EL BISTURÍ FANTASMA

KLAUS «Los patrones de mutilaciones de animales concuerdan con una operación encubierta de vigilancia de enfermedades infecciosas en Estados Unidos y otros países».

los patrones de mutilaciones de animales concuerdan con una operacion encubierta de vigilancia de enfermedades infecciosas en estados unidos y otros paises

Advertencia: Este artículo contiene descripciones gráficas de mutilaciones de ganado y conexiones potencialmente inquietantes con la enfermedad del prión.

Uno de los aspectos más enigmáticos de la tradición OVNI son los casos de mutilaciones de ganado de los que han informado ganaderos de todo Estados Unidos durante décadas. Debido al aparentemente alto nivel de extrañeza que rodea a estos sucesos, a menudo truculentos, la investigación de estos casos expone un aspecto más siniestro del fenómeno.

Como era de esperar, las principales teorías en el campo de la ufología postulan una fuente extraterrestre (ET) como la explicación más probable de la precisión quirúrgica, que a menudo culmina con la extirpación de partes anatómicas muy específicas (lengua, ojos, órganos reproductores, etc.). Otro tema persistente en estos relatos es la inexistencia de pruebas de presencia humana o animal en estos lugares que, de otro modo, podrían proporcionar pistas para ayudar a identificar a los autores. Lo más inquietante es que los cadáveres son regular y completamente vaciados de sangre sin que haya rastro alguno del fluido corporal en el lugar de los hechos.

A menudo se informa de fenómenos anómalos no identificados en las proximidades de estos incidentes, lo que lleva a la hipótesis de que una raza de visitantes alienígenas es la culpable. La teoría continúa conjeturando que las motivaciones ET detrás de las mutilaciones son sólo otro aspecto de la experimentación genética comúnmente reportada por los abducidos. La idea es que la similitud del genoma bovino con el humano puede proporcionar una forma más encubierta de estudiar el nuestro sin alarmar La idea es que la similitud del genoma bovino con el humano puede proporcionar una forma más encubierta de estudiar el nuestro sin alarmar al público, o que esto puede indicar interés en nuestro suministro de alimentos.

Existe una escala de teorías adicionales que van desde lo prosaico, como actos criminales, hasta orígenes aún más míticos como el fabuloso Chupacabras. Pero un experto de gran formación y experiencia en el campo de los fenómenos paranormales, que también resulta ser un veterano biólogo molecular, sugiere que al menos algunas de estas explicaciones podrían no ser mutuamente excluyentes.

Mimetismo bidireccional

La zona más legendaria del país en lo que respecta a la frecuencia e intensidad de la alta extrañeza es probablemente el Rancho Skinwalker, situado en la cuenca de Uintah, en Utah. Este punto geográfico de lo sobrenatural cuenta con un largo historial de supuesta actividad de ovnis, críptidos y poltergeist. Adquirida por el multimillonario Robert Bigelow en 1996 a los propietarios Terry y Gwen Sherman, las vívidas experiencias de la familia con fenómenos inexplicables señalaban un entorno propicio para la investigación científica de lo paranormal.

Bigelow también fundó el National Institute for Discovery Science (NIDS), una organización de investigación formada por numerosos científicos dedicados a resolver estos extraños misterios que nadie más en el mundo académico tocaba. El tema de los ovnis y otros factores electromagnéticos fue investigado por físicos como el Dr. Eric Davis y el Dr. Hal Puthoff, mientras que otros sucesos más abstractos interesaron a individuos como el experto en armas no letales y visión remota, el coronel John Alexander.

los patrones de mutilaciones de animales concuerdan con una operacion encubierta de vigilancia de enfermedades infecciosas en estados unidos y otros paises 1Página de inicio del sitio web del NIDS en 2006, archivada en Wayback Machine.

