mundos helados

 

(NASA/JPL-Caltech/Instituto de Ciencias Espaciales)

Los investigadores de la NASA dicen que han identificado 17 mundos helados potencialmente habitables que tienen aproximadamente el tamaño de la Tierra, incluidos dos que residen en nuestro patio cósmico.

Al igual que las lunas heladas de Júpiter (Europa) y Saturno (Encélado) en nuestro sistema solar, se cree que estos mundos contienen océanos masivos debajo de una capa exterior helada, donde una combinación de fuerzas de marea y radiación podría permitir los tipos de vida que se encuentran en las partes más profundas de los océanos de la Tierra.

Los investigadores también dijeron que estos mundos helados pueden contener géiseres superficiales que arrojan parte de esa agua al espacio, donde los telescopios hechos por humanos podrían escanear esas columnas en busca de signos de vida extraterrestre.

LOS ASTROBIÓLOGOS AÑADEN MUNDOS HELADOS A SU LISTA

Desde el descubrimiento del primer exoplaneta en 1995, la mayoría de los esfuerzos para buscar vida en otros planetas se han centrado en mundos rocosos como la Tierra que orbitan dentro de la zona habitable de su estrella anfitriona, donde las temperaturas permitirían que existiera agua líquida en la superficie del planeta. Esto se debe a que prácticamente toda la vida en la Tierra utiliza agua líquida, y la Tierra es el único lugar donde definitivamente hemos encontrado vida.

Durante mucho tiempo también se creyó que prácticamente todas las formas de vida necesitaban luz solar. Sin embargo, los recientes descubrimientos de formas de vida en las partes más profundas de los océanos de la Tierra que prosperan en completa oscuridad han cambiado esos cálculos.

Apodados “extremófilos”, estos resistentes organismos reemplazan la energía luminosa que la mayoría de las formas de vida reciben del sol con energía térmica arrojada por las chimeneas volcánicas del fondo del océano. También reciben nutrientes vitales y otros compuestos orgánicos de estos respiraderos, los cuales también son fundamentales para la vida.

Estos descubrimientos han llevado a los astrobiólogos a redefinir dónde buscan vida fuera de la Tierra. Dos de los objetivos más tentadores son Europa y Encelado. Los científicos teorizan que las fuerzas de marea de sus planetas anfitriones y otras lunas combinadas con la energía de radiación generan suficiente energía térmica interna como para que estas lunas heladas puedan tener océanos de agua de mar debajo de sus caparazones helados.

En 2005, la misión Cassini de la NASA detectó géiseres de agua en erupción desde la superficie de Encelado, lo que respalda firmemente esas teorías. La agencia espacial incluso está evaluando misiones diseñadas para hacer volar naves espaciales a través de esas columnas y recolectar muestras de los océanos que se encuentran debajo.

la nasa identifica 17 mundos helados del tamano de la tierra potencialmente habitables incluidos dos vecinos cosmicos cercanos 1
Los géiseres fueron fotografiados en erupción desde la superficie de la luna Encelado de Saturno por la nave espacial Cassini de la NASA en 2009 (Crédito: NASA/JPL-Caltech/Space Science Institute).

Ahora, la NASA dice que ha detectado 17 mundos helados fuera de nuestro sistema solar que también pueden tener las órbitas y dinámicas adecuadas para mantener un océano de agua líquida debajo de una corteza exterior helada. Y al igual que Encelado y Europa, también pueden arrojar suficiente agua al espacio para que los humanos busquen signos de vida en ellos.

LAS MEDICIONES ENCUENTRAN 17 PLANETAS CANDIDATOS

Para tomar una decisión, el equipo analizó los más de 5.300 exoplanetas confirmados para encontrar los candidatos adecuados. El equipo buscó planetas del tamaño de la Tierra pero menos densos, aumentando las posibilidades de que estuvieran formados por hielo y agua en lugar de roca. También buscaron planetas que fueran mucho más fríos que la Tierra, aumentando las posibilidades de que estuvieran cubiertos de hielo.

A continuación, utilizando mediciones del brillo de la superficie y otros componentes topográficos de Encelado y Europa como puntos de referencia, el equipo intentó mejorar las estimaciones de temperatura para cada planeta. Combinados con el calentamiento estimado de cada planeta, estos cálculos permitieron a los investigadores estimar el espesor de la capa de hielo que cubre cada uno de estos mundos.

Al final, el equipo encontró 17 candidatos que no sólo encajaban en el perfil de mundos helados del tamaño de la Tierra, sino que tenían las órbitas adecuadas para generar el calentamiento interno necesario para tener agua líquida debajo de la superficie helada.

“Nuestros análisis predicen que estos 17 mundos pueden tener superficies cubiertas de hielo, pero reciben suficiente calentamiento interno debido a la desintegración de elementos radiactivos y las fuerzas de marea de sus estrellas anfitrionas para mantener los océanos internos”, dijo la Dra. Lynnae Quick del Centro de Vuelos Espaciales Goddard de la NASA en Greenbelt, Maryland. “Gracias a la cantidad de calentamiento interno que