¿Caja con patas o depósito de ADN? ¿Cómo un error de traducción convirtió el Arca de Noé en un barco? 1

 

Existen leyendas sobre el Diluvio y el Arca en varias culturas. En la tradición bíblica, esta es el Arca de Noé, ya que fue Noé quien fue el hombre justo a quien se le confió la misión de salvar a la humanidad. 

La historia del Diluvio es conocida por la mayoría, esta es la época en la que Dios se dio cuenta de que la Tierra estaba corrupta y luego decidió destruir todos los seres vivos y envió el Gran Diluvio.

“Y vio el Señor que la maldad de los hombres era grande en la tierra, y que toda imaginación de los pensamientos de sus corazones era continuamente sólo mala. Y el Señor se arrepintió de haber creado al hombre en la tierra, y se entristeció en su corazón”.

Sólo se hizo una excepción para Noé y su familia, justo y temeroso de Dios. El Señor le advirtió sobre la prueba que se avecinaba y le habló del único camino de salvación: el Arca .

La mayoría de la gente está familiarizada con las imágenes populares del Arca de Noé, en las que el arca parece un barco de madera con una especie de granero encima. Pero la Biblia da una descripción diferente: en el Libro del Génesis se trata de cierto objeto rectangular:

“Hazte un arca de madera. Haz aposentos en el arca y cúbrela con brea por dentro y por fuera. Y hazla así: la longitud del arca será de trescientos codos*, su anchura será de cincuenta codos y su altura será de treinta codos. Haz una ventana para el arca y hazla encima hasta el codo y deja la puerta del arca a un lado. Haga esto con las cubiertas inferior, segunda y tercera”.

*Un codo en el Antiguo Testamento mide aproximadamente 45 centímetros. Pero también vale la pena tener en cuenta este codo real egipcio: 53 centímetros, porque Moisés es considerado el autor del Libro del Génesis (y fue educado en Egipto).

El propósito del arca era salvar a los habitantes de una catástrofe que supuestamente pondría fin a la vida terrenal. Su construcción tardó unos 120 años y fue diseñada sin control. Esto se debe al hecho de que durante el diluvio no había ningún lugar para navegar y toda la navegación se realizó por voluntad de Dios.

Kaspar Memberger, "Construcción del Arca de Noé", 1588
Rafael, “La construcción del Arca de Noé”, una de las secciones de las Logias de Rafael, dedicada a la historia de Noé.

El Arca fue hecha de un material que la Biblia define como “madera de tuza”, pero no se sabe con certeza qué es este tipo de madera. Algunos investigadores han sugerido que podría ser ciprés, cedro, teca o caoba. Una coincidencia interesante es que la palabra “cofre” (del francés  coffre  – cofre, caja o del latín  cophinus  – cesta) está en consonancia con la palabra “gopher” – la madera con la que se hizo el Arca por orden de Dios.

Como sabes, el Arca de Noé aterrizó en la cima del monte Ararat:

“Y reposó el arca en el mes séptimo, a los diecisiete días del mes, sobre los montes de Ararat” (Génesis 8:4).

El Arca de Noé fue buscada varias veces en Ararat. Es interesante que hasta hace poco conquistar la montaña se consideraba prohibido: se creía que el escalador violaría los mandamientos.

Una de las historias más antiguas sobre el ascenso al monte Ararat es la leyenda del santo obispo Jacob (Hakob Mtsbnetsi). Vivía en el desfiladero de Ararat y quería disipar las disputas sobre el Diluvio. Entonces el obispo decidió subir a la montaña, ver el Arca con sus propios ojos y llevar un trozo de ella al pueblo. La subida fue difícil y cada vez que Jacob se detenía a descansar, un ángel lo llevaba de regreso al pie de la montaña.