Por supuesto, también se estudiaron las mutilaciones de ganado, y el encargado de estas investigaciones fue el Dr. Colm Kelleher. Con un doctorado en bioquímica, el Dr. Kelleher estaba más que cualificado para realizar análisis científicos rigurosos sobre estos extraños ataques que no dejaban rastros de sangre ni de lucha. Conocido por ser coautor de Hunt for the Skinwalker (A la caza del Skinwalker) con el periodista George Knapp, un libro que detalla su estancia en el rancho con el equipo del NIDS, el Dr. Kelleher visitó numerosos lugares donde el ganado había sido despojado de sus órganos y dejado en descomposición mientras mostraba una plétora de biomarcadores anómalos.

El Dr. Kelleher, en una presentación en la conferencia 2023 Archives of the Impossible (Archivos de lo Imposible 2023) en la Universidad Rice, proporcionó algunos datos sobre su comprensión más reciente de la dinámica de la mutilación del ganado. Postula que hay al menos dos fuentes en el núcleo de este fenómeno.

La primera es la inteligencia que hay detrás de la nave anómala que suele aparecer en el mismo momento y lugar que el suceso. La mayoría interpretaría esto como una superposición de la hipótesis ET en estos eventos.

La segunda fuente es la idea mucho más prosaica de que los seres humanos están detrás de ellos. Habló de una conversación que mantuvo con el coronel Barry Hennessy, de la Oficina de Investigaciones Especiales de las Fuerzas Aéreas (AFOSI). El Dr. Kelleher explicó los niveles de engaño a los que la AFOSI está dispuesta a llegar al enmascarar prototipos de aviones clasificados con historias inventadas de ovnis para la protección de tecnologías avanzadas dentro de programas de acceso especial.

El coronel Hennessy también mencionó varias bases de las Fuerzas Aéreas que estuvieron plagadas de actividad ovni durante las décadas de 1970 y 1980. Admitió que muchas de estas incursiones se debieron a nuestras propias pruebas de penetración, pero al mismo tiempo reconoció que alrededor del 50% de las naves detectadas eran de origen realmente desconocido.

Había una distinción obvia entre las características de vuelo, las formas y los tamaños de las naves aparentemente no humanas con las aeronaves procedentes de las operaciones de investigación y desarrollo del SAP de las Fuerzas Aéreas. Pero con el tiempo, quedó claro que aunque estos observables podían distinguirse entre sí, el comportamiento de ambos era inquietantemente similar.

Las similitudes en el comportamiento de estos ovnis que describió el Dr. Kelleher le obligaron a concebir una nueva hipótesis, más matizada, que él denomina «mimetismo bidireccional». Postula que tanto los ufonautas como las operaciones militares humanas utilizan las acciones del otro con fines engañosos. Es en este contexto en el que llegamos ahora a nuestro tema principal de las mutilaciones de ganado, y cómo puede aplicarse esta teoría del mimetismo bidireccional.

los patrones de mutilaciones de animales concuerdan con una operacion encubierta de vigilancia de enfermedades infecciosas en estados unidos y otros paises 2Versión recreada del diagrama de los Archivos de lo Imposible del Dr. Kelleher que representa el mimetismo bidireccional.

En primer lugar, debemos abordar algunas de las cuestiones planteadas por quienes no creen que una extracción quirúrgica tan precisa de órganos, algunos de los cuales incluso parecen ser el resultado de un corte con láser, pueda ser realizada por seres humanos sin dejar rastro de sangre ni señal alguna de su presencia en el lugar.

Sin duda, para ello sería necesario que los autores poseyeran tecnología avanzada y conocimientos de biología y química. Si aceptamos como ciertos los informes predominantes de ovnis durante estos sucesos -junto con las características antigravitatorias de las naves como explicación de la falta de pruebas que den origen a estos ataques-, tendría sentido atribuir todos estos casos a una inteligencia no humana tecnológicamente más desarrollada.

Personalmente, creo que es probable que así sea, y en este artículo no estoy argumentando en contra de un origen no humano, ya que las motivaciones para llevar a cabo experimentos genéticos en nuestra especie son claras y fácilmente comprensibles. Pero con la hipótesis del mimetismo bidireccional de Kelleher, se deja la puerta abierta a una causa humana que también podría ayudar a resolver todo el misterio al que nos enfrentamos.

