Incidente ovni de Aurora

Lilim: los hijos de Lilith

Lilim: los hijos de Lilith

Lilim: los hijos de Lilith.

Lilith, la madre de los vampiros, fue condenada al destierro por Dios tras negarse a retornar al Edén y someterse a los caprichos de Adán, quien al parecer solo se conformaba con una mujer sumisa, dócil, dentro y fuera del lecho.

Lilith claramente no encajaba con el perfil de mujer que buscaba Adán; de modo que fue sustituida por la insulsa Eva (ver: Aán y Eva: una historia de amor). Pero el destierro no fue el único castigo que recibió Lilith.

La tradición talmúdica señala que Lilith fue creada con la misma arcilla que dio forma a Adán, es decir, se trataba de una criatura en perfecta igualdad con el hombre; todo lo contrario de lo que sucede con Eva, formada, según el mito bíblico, a partir de la costilla adánica.

En cierta forma, la esencia de Lilith le impedía asumir una posición de sumisión con respecto a Adán. Y aunque los mitos hebreos insisten en delatar sus hábitos apasionados, su útero ardiente, en última instancia son los mismos impulsos que podrían esperarse de cualquier hombre, salvo que, en el caso de Lilith, estos se manifiestaron bajo una desafiante forma femenina.

Al huir del Edén, Lilith vivió un romance fulminante con el demonio Samael, con quien tuvo una numerosa descendencia. Pero Dios, en su infinita ira, se alarmó ante la posibilidad de que los hijos de Lilith invadieran cada rincón del orbe, de manera que reafirmó el castigo y la condenó a parir cien hijos cada amanecer, por toda la eternidad, los cuales morirían inevitablemente a la medianoche.

Estos hijos, cuya vida se prolonga durante apenas durante un día, son los Lilim.

En venganza por la masacre diaria de sus hijos, Lilith se apropia de niños recién nacidos y se ensaña particularmente con las mujeres embarazadas, a quienes aborrece por representar la herencia de Eva. Los Lilim, por su parte, cometen toda clase de tropelías hasta la medianoche, momento en el que retornan definitivamente a la tierra.

Para muchos, los Lilim integran dos de las razas y clanes de vampiros con peor reputación dentro de los grimorios y libros prohibidos de la Edad Media: los súcubos e íncubos.

Analistas talmúdicos sostienen que Dios los ha privado de almas, y que por esta razón sus cuerpos físicos no logran sostener la vida en el mundo, movilizada esencialmente por la voluntad del espíritu. Otros, en cambio, aseguran que la muerte diaria de los Lilim no se produce por deficiencias constitutivas, sino que son los propios arcángeles quienes se encargan de la matanza.

Los Lilim recorren el crepúsculo como sombras diminutas e hirsutas, al acecho de mujeres embarazadas y niños lactantes. Su única voluntad, anotan los cronistas, es vengar el destino cruel impuesto a su madre.

Tal vez por eso la tradición hebrea antigua obligaba a las embarazadas a utilizar un amuleto con los nombres de los ángeles Senoy, y SansenoySemangelof, los cuales protegen el delicado cuello de los recién nacidos hasta que sean prolijamente circuncidados.

Si bien los mitos bíblicos son determinantes al asegurar que la prole de Lilith es incapaz de subsistir más allá de su primer día de vida, existen algunos ejemplos que contradicen esta opinión. Por ejemplo, Aloqua, espíritu femenino errante y salvaje, considerada como la primera hija de Lilith; y finalmente Lilin, quién se habría convertido en esposa de Caín.

No resulta extraño que Lilith haya sido temida tanto por acadios, babilónicos, sumerios, y otras civilizaciones mesopotámicas. Su tenacidad no encuentra paralelo en otras culturas; de hecho, merece nuestro mayor respeto ya que ninguna otra mitología incluye a una mujer en perpetua y desigual guerra con Dios.

 

Por jaime