Pero Dios tuvo misericordia y le envió un ángel, quien le dijo que no debía subir a la cima, que la mano de un mortal no debía tocar el Arca. Y junto con las advertencias, el ángel trajo un trozo del Arca. La reliquia puede Todavía se puede ver hoy en la Catedral de Etchmiadzin en Armenia. Y el Católico Simeón I de Yerevantsi envió un pequeño fragmento como regalo a Catalina la Grande en agradecimiento por su preocupación por el pueblo armenio.

 

 

¿Caja con patas o depósito de ADN? ¿Cómo un error de traducción convirtió el Arca de Noé en un barco 2?
Relicario con un trozo del Arca de Noé, tenga en cuenta que aún falta un pequeño trozo.

La mayoría de la gente imagina el Arca de Noé como un barco gigante. Sin embargo, últimamente han aparecido cada vez más hipótesis que destruyen esta visión tradicional.

Los hallazgos arqueológicos brindan a los espectadores modernos la oportunidad de ver cómo nuestros antepasados ​​representaban el arca en la antigüedad. Por ejemplo, en muchas obras del primer milenio antes de Cristo. el arca parece exactamente una caja. Imágenes similares están presentes en monedas antiguas de los siglos II y III d.C.

Las leyendas sobre el Diluvio y el Arca existen en varias culturas.-7

Los mosaicos turcos que representan los acontecimientos del Gran Diluvio también apoyan esta versión. En el sitio de la ciudad de Mopsuestia se encontró un fragmento conservado de un piso de mosaico con la inscripción “Arca de Noé el Redentor”. El mosaico contiene una imagen de animales apiñados alrededor de una caja abierta de 4 patas.

Existen leyendas sobre el Diluvio y el Arca en varias culturas.-8

El arca tenía unas dimensiones modestas: 162 metros de largo, 27 metros de ancho y 16,2 metros de alto; a esta opinión llegó un grupo de científicos de Roma que estudiaron los textos sumerios, acadios, judíos y arameos.

De acuerdo, una caja de madera de 162 metros es demasiado pequeña para acomodar un par de cada criatura. Los investigadores tienden a suponer que estamos hablando más del material genético de los animales y de las semillas de las plantas.

Durante la traducción de la Biblia a diferentes idiomas, el significado de la palabra “arca” cambió varias veces de significado. Inicialmente, los traductores griegos del Antiguo Testamento usaron una palabra (kivotos) tanto para el Arca de Noé como para el Arca de la Alianza, que contenía las tablas de Moisés con los Diez Mandamientos y, según la Epístola a los Hebreos del Nuevo Testamento, también el vaso del maná y la vara de Aarón. “Kivotos” era una caja de almacenamiento de madera cerrada. Pero en las traducciones comenzaron a utilizar términos diferentes, como resultado de lo cual se perdió el significado original.

Edward Hicks, Arca de Noé, 1846.
Edward Hicks, Arca de Noé, 1846.

Así, según investigaciones recientes, el Arca de Noé no era un barco en el sentido habitual: en los textos antiguos, la estructura es una caja cúbica o rectangular.

Además, en la época antediluviana, la construcción naval no estaba desarrollada y Noé no estaba familiarizado con un oficio tan difícil, por lo que completó la tarea de la manera más sencilla: no construyó un barco, sino una caja.

Es una hipótesis interesante que sugiere que la historia del Arca de Noé es una alegoría. En palabras comprensibles para el hombre antiguo, se habla de una nave espacial en la que no se recogieron los animales en sí, sino su ADN.

Si consideramos el Arca de Noé como un barco que es un depósito del ADN de toda la vida en la Tierra, surgen varias preguntas fascinantes. Por ejemplo, ¿cómo recibió Noé información sobre el diluvio venidero? ¿Se puede interpretar esto como una advertencia de seres extraterrestres? ¿Existe alguna conexión con la tecnología extraterrestre?

 

 

Si imaginamos que el Arca de Noé era un barco que salvaba no la fauna en sí, sino datos genéticos, entonces en ese momento sólo las tecnologías extraterrestres podrían garantizar la seguridad de la biodiversidad de la Tierra en caso de una catástrofe.

F

 

Por jaime