Otro argumento predominante en contra de que los militares realicen estos estudios es, una vez más, la motivación que hay detrás. Los que se oponen a esta idea insisten en que las agencias gubernamentales -o las corporaciones privadas, para el caso- podrían simplemente comprar su propio ganado para experimentación sin tener que recurrir a medios clandestinos más caros. Aunque esta solución puede parecer razonable a primera vista y puede muy bien ser la realidad, hay otras consideraciones que hacer antes de descartar la necesidad del muestreo encubierto y aleatorio de la cadena de suministro de bovinos tanto por parte del gobierno como de la industria privada.

No es exactamente un virus

Durante su estancia en el NIDS, el Dr. Kelleher redactó un documento que correlacionaba los datos de los casos de mutilación de ganado y el aumento de la enfermedad priónica a lo largo del tiempo y de las zonas geográficas. Titulado Muertes inexplicables de ganado y la aparición de una epidemia de encefalopatía espongiforme transmisible (EET) en Norteamérica, el informe es una mirada desconcertante a este fenómeno y un anticipo del libro de no ficción Brain Trust que publicaría sólo un año después.

Escrito en junio de 2003, el mismo año en que la «enfermedad de las vacas locas» apareció oficialmente por primera vez dentro de las fronteras estadounidenses, el documento describe una epidemia silenciosa en expansión de una enfermedad priónica interespecífica conocida como encefalopatía espongiforme transmisible o EET. También detalla casos concretos de mutilaciones de ganado que incluyen imágenes gráficas post mortem de los animales, junto con la frecuente aparición de helicópteros negros sin señalizar, según informan los testigos.

los patrones de mutilaciones de animales concuerdan con una operacion encubierta de vigilancia de enfermedades infecciosas en estados unidos y otros paises 3Las enfermedades priónicas implican la conversión conformacional de la proteína priónica celular (PrPC) en su forma patógena mal plegada (PrPSc).

Las EET se manifiestan como enfermedades diferentes en función del animal al que infectan. Sin embargo, se puede deducir que sólo se trata de un juego semántico, ya que todo se reduce al mismo mecanismo de los priones como causa de todas ellas. Pero quiero ser lo más específico posible debido al nivel de matiz que requieren estos diagnósticos y creo que merece la pena detallarlos brevemente tal y como aparecen en el artículo del Dr. Kelleher.

EET - encefalopatía espongiforme transmisible, un término general para la infección en humanos y todos los animales.
CWD - chronic wasting disease (caquexia crónica), se refiere a EET específicas en ciervos y alces.
Encefalopatía espongiforme bovina (EEB): EET específica del ganado vacuno, también conocida como enfermedad de las vacas locas.
Prurigo lumbar - EET específica de las ovejas
Kurú - EET específica en humanos (se solapa con la ECJ)
ECJ - Enfermedad de Creutzfeldt-Jakob, también una EET humana

Ahora que ya lo tenemos claro, vayamos directamente al grano y retomemos la tesis general del Dr. Kelleher de la introducción.

Las dos preguntas centrales y sin respuesta que han perseguido la investigación de este fenómeno son (a) ¿Quién y (b) Por qué? El propósito del presente artículo es centrarse en la segunda pregunta y revisar las pruebas que sugieren un vínculo entre las intensas oleadas de mutilación de animales de los años setenta y ochenta y la aparición de una epidemia de enfermedades infecciosas en Norteamérica durante y después de este periodo.
La cuestión de la contaminación del suministro alimentario norteamericano por un agente priónico infeccioso ha cobrado mayor relevancia desde que las autoridades canadienses anunciaran en mayo de 2003 un caso confirmado de la enfermedad de las vacas locas en Alberta (Canadá). En este documento se plantea la hipótesis de que los patrones de mutilaciones de animales son coherentes con una operación encubierta de vigilancia de enfermedades infecciosas en Estados Unidos y otros países. No es el propósito de este documento plantear la pregunta: "¿quién está matando y mutilando a los animales?

