Un objeto submarino gigante no identificado (OSNI) cortó la energía del barco y afectó a todos los sistemas. La tripulación quedó atrapada durante 4 horas en el Océano Pacífico, a 280 kilómetros al noreste de la punta de la Isla Norte de Nueva Zelanda.

El gigante OSNI deja sin electricidad al buque de guerra de Nueva Zelanda
Crédito de imagen ilustrativa

El misterioso incidente ocurrió en 1987 y fue recordado recientemente por Kevin Knuth , ex investigador de la NASA y actual profesor de física en la Universidad de Albany, quien habló en el simposio inaugural de la Fundación Sol dedicado a los ovnis.

Durante su presentación, Knuth abordó lo que, como físico, considera anómalo de los objetos reportados por la Marina estadounidense: por ejemplo, el hecho de que pasaron a 28.000 pies (8.500 metros) sobre el nivel del mar en sólo 0,78 segundos.

El dice:

 

 

“La matemática de esto es asombrosa. Se puede estimar una aceleración mínima de 5.000 Gs, es decir, 5.000 veces la aceleración debida a la gravedad. Ningún ser humano puede sobrevivir a esto, ni tampoco la mayoría de los equipos. Las alas de un F-35 se romperían a unos 13 Gs.

Y la energía necesaria para ello, estimando la masa del objeto en una décima parte de la de un F-18, equivaldría a 1.100 gigavatios. Eso es 10 veces la energía nuclear producida en Estados Unidos”.

Pero estos objetos no sólo fueron vistos descendiendo al nivel del mar, sino también entrando en él, presentando características “transmedia” que desafían la física. Como ejemplo, Knuth citó un curioso caso ocurrido en febrero de 1987, cuando a la fragata HMNZS Southland fue seguida por un OSNI de 150 pies (46 metros) de ancho y 800 pies (244 metros) de largo.

Según se informa, el OSNI cubrió una distancia de 20 km hasta HMNZS Southland en 30 segundos mientras estaba sumergido.

El físico detalló:

“Además de ser un 30% más grande que un submarino de clase Typhoon -el más grande del mundo-, este objeto se movía bajo el agua a una velocidad máxima de 3.000 mph (4.800 km/h), con una aceleración mínima de 4,5 Gs. “

Según el operador del sonar David Barnett, el misterioso objeto submarino pasó por debajo del barco y cortó toda la energía del barco. La tripulación quedó atrapada durante 4 horas en el Océano Pacífico, a 280 kilómetros al noreste de la punta de la Isla Norte de Nueva Zelanda, y tuvo que esperar a que un barco pesquero que pasaba pidiera ayuda y fuera rescatado.

Knuth concluyó:

“Esto es muy extraño. Porque así como los ovnis no parecen interactuar con el aire, los OSNI no parecen verse afectados por la resistencia al agua. Sin embargo, el sonar pudo detectarlo. Y el sonar funciona mediante ondas de presión que golpean el barco y regresan. Entonces, si una onda de presión puede interactuar con el barco, ¿por qué parece que el barco no interactúa con el agua mientras se mueve a través de ella Quizás no entendamos cómo se mueven”.

F

 

Por jaime