unnamed file 237

 

SIGUIENDO LA MÁXIMA DE CARL SAGAN

La búsqueda de evidencia irrefutable de que naves alienígenas existen en el sistema solar

El astrofísico Avi Loeb reflexiona sobre la absoluta necesidad de buscar evidencia extraordinaria para probar afirmaciones extraordinarias, la máxima de Carl Sagan

unnamed file 232
Visualización de una nave cerca de Jupiter. (Midjourney/Novaceno)

Imaginad una cuestión de gran interés para el público y las autoridades en la que los eruditos sostienen que debería prohibirse y ridiculizan a los colegas que se dedican a ella. ¿Os suena a los teólogos del geocentrismo que persiguieron a Galileo Galilei hace cuatro siglos? Si estuviéramos hablando de eso, podríamos sentirnos aliviados y argumentar que hemos recorrido un largo camino desde la Edad Media hasta la ciencia moderna, pasando por el Siglo de las Luces.

 

¿Cómo puede el mundo académico oponerse a la exploración impulsada por la curiosidad sobre la naturaleza de los objetos y fenómenos sin explicación?

 

Pero no estamos hablando de la Edad Media. En marzo de 2023, los científicos de la corriente dominante reaccionaron ante evidencia intrigante sobre objetos anómalos cerca de la Tierra negando la mera posibilidad de que uno o más de ellos pudiera ser de origen tecnológico extraterrestre.

 

Debatir sobre cualquier tema está bien, pero repetir el mantra de Carl Sagan sobre que las “afirmaciones extraordinarias requieren pruebas extraordinarias” sin buscar esas pruebas [que es lo que realmente buscaba Sagan—N. del T.], es un argumento circular o una profecía autocumplida. Es parecido al lenguaje de George Orwell en su novela 1984, donde el lema del Partido es “La ignorancia es la fuerza”. El enfoque ilustrado ante evidencias intrigantes es buscar más pruebas. Pero el hecho de que esto requiere actuar en vez de descartar la posibilidad de plano hace que ese argumento sea impopular.

unnamed file 233
Nave espacial de ciencia ficción. (Midjourney/Novaceno/JD)

Porque, al final, las “pruebas extraordinarias requieren financiación extraordinaria”. Por ejemplo: La supersimetría fue una afirmación extraordinaria durante décadas. Probarla requirió la inversión de diez mil millones de dólares en el Gran Colisionador de Hadrones del CERN.

 

El estudio científico de objetos cercanos a la Tierra como posibles restos tecnológicos extraterrestres no recibe financiación federal en este momento. Los comités encargados de asignar fondos federales a la investigación espacial están llenos de científicos de la corriente dominante que argumentan que se deben minimizar los riesgos para ahorrar dinero a los contribuyentes. Pero la realidad es que a los contribuyentes les fascina esta cuestión más que cualquier otra financiada por esos comités.

 

Además, el Congreso estadounidense creó el año pasado la Oficina de Resolución de Anomalías en Todos los Dominios (AARO en sus siglas en inglés), dirigida por el Dr. Sean Kirkpatrick, dependiente del Departamento de Defensa y de la oficina del Director de Inteligencia Nacional (DNI). El trabajo diario de estos organismos consiste en vigilar la atmósfera terrestre en busca de objetos sospechosos y ellos serán los primeros en detectar estas anomalías. Cuando asistí a un acto público en la Catedral Nacional de Washington en noviembre de 2021 junto al Director de Inteligencia Nacional Avril Haines — que estudió física como licenciada en la Universidad de Chicago—me dijo lo siguiente refiriéndose a los Fenómenos Aéreos No Identificados (FANI): “Siempre está la pregunta de ‘¿hay algo más que simplemente no entendemos, que podría tener una explicación extraterrestre?”.

unnamed file 234
Soldado de la US Space Force, el cuerpo militar de los EEUU encargado de monitorizar el espacio. (US Space Force)

