hemos encontrado un artefacto

hemos encontrado un artefacto

Conocido como Proyecto Galileo, esta búsqueda ha sido de gran interés público ya que trata de encontrar artefactos extraterrestres.

El descubrimiento de canicas metálicas esféricas bien redondeadas de menos de un milímetro de tamaño y que pesan menos de un miligramo encontradas en el Océano Pacífico en el lugar del accidente de un objeto del tamaño de una cancha de baloncesto desde fuera del sistema solar en 2014, ha llevado a los científicos a afirmar que posiblemente hayamos encontrado restos de una nave alienígena o descubierto tecnología alienígena.

Avi Loeb, el científico principal al comienzo de su búsqueda junto con su equipo en el Océano Pacífico, comentó: “Acabamos de embarcarnos en una nave terrestre en busca de las posibles reliquias de una nave extraterrestre”.

Se supone que las diminutas esferas están compuestas de una sustancia metálica incomparable con cualquier aleación existente en nuestro sistema solar. Los objetos podrían ser la primera vez que la humanidad encuentra evidencia sólida de objetos interestelares que sugieren la posible existencia de extraterrestres, afirman los científicos.

Según los científicos, estas esferas son quizás los contendientes más fuertes por ser un artefacto alienígena. Si se prueba la afirmación, podría convertirse en una posible evidencia de la existencia de vida y tecnología extraterrestre.

Avi Loeb, el profesor de ciencia Frank B. Baird Jr. en Harvard y ex presidente del departamento de astronomía de la Universidad de Harvard que dirigió un equipo de científicos en busca de artefactos alienígenas ha afirmado que han podido encontrar en el lugar del accidente del meteorito. que aterrizó en la tierra cerca de la costa de Papúa Nueva Guinea, pequeñas partículas de lo que parece ser tecnología alienígena.

Se supone que el Comando Espacial de EE. UU. ha confirmado la posibilidad de que las partículas no sean de este sistema solar.

Loeb y su equipo buscaron el fondo del océano en botes en busca del meteorito y sus fragmentos con la ayuda de imanes.

Lo que encontraron fueron 50 esférulas o canicas metálicas de menos de un milímetro de tamaño y menos de un milímetro de peso, que eran esferas casi perfectas en diferentes colores como dorado, azul, marrón. El análisis de las esferas mostró que las esférulas estaban compuestas por un 84 % de hierro, un 8 % de silicio, un 4 % de magnesio y un 2 % de titanio, además de oligoelementos.

Tanto el tamaño como la precisión mostraban la posibilidad de tecnología alienígena.

Según el profesor Loeb, “tiene una resistencia material que es más dura que todas las rocas espaciales que se han visto antes y catalogadas por la NASA”.

También han calculado que la velocidad del meteoro parecía ser muy alta.

Él dijo: “Fue 60 km por segundo, más rápido que el 95% de todas las estrellas en la vecindad del sol. El hecho de que estuviera hecho de materiales más duros incluso que los meteoritos de hierro y se moviera más rápido que el 95% de todas las estrellas en la vecindad del sol, sugirió que podría ser una nave espacial de otra civilización o algún dispositivo tecnológico”.

El profesor señaló que en un escenario si la nave espacial Voyager de la NASA choca con un planeta dentro de mil millones de años, ellos también aparecerían como un meteorito de una composición que se mueve más rápido de lo habitual.

El trabajo analítico todavía está en marcha con los científicos tratando de entender si las esférulas son hechas artificialmente por extraterrestres o si podrían ocurrir naturalmente.

Si se descubre que se formaron naturalmente, incluso entonces les daría a los investigadores una idea sobre estos materiales que existen fuera de nuestro sistema solar.

Si, por otro lado, no pueden encontrar ninguna explicación para que estas esferas se formen naturalmente, entonces sería el primer elemento encontrado en la Tierra que demuestra la tecnología alienígena. Entonces cambiaría fundamentalmente la comprensión de la humanidad sobre el universo y nuestro lugar en él.

El profesor Loeb espera “encontrar una gran parte de este objeto que sobrevivió al impacto porque entonces podemos saber si es una roca o un dispositivo tecnológico”.

“Nuestros hallazgos abren una nueva frontera en la astronomía al estudiar lo que se encuentra fuera del sistema solar a través de microscopios en lugar de telescopios”.

Según los científicos, el meteoro proveniente del exterior del sistema solar se movió a una velocidad dos veces más rápida que casi todas las estrellas cercanas al sol y su colisión con la Tierra generó una brillante bola de fuego que fue registrada por los sensores del gobierno de EE. UU.

El profesor Loeb dirigió una expedición de 1,5 millones de dólares para recuperar los fragmentos que quedaron de la explosión en el fondo del Océano Pacífico en el lugar del accidente cerca de la isla Manus en Papúa Nueva Guinea. La tripulación del barco entre el 14 y el 28 de junio, buscó en más de 108 millas del fondo del océano con imanes.

Aunque recuperó principalmente ceniza volcánica, un científico observó a través del microscopio una “hermosa canica metálica de tamaño submilimétrico y masa submiligramo”.

La composición de las esférulas no coincidía con las aleaciones fabricadas o los meteoritos naturales que se encuentran en nuestro sistema solar.

La tripulación llevó 50 esférulas al Observatorio de la Universidad de Harvard para su posterior estudio.

La pregunta que fascina a los científicos es si las esférulas son restos de una nave extraterrestre.

El equipo de búsqueda espera completar un análisis preliminar en tres laboratorios de Harvard, en Alemania, y en la Universidad de California, Berkeley; los hallazgos se publicarán luego en una revista revisada por pares.

El equipo también ha recuperado fragmentos de acero y un extraño cable de manganeso y platino que deben estudiarse.

Conocido como el Proyecto Galileo, esta búsqueda ha sido de gran interés público ya que trata de encontrar artefactos extraterrestres y se han mostrado actualizaciones continuas sobre la expedición en la Mega Screen en Times Square de Nueva York, además de que también se está filmando un documental.

  ¿Te gusto la noticia compártela en tus redes sociales.

Por jaime