.

El extranjero, haciendo un gesto de sus preferencias, rechazó los platos de carne ofrecidos pero se deleitó con Kurt, un manjar tradicional kazajo elaborado con bolas secas de queso de oveja, cabra o camello.

Al elegir pasar la noche en la mesa con los ojos cerrados, no quedó claro si el visitante durmió o entró en un estado diferente.

Al amanecer, la llegada de una UAZ militar al patio motivó la rápida actuación del pastor. Sintiendo la amenaza inminente del ejército soviético, se apresuró a llevar al extraterrestre a un establo, ocultándolo entre el heno.

Mientras el extraño esperaba escondido, el pastor se aventuró a enfrentarse a los soldados.

Cuando los soldados le preguntaron sobre cualquier suceso inusual ocurrido durante la noche, el pastor afirmó con indiferencia haber dormido profundamente, haciendo caso omiso de sus preguntas. Satisfechos con su breve investigación, los soldados abandonaron el pueblo.

Durante las dos semanas siguientes, el extraterrestre residió con el pastor, sumergiéndose en la comunidad del pueblo. A pesar de su silencio, rápidamente se familiarizó con los aldeanos y participó en juegos de cartas y damas. Sorprendentemente, comprendió todo lo que le dijeron y fue igualmente comprendido por quienes lo rodeaban.

El 26 de junio de 1979, el extraterrestre desapareció misteriosamente de la casa de Sagynbay, dejando tras de sí una ausencia desconcertante.

La veracidad de esta notable historia fue contada a los periodistas por Tatyana Leonova, entonces una niña de nueve años que vivía con su padre veterinario en Arkalyk. Su relación con el pastor desembocó en un encuentro fatídico cuando el veterinario, acompañado por Tatyana, visitó la casa de Sagynbay.

El pastor los recibió calurosamente y los invitó a recibir hospitalidad, tomar té y conversar hasta que una conmoción en el establo interrumpió su visita. A pesar de las instrucciones de su padre de permanecer en el interior, la curiosidad de Tatyana la llevó al establo, donde fue testigo de una reunión de personas alrededor de una peculiar criatura gris, con su cabeza desproporcionadamente grande adornada con un único y enigmático ojo.

Años más tarde, Tatyana conoció la historia completa de su padre, conservando los extraordinarios acontecimientos que tuvieron lugar en el verano de 1979.

F

 

Por jaime