Me parece curioso pero razonable el énfasis que pone el Dr. Kelleher en la última frase, ya que hacer acusaciones formales sobre una violación tan atroz de la confianza pública en un artículo científico no es probablemente la mejor manera de revelar tal conmoción al público. Más adelante hablaremos de ello.

Queda claro desde el principio que el principal objetivo del Dr. Kelleher en esta investigación es alertar a los responsables políticos y al público sobre una emergencia sanitaria tan desastrosa que ha pasado desapercibida durante décadas. Esboza la historia de la EET y su entrada en la población salvaje estadounidense, explicando cómo y por qué se originó entre una tribu caníbal de Papúa Nueva Guinea.

La encefalopatía espongiforme transmisible (EET) describe una amplia clase de enfermedades neurológicas que hasta hace poco eran raras e incluso oscuras. La brillante investigación de D. Carleton Gajdusek sobre el kuru, una misteriosa y mortal enfermedad neurológica que afectó a más de 2000 miembros de la tribu Fore de Nueva Guinea, junto con su descubrimiento de las sorprendentes similitudes características en la histopatología cerebral entre el kuru y una oscura enfermedad humana conocida como enfermedad de Creutzfeldt-Jakob (ECJ), le valieron el premio Nobel en 1976.
...los trabajos bioquímicos de Prusiner en la década de 1980 sugirieron que las EET estaban causadas por el plegamiento aberrante de una proteína, conocida como prión. Prusiner recibió el premio Nobel en 1997 por su trabajo, aunque sigue existiendo una gran controversia sobre el agente causante de las EET. En la década de 1980, un brote de EEB, conocido como "mal de las vacas locas", en Gran Bretaña se relacionó con la práctica de alimentar a las vacas con partes de vacas y otros animales desechados, un proceso que los medios de comunicación denominaron posteriormente "canibalismo de alta tecnología".

Los residuos de los mataderos eran la opción más barata para proporcionar al ganado las dietas ricas en proteínas necesarias para sobrevivir a los efectos de la hormona recombinante del crecimiento bovino (rBGH) de Monsanto, aprobada recientemente por la FDA en 1993. Un informe del gobierno canadiense sobre la enfermedad llegó a afirmar que «se cree que la EEB surgió del ganado alimentado con una dieta rica en proteínas, obtenida a partir de restos de animales descuartizados y [rBGH] desarrollada a principios de los años ochenta. Esta práctica permite la acumulación de priones a lo largo de muchas generaciones, y ahora está prohibida por las prácticas ganaderas modernas.»

Esencialmente, los humanos se comían a las vacas con priones que se comían a las vacas con priones. Las hormonas de crecimiento bovino les obligaban a comer aún más proteínas, lo que permitía que las múltiples generaciones de priones se desarrollaran mucho más rápido. Según el artículo del Dr. Kelleher en el NIDS, los casos de ECJ resultantes se han diagnosticado erróneamente como Alzheimer.

los patrones de mutilaciones de animales concuerdan con una operacion encubierta de vigilancia de enfermedades infecciosas en estados unidos y otros paises 4Tasas anuales de mortalidad por Alzheimer, según el documento del Dr. Colm Kelleher sobre las EET y las mutilaciones del ganado.

Ahora nos queda la pregunta que el Dr. Kelleher hizo todo lo posible por evitar formular.

¿Quién está matando y mutilando a los animales?

Un laboratorio con fugas

La explicación del Dr. Kelleher sobre la versión humana original de la enfermedad priónica, a la que se ha hecho referencia anteriormente como kuru, demuestra una posible motivación para las facciones del gobierno que pueden haber sido responsables de la transferencia del agente infeccioso a la población silvestre de EE.UU. y, en última instancia, a la cadena de suministro de alimentos de Estados Unidos.

Explica el origen de su detección, ilustrando cómo un científico que estudiaba a la tribu Fore en la isla de Nueva Guinea enviaba cerebros infectados de kuru.

