El Dr. Garry Nolan estudia un material del incidente ovni de Socorro y halla claros signos de ingeniería: “Es el resultado de un proceso industrial”.

Recreación del incidente protagonizado en Socorro

Los Fenómenos Anómalos No Identificados (UAP por sus siglas en inglés) son el objeto de estudio de una extensa agenda de investigación 2024-2025 que la Fundación Sol está llevando a cabo desde diversas disciplinas: ciencias naturales, ciencias sociales, humanidades e ingeniería. El propósito es indagar en las consecuencias de estos fenómenos.

La Fundación Sol ha difundido los vídeos del Simposio que tuvo lugar en la Universidad de Stanford los días 17 y 18 de noviembre de 2023, con el Dr. Garry Nolan como líder.

Este renombrado inmunólogo e inventor, examinó una docena de muestras de presuntos siniestros ovni para el gobierno de los Estados Unidos y determinó que algunas de las muestras no tenían las características de los materiales fabricados por el ser humano.

En su ponencia en el Simposio de la Universidad de Stanford, comentó su estudio a los materiales de uno de los casos ovni más documentados de la historia de los Estados Unidos. Se trata del suceso del agente de policía Lonnie Zamora, en la ciudad de Socorro (Nuevo México).

Lonnie Zamora junto a los simbolos que vio en el objeto y su declaración ante el FBI
Lonnie Zamora junto a los simbolos que vio en el objeto y su declaración ante el FBI

Un poco de historia

La tarde del viernes 24 de abril de 1964 fue testigo de un insólito avistamiento.

Lonnie Zamora, oyó una explosión y vio una llama azul cerca de un arroyo que le llamó la atención. Creyó que se trataba de un accidente de tráfico y comunicó por radio que iba a investigar. Pero lo que encontró junto al arroyo al sur de Socorro no era un coche, sino una “nave con forma de huevo”.

Más tarde se supo que cinco turistas que viajaban por las cercanías de la ciudad observaron el vuelo del objeto hacia el lugar donde estaba el agente de policía.

Zamora se aproximó unos 150 metros a aquel extraño objeto. Pidió ayuda por radio al sargento de la policía estatal de Nuevo México, Samuel Chávez, y se acercó al enigmático objeto ovoide y vio brevemente a dos seres pequeños junto al óvalo que describiría como «de aspecto normal, pero quizás eran adultos pequeños o niños grandes».

Lonnie Zamora en el lugar del incidente
Lonnie Zamora en el lugar del incidente

Vio un tipo de tren de aterrizaje y una insignia roja que dibujó más tarde. Luego salieron las llamas azules intensas y otro gran estruendo anunció el despegue de aquel aparato que dejó quemaduras en los arbustos y hendiduras en el suelo del “tren de aterrizaje”.

Las declaraciones de Zamora fueron investigadas por agentes gubernamentales del Proyecto Libro Azul de la Fuerza Aérea, así como varios ufólogos civiles, como Jacques Vallée que obtuvo algún material relacionado con el avistamiento, aunque había duda sobre el origen concreto del mismo.

El material –según mostró Nolan en su intervención- tenía indicios claros de haber sido alterado. Hemos puesto subtítulos en español a su intervención.

Estaba claro que el material había sido fabricado industrialmente, y como ocurrió con los materiales recuperados del incidente de Ubatuba en Brasil, la muestra tenía un alto nivel de silicio puro con contaminantes.

“Se requieren muchos filtros, cálculos, repeticiones, etc. antes de publicar los resultados”-dijo. “Lo único que me atrevo a decir –agregó- es que alguien puso zinc encima del aluminio y luego aluminio de nuevo con esta sección transversal en particular. La zona verde entre el azul es de unos 20 nm. Ahí están los datos.”

El propósito de unir los átomos de esta manera tan singular sigue siendo para Nolan un enigma.

Los escépticos, por su parte, afirman que los materiales podrían ser parte de un dispositivo de aterrizaje lunar procedente del campo de misiles de White Sands o, incluso, de una broma hecha por estudiantes del cercano New Mexico Tech. En este sentido, el presidente del instituto, a la sazón Stirling Colgate llegó a afirmar que fue obra de los estudiantes de la escuela y, además, que el objeto visto por Zamora era “una vela en un globo… nada sofisticado”.

Redacción por

 

Por jaime