Anak es una figura de la Biblia hebrea que se dice que es el antepasado de una raza de gigantes conocida como Anakim. Su nombre significa “gigante, cuello largo, collar” en hebreo, y se le describe como hijo de Arba, el fundador de Hebrón (Josué 15:13). Pero ¿quién fue exactamente Anac y qué sabemos sobre sus descendientes?

La primera mención de Anac y sus hijos, Seshai, Ahiman y Talmai, se encuentra en Números 13, cuando Moisés envía doce espías a explorar la tierra de Canaán. Los espías informan que la tierra fluye leche y miel, pero también está habitada por gente poderosa, algunos de los cuales descienden de los Nefilim, un grupo misterioso de seres que a menudo se traducen como “gigantes” o “caídos” (Génesis 6). :1-4). Los espías dicen que se sentían como saltamontes en comparación con los hijos de Anac, que eran muy altos y fuertes (Números 13:33).

Sin embargo, no todos los espías fueron intimidados por los anaceos. Caleb y Josué, dos espías fieles, instaron a los israelitas a confiar en Dios y tomar posesión de la tierra. Dijeron que los anaceos no eran invencibles y que Dios los ayudaría a vencerlos (Números 14:6-9). Desafortunadamente, la mayoría de los israelitas no los escucharon y se rebelaron contra Moisés y Dios. Como resultado, Dios los castigó haciéndolos vagar por el desierto durante cuarenta años, hasta que surgió una nueva generación que estuvo dispuesta a entrar en la tierra prometida (Números 14:26-35).

Los Anakim se mencionan nuevamente en Deuteronomio 1:28 y 9:2, donde Moisés recuerda a los israelitas su encuentro anterior con ellos y los alienta a no temerles. Dice que Dios irá delante de ellos y los destruirá como lo hizo con los amorreos (Deuteronomio 1:29-31; 9:3-4). También dice que los anaceos eran considerados gigantes por otros pueblos, como los refaítas, otra raza de gran estatura que vivía en Canaán (Deuteronomio 2:10-11; 3:11).

La conquista de Canaán por Josué y los israelitas está registrada en el libro de Josué. Allí aprendemos que Josué derrotó a muchos reyes y pueblos en Canaán, incluidos algunos de los anaceos. Los expulsó de la región montañosa, de Hebrón, de Debir, de Anab y de todos los montes de Judá y de Israel. No dejó a ninguno de ellos excepto en Gaza, Gat y Asdod (Josué 11:21-22). Estas tres ciudades fueron conocidas más tarde como territorio de los filisteos, un enemigo formidable de Israel.

La última mención de los Anakim en la Biblia está en Jueces 1:20, donde leemos que Caleb, uno de los espías originales que tenía fe en Dios, heredó Hebrón como su porción. Expulsó de allí a los tres hijos de Anac y dio a su hija Acsa por esposa a su sobrino Otoniel, quien capturó a Quiriat Sefer (también llamada Debir).

Los Anakim han fascinado a muchos eruditos y lectores a lo largo de la historia. Algunos han tratado de explicar su origen y naturaleza relacionándolos con otras fuentes o mitos antiguos. Por ejemplo:

– Algunos han sugerido que Anac se deriva de una palabra griega que significa “gobernante”, y que era un líder o rey de una tribu cananea.
– Algunos han identificado a los Anakim con un grupo llamado “ly Anaq” o “pueblo de Anaq” que aparecen en textos egipcios del Reino Medio (2055-1650 a.C.) como enemigos de Egipto en Canaán.
– Algunos han asociado a los Anakim con Anax, un rey gigante de los anactorianos en la mitología griega.
– Algunos han relacionado a los anaceos con Og, rey de Basán, de quien también se decía que era descendiente de los refaítas y que tenía una cama de hierro que medía nueve codos de largo y cuatro de ancho (Deuteronomio 3:11). Og también se menciona en la tradición islámica como Uj o Uj ibn Anaq (“Uj hijo de Anaq”), cuya madre era Anaq bint Adam (“Anaq hija de Adam”).

Sin embargo, ninguna de estas teorías es concluyente ni ampliamente aceptada. La Biblia no nos da muchos detalles sobre Anac o sus descendientes, excepto que fueron oponentes formidables de Israel. Quizás su propósito era probar la fe y la obediencia del pueblo de Dios y demostrar el poder y la soberanía de Dios sobre todas las naciones. Cualquiera sea el caso, la historia de Anac y los Anakim nos recuerda que nada es imposible para Dios y que él puede usar a cualquiera, incluso a un saltamontes, para cumplir su voluntad.

F

 

Por jaime