En una tranquila noche del 8 de febrero de 1967, mientras Mary McCarthy y cinco de sus jóvenes sobrinas y sobrinos disfrutaban de una cena en su granja ubicada a 3 millas al sur de Deep River, Ontario, vivieron una experiencia fuera de lo común que dejaría a todos perplejos. La granja se encontraba a menos de 20 millas de distancia de la estación de demostración de energía nuclear, el primer reactor nuclear de Canadá, lo que añadía un matiz intrigante a lo que estaba por suceder.

A las 6:43 p. m., mientras compartían momentos familiares alrededor de la mesa, sus miradas fueron capturadas por un objeto brillante en el cielo. Una luz deslumbrante y misteriosa captó su atención de inmediato, desviando la conversación hacia el fenómeno que tenían frente a ellos.

La sorpresa se convirtió en asombro cuando, a una distancia de aproximadamente un cuarto de milla en una colina cercana, divisaron una “artesanía” circular con un núcleo central de luces amarillas pulsantes que deslumbraban en la oscuridad. Las luces rojas se extendían desde este núcleo hacia el borde, creando un espectáculo hipnótico que recordaba a las luces de neón.

Permanecieron observando este enigmático objeto durante 40 minutos, mientras discutían entre ellos posibles explicaciones para lo que estaban presenciando. Sin embargo, su asombro se vio interrumpido cuando la televisión en la granja dejó de funcionar correctamente, coincidiendo con la presencia del objeto en el cielo. Este hecho desconcertante añadió un nivel adicional de intriga al evento.

Una vez que el objeto desapareció, la normalidad regresó a la granja de Mary McCarthy, y la televisión volvió a funcionar como si nada hubiera pasado. Sin embargo, las preguntas seguían rondando en la mente de todos los presentes. Ante la falta de una explicación clara, un portavoz de las Fuerzas Canadienses sugirió que las luces podrían haber sido causadas por aviones que disparaban bengalas en la zona.

Este episodio, aunque desconcertante, generó una oleada de curiosidad y especulación entre los residentes locales y más allá, impulsando conversaciones sobre lo desconocido y alimentando la fascinación por lo inexplicable en el vasto cielo nocturno de Canadá.

  ¿Te gusto la noticia compártela en tus redes sociales.
 
F

 

Por jaime