Una nueva encuesta realizada esta semana por el profesor Brian Keating, de la Universidad de California en San Diego (UCSD), muestra que más de la mitad de los mil encuestados creen que el primer objeto interestelar, ’Oumuamua, era de origen tecnológico extraterrestre. Obviamente, la verdad científica no se rige por la opinión popular y las pruebas científicas en este caso no son concluyentes, pero el hecho de que tres de los cuatro objetos interestelares (ISO) conocidos parecen anómalos—los meteoritos IM1 e IM2 por su gran resistencia material y `Oumuamua por su aceleración no gravitatoria sin cola cometaria visible—resulta intrigante para quienes mantienen su curiosidad infantil o la mente del principiante (Shoshin) del budismo zen. Esta evidencia no es intrigante para todo el mundo. Algunos periodistas científicos celebraron un artículo de Nature la semana pasada y decidieron ignorar un artículo que demostraba que los cálculos en el artículo de Nature violaba la ley de conservación de la energía, para “no confundir a sus lectores.”

 

El sentido común sugiere que si el público y el gobierno definen el estudio de los fenómenos aéreos no identificados (FANI) y los ISO como importante, es deber civil de los científicos ayudarles a averiguar la naturaleza real de estos objetos anómalos. ¿Cómo puede el mundo académico, incluida la comunidad SETI, oponerse a la exploración impulsada por la curiosidad sobre la naturaleza de los FANI y los ISO? Esta reacción no es una reliquia de la historia antigua, sino el contenido de los tuits de algunos científicos en los últimos días. Este rechazo es especialmente desconcertante si se tiene en cuenta una encuesta reciente realizada por la profesora Elizabeth Stanway de la Universidad de Warwick (Reino Unido), según la cual el 93% de los astrónomos británicos (223 de 239 encuestados) expresaron su interés por la ciencia ficción, mientras que el 69% (164) afirmaron que había influido en sus elecciones vitales o profesionales.

unnamed file 235
Los restos de un meteorito interestelar que puede tener restos de otras civilizaciones. (Videoblocks)

El sentido común no es común cuando un tema toca un nervio sensible de la psique humana. En este caso, se trata de la arrogante noción de que somos los más listos del cosmos [algo que Sagan criticaba duramente en sus declaraciones y en el capítulo The Great Demotions, de su imprescindible libro Pale Blue Dot—N. del T.] Seguramente nos resultaría más fácil ganar la competición cósmica si estuviéramos solos.

unnamed file 236
Los restos del IM1 están todavía bajo el mar.

El Proyecto Galileo, financiado por donaciones privadas, se dedica al estudio científico de los fenómenos anómalos sin identificar y los ISO como posibles reliquias tecnológicas. El equipo de investigación Galileo ya ha montado un observatorio en funcionamiento en un edificio de la Universidad de Harvard y está planeando una expedición al Océano Pacífico para recuperar reliquias del primer meteoro interestelar, el IM1. Su primera colección de artículos científicos, redactada hace medio año, se hará pública el mes que viene tras ser revisada por expertos.

 

Al igual que el congresista que hizo declaraciones contra los homosexuales durante años y tras su jubilación confesó que era gay, es probable que los escépticos de hoy se conviertan en creyentes tan pronto como el Proyecto Galileo encuentre pruebas irrefutables de la existencia de objetos tecnológicos extraterrestres. Hasta entonces, la dirección del Proyecto Galileo se enfrenta al reto de recaudar los fondos extraordinarios que permitirían estas pruebas extraordinarias basadas en el principio establecido por Sagan.

unnamed file 237
Carl Sagan junto a una réplica de una de las Viking

Como les dije a los alumnos de mi clase la semana pasada: “El conocimiento es fuerza. Nos permite adaptarnos a la realidad que todos compartimos”. Esto incluye la cuestión de si hay niños más listos en nuestro vecindario cósmico.

 

Tras una charla de dos horas a la que asistí anoche en la Biblioteca Cary de Lexington, un chico del público me preguntó: “¿Cree que los extraterrestres son más inteligentes que nosotros?”, y yo respondí: “Espero que sí, porque eso implicaría que podemos aprender de ellos y aspirar a un futuro mejor que nuestro pasado”.

Por elconfidencial

 

 

Por jaime