la extrana historia de la tumba de copernicoNicolás Copérnico fue el astrónomo que, hace cinco siglos, explicó que la Tierra gira alrededor del Sol, y no al revés. Auténtico hombre del Renacimiento, también ejerció como matemático, ingeniero, autor, teórico económico y médico.

Tras su muerte en 1543 en Frombork, Polonia, Copérnico fue enterrado en la catedral local. Durante los siglos siguientes, la ubicación de su tumba se perdió en la historia.

Nicolás Copérnico, o Mikolaj Kopernik en polaco, nació en Torun en 1473. Era el menor de cuatro hijos de un comerciante local.

Tras la muerte de su padre, el tío de Copérnico asumió la responsabilidad de su educación. El joven erudito estudió inicialmente en la Universidad de Cracovia entre 1491 y 1494, y más tarde en las universidades italianas de Bolonia, Padua y Ferrara.

Después de estudiar medicina, derecho canónico, astronomía matemática y astrología, Copérnico regresó a casa en 1503. Luego trabajó para su influyente tío, Lucas Watzenrode el Joven, que era príncipe-obispo de Warmia.

Copérnico trabajó como médico mientras continuaba sus investigaciones en matemáticas. En aquella época, tanto la astronomía como la música eran consideradas ramas de las matemáticas.

Durante este período, formuló dos teorías económicas influyentes. En 1517, desarrolló la teoría cuantitativa del dinero, que más tarde fue rearticulada por John Locke y David Hume, y popularizada por Milton Friedman en la década de 1960.

En 1519, Copérnico también introdujo el concepto ahora conocido como ley de Gresham, un principio monetario que aborda la circulación y valoración del dinero.

la extrana historia de la tumba de copernico 1
Jan Matejko – Nicolás Copérnico. Boceto del cuadro “El astrónomo Copérnico o la conversación con Dios”

El modelo copernicano del universo

La piedra angular de las contribuciones de Copérnico a la ciencia fue su modelo revolucionario del universo. Contrariamente al modelo ptolemaico predominante, que sostenía que la Tierra era el centro estacionario del universo, Copérnico argumentaba que la Tierra y otros planetas giraban alrededor del Sol.

Copérnico pudo además comparar los tamaños de las órbitas planetarias expresándolas en términos de la distancia entre el Sol y la Tierra.

Copérnico temía cómo recibirían su trabajo la iglesia y sus compañeros eruditos. Su obra maestra, “De Revolutionibus Orbium Coelestium” (Sobre el movimiento de las esferas celestes), se publicó poco antes de su muerte en 1543.

La publicación de este trabajo sentó las bases para cambios innovadores en nuestra comprensión del universo, allanando el camino para futuros astrónomos como Galileo, que nació más de 20 años después de la muerte de Copérnico.

La búsqueda de Copérnico

La Catedral de Frombork sirve como lugar de descanso final de más de 100 personas, la mayoría de las cuales yacen en tumbas sin nombre.

Hubo varios intentos fallidos de localizar los restos de Copérnico, que datan de los siglos XVI y XVII. Otro intento fallido lo realizó el emperador francés Napoleón después de la batalla de Eylau en 1807. Napoleón tenía en alta estima a Copérnico como erudito, matemático y astrónomo.
En 2005, un grupo de arqueólogos polacos emprendió la búsqueda.

Se guiaron por la teoría del historiador Jerzy Sikorski, quien afirmó que Copérnico, que se desempeñaba como canónigo de la catedral de Frombork, habría sido enterrado cerca del altar de la catedral del que era responsable durante su mandato. Este era el Altar de San WacÅ‚aw, hoy conocido como Altar de la Santa Cruz.

Cerca de este altar se descubrieron trece esqueletos, incluido un esqueleto incompleto que pertenece a un hombre de entre 60 y 70 años. Este esqueleto en particular fue identificado como el más parecido al de Copérnico.

Ciencia forense

El cráneo del esqueleto sirvió de base para una reconstrucción facial.

Además de los estudios morfológicos, el análisis de ADN se suele utilizar para la identificación de restos históricos o antiguos.

En el caso de los presuntos restos de Copérnico, la identificación genética fue posible gracias al buen estado de conservación de los dientes.

Un desafío importante consistió en identificar una fuente adecuada de material de referencia. No se conocen restos de ningún familiar de Copérnico.

Un hallazgo improbable

En 2006, sin embargo, surgió una nueva fuente de material de referencia de ADN. Se descubrió que un libro de referencia astronómica utilizado por Copérnico durante muchos años contenía pelos entre sus páginas.

Este libro fue llevado a Suecia como botín de guerra tras la invasión sueca de Polonia a mediados del siglo XVII. Actualmente se encuentra en posesión del Museo Gustavianum de la Universidad de Uppsala.

Un examen meticuloso del libro reveló varios pelos, que probablemente pertenezcan al usuario principal del libro, el propio Copérnico. En consecuencia, estos pelos fueron evaluados como posible material de referencia para la comparación genética con los dientes y la materia ósea recuperados de la tumba.

Los pelos se compararon con el ADN de los dientes y huesos del esqueleto descubierto. Tanto el ADN mitocondrial de los dientes como la muestra esquelética coincidían con los de los pelos, lo que sugiere fuertemente que los restos eran en realidad los de Nicolás Copérnico.

El esfuerzo multidisciplinario, que incluyó excavaciones arqueológicas, estudios morfológicos y análisis avanzados de ADN, ha llevado a una conclusión convincente.

Es muy probable que los restos descubiertos cerca del Altar de la Santa Cruz en la catedral de Frombork sean los de Nicolás Copérnico. Este monumental hallazgo no sólo arroja luz sobre el lugar de descanso final de una de las figuras más influyentes en la historia de la ciencia, sino que también muestra la profundidad y sofisticación de los métodos científicos modernos para corroborar datos históricos.

F

 

Por jaime