El título completo del contrato DA-49-007-MD-77 que financió los viajes de Gajdusek era: "Estudios de campo sobre el control de enfermedades infecciosas de importancia militar". A partir de 1958, el Dr. Joe Smadel se había trasladado del Hospital Walter Reed del Ejército de los Estados Unidos al cercano campus de los Institutos Nacionales de la Salud (NIH), había creado un sofisticado laboratorio con amplias instalaciones y personal de neuropatología y había empezado a recibir un flujo constante de cerebros de kuru autopsiados procedentes de las selvas de Nueva Guinea, todos ellos enviados por Carleton Gajdusek.
Aunque en la actualidad se desconoce el origen del kuru, la frecuente correspondencia escrita de Gajdusek con Smadel menciona la aceleración de la infección por kuru que, al parecer, se produjo en la década de 1940, aunque existen pruebas, procedentes de testimonios de entrevistas con ancianos de las tribus Fore, de que los primeros casos de kuru se recordaban en la década de 1920.
Los Fore eran notoriamente imprecisos en cuanto al tiempo, por lo que los intentos de delinear específicamente el momento en que el kuru surgió como una epidemia en toda regla en Nueva Guinea están plagados de errores, aunque Gajdusek parece estimar que el mayor salto en las cifras de la epidemia se produjo en algún momento de la década de 1940. No obstante, se puede afirmar inequívocamente que la importación de docenas de cerebros de kuru y su almacenamiento en Fort Detrick, Maryland, junto con las posteriores pruebas infecciosas en múltiples especies en los NIH durante la década de 1960, representaron una enorme introducción y propagación de EET infecciosas en Estados Unidos.
Primates (chimpancés, gibones, monos del Viejo Mundo, monos del Nuevo Mundo), cobayas, visones, cabras, ovejas, ratones, etc. fueron inyectados con extractos de cerebro humano de kuru. Resulta curioso que el primer caso documentado de caquexia crónica apareciera en 1967 en un centro de investigación sobre fauna salvaje de la Universidad Estatal de Colorado, en Fort Collins (Colorado), pocos años después de que se realizaran pruebas intensivas con kuru entre especies en los centros experimentales de Fort Detrick y Bethesda.

Si grupos dentro del gobierno de EE.UU. intensificaran enormemente la epidemia de priones mediante experimentos con cerebros de caníbales, eso sería todo un ojo negro para esos departamentos y erosionaría la confianza en las instituciones. Un enfoque más clandestino de la vigilancia de la población salvaje protegería mejor contra cualquier protesta pública o condena académica.

Conocido en la esfera OVNI por su multitud de pruebas de guerra biológica encabezadas por los nazis a través de la Operación Paperclip después de la Segunda Guerra Mundial, no sería sorprendente que tales programas compartimentados en Fort Detrick, junto con sus contratistas, trataran de esconder cualquier información sobre experimentos imprudentes que desencadenaran una epidemia en la cadena alimentaria.

Un sucesor de MKULTRA, llamado MKNAOMI, fue una colaboración de investigación de guerra biológica entre la CIA y el Ejército en Fort Detrick. Aunque existe poca información no clasificada sobre el programa, un documento de los registros del asesinato de JFK muestra que la CIA comenzó a trabajar en la investigación de armas biológicas con la División de Operaciones Especiales de Fort Detrick en 1952. El documento afirma que «desde su inicio, el proyecto se caracterizó por una compartimentación extrema incluso para los estándares de la CIA.»

los patrones de mutilaciones de animales concuerdan con una operacion encubierta de vigilancia de enfermedades infecciosas en estados unidos y otros paises 5Portada del informe DD/S&T sobre el programa de armas biológicas de Fort Detrick.(DD/S&T report on the Fort Detrick biological weapons program.)

Aún más revelador fue lo que dice el documento sobre lo que se encontró en el laboratorio.

