unnamed file 1399

 

 

unnamed file 1398Cada vez que la Estación Espacial Internacional sobrevuela este continente, los astronautas tienen “destellos” en los ojos.

Cuando en 2012 llegó por primera vez y se acopló a la ISS la primera nave Dragon construida por SpaceX, en el informe sobre esta misión, entre otras cosas, había un hecho curioso.

 

Durante el paso de la estación por el Atlántico y Sudamérica en el “Dragón” hubo una falla temporal en el sistema de control remoto, es decir, el equipo de a bordo está fuera de servicio. Más tarde se reinició y todo volvió a estar bien.

Y esto no sorprendió en absoluto a la astronáutica mundial. En pantallas gigantes en los Centros de Control de Misión tanto en Korolev como en Houston, esta región sobre la Tierra siempre está resaltada.

Los astronautas a bordo notan que es allí donde los “destellos” en sus ojos parpadean con más frecuencia. Y estos “destellos” no son más que partículas cargadas del espacio que pasan constantemente a través de una persona a una altura de 400 kilómetros. En otras palabras, la radiación.

A finales de los 90, un instrumento a bordo del transbordador espacial Columbia midió el nivel de radiación en el espacio a una altitud de unos 300 kilómetros.

Resultó que sobre el Atlántico sur y Brasil casi se duplicó: 413 microsieverts contra 264. Hay evidencia de que en esta área del océano y en una parte considerable de América del Sur, incluso al nivel del mar, el campo magnético es tan débil como en cualquier otro lugar a una altitud de varios cientos, o incluso miles de kilómetros.

Es decir, como en la ionosfera, en las capas más altas y enrarecidas de nuestra atmósfera. Por lo tanto, los operadores de satélites se han acostumbrado durante mucho tiempo a apagar parcialmente sus dispositivos mientras viajan por estos lugares.

Y todos estos son síntomas del mismo fenómeno asombroso llamado “Anomalía Magnética del Atlántico Sur”. A veces se divide en Brasil y Ciudad del Cabo, pero hasta ahora esta área es un todo único. Aunque, según los últimos datos, ahora se está expandiendo, moviéndose lentamente hacia el noroeste y al mismo tiempo dividiéndose gradualmente en dos.

Esta es una falla misteriosa, un agujero en la magnetosfera de la Tierra. Como sabéis, es el campo magnético del planeta el que retiene y no deja que nos alcancen las mortíferas radiaciones solares y galácticas. En total, este “punto débil” del escudo magnético se extiende sobre casi ocho millones de kilómetros cuadrados.

unnamed file 179
Anomalía magnética del Atlántico Sur. Foto © Wikipedia

Los científicos creen que esta particular anomalía apareció a principios del siglo XIX. El análisis de rocas antiguas muestra que tal situación con el campo magnético de la Tierra es cíclica, es decir, estas fluctuaciones han estado ocurriendo periódicamente durante al menos muchos millones de años.

Incluso hay predicciones sobre esta base acerca de cuánto tiempo más observaremos la radiación sobre el Atlántico sur: unos pocos cientos de años.

Las causas de la anomalía son objeto de numerosos estudios y disputas científicas. Una de las principales versiones es la distribución desigual de la materia en las entrañas de la Tierra.

Los geólogos han determinado que hay algunas áreas extensas de roca algo más densa en la parte inferior del manto. Y solo una de estas áreas se encuentra aproximadamente debajo del continente africano a una profundidad de unos 2900 kilómetros, se llamó la Gran Provincia Africana.

Entonces, los científicos sospechan que esta impresionante acumulación densa en el manto se adentra un poco más en el núcleo exterior de la Tierra. Recuerde que el núcleo externo es su capa líquida “superior”, que la rodea.

unnamed file 1399

 

 

El hierro fundido se mezcla constantemente en él, fluye una poderosa corriente eléctrica, de ahí el campo magnético del planeta. En consecuencia, la inmersión en él de alguna pieza más dura interfiere con este proceso.

Así que tenemos un campo magnético notablemente más débil aproximadamente sobre esta parte del mundo. Y debido al hecho de que la Tierra gira junto con todo su contenido, observamos las consecuencias no solo sobre África, sino también sobre América del Sur.

Cabe mencionar que, en general, en los últimos siglos, el campo magnético terrestre se ha ido debilitando, lo que lleva a considerar una posible revolución de los polos magnéticos.

Los investigadores están especulando si la anomalía sudamericana puede estar relacionada de alguna manera con esto, si es un presagio de un cambio magnético.

Por cierto, cuando esto suceda, los nombres de los polos magnéticos finalmente coincidirán con los nombres de los geográficos: ahora tenemos el polo magnético Sur en el Ártico, y el Norte en la Antártida.

 

Por jaime