A finales de la década de 1960, el SOD mantenía regularmente una reserva de entre 51 y 20 agentes y toxinas de guerra biológica diferentes para su posible uso por parte de la Agencia. El suministro incluía agentes como venenos alimentarios, virus infecciosos, toxina botulínica letal, toxina paralizante de moluscos, veneno de serpiente (krait), Microsporeum gypseum que produce una grave enfermedad cutánea, etc. Se mantuvieron cantidades variables de estos materiales que oscilaban entre 100 gramos y 100 miligramos.
Como se ha indicado anteriormente, con la Orden Presidencial que exigía la destrucción de las reservas de guerra biológica y toxinas del Ejército, se planteó la cuestión de la disposición de los materiales de la Agencia. Aunque no se dispone de una contabilidad específica de cada agente de la lista, el Departamento de Defensa indica que, con la probable excepción de la toxina de marisco, todos estos materiales fueron de hecho destruidos por personal del Departamento de Defensa.

Además, puede ser útil recordar el consenso algo general de que el programa OVNI legado fue transferido a la industria privada para evitar el escrutinio a finales de 1960 y 1970, según lo transmitido por el abogado Danny Sheehan y el periodista Ross Coulthart. Es justo preguntarse si ciertos programas de guerra biológica hicieron lo mismo o no.

Creo que se puede especular con seguridad que algunos de los «virus infecciosos» mencionados eran probablemente priones. Es posible que nunca se sepa si se manipularon o no de determinadas formas, ya que el documento de la CIA deja claro que se destruyeron casi todos los registros sobre este programa.

Creo que el argumento es bastante sólido para atribuir el lado humano del fenómeno de la mutilación del ganado a un programa encubierto de vigilancia de enfermedades dirigido por personas en la sombra que se cuidan de dejar pruebas.

Por suerte para ellos, siempre pueden culpar a los extraterrestres.

Más sobre la historia

Hay muchos más datos adicionales sobre esta historia a los que daré seguimiento en algún momento, pero los aspectos son muy inquietantes. Estudios científicos recientes han empezado a relacionar la enfermedad priónica con el Alzheimer a través de un mecanismo epigenético, lo que indica que el Dr. Kelleher ha tenido razón durante dos décadas y nadie le ha prestado atención.

También hay conexiones más amplias en lo que se refiere a la industria privada y las posibles motivaciones para llevar a cabo mutilaciones de ganado que, en realidad, pueden ser un puente demasiado largo por el momento.

Insinuaré que esta entidad tan litigiosa técnicamente no existe a partir de 2019 debido a una fusión. La empresa tiene profundos vínculos con el Proyecto Manhattan, así como con la Operación Paperclip a través de sus tratos con un consorcio que permitió el ascenso de Adolf Hitler.

La mentalidad necesaria para llevar a cabo este tipo de experimentos brutales sin tener en cuenta el bienestar de cualquier forma de vida implicada no hace más que confirmar la evidencia. Si añadimos el dominio que la empresa ejerce desde hace tiempo sobre el sector agrícola, su acoso a los granjeros mediante demandas judiciales y el hecho de que fue responsable de la invención de la hormona de crecimiento bovina original, podemos ver hacia dónde se dirige esta narrativa.

los patrones de mutilaciones de animales concuerdan con una operacion encubierta de vigilancia de enfermedades infecciosas en estados unidos y otros paises 6Una representación artística de la mutilación de ganado extraída del libro de Thomas Bearden The Excalibur Briefing.

Lo dejaré aquí por ahora, ya que es mucha información para asimilar y, francamente, bastante agotador intentar transmitirla en un formato comprensible. Pero de lo único que estoy seguro es de que se avecina un escándalo en relación con la enfermedad priónica. Se señalarán con el dedo y se jugarán juegos políticos, pero los últimos estudios científicos parecen indicar un ajuste de cuentas.

Espero que la gente recuerde que el Dr. Kelleher escribió un libro sobre esto hace veinte años, y sólo ahora la gente empezará a prestar atención cuando empiece a afectarles personalmente.

Es la naturaleza humana.

F

 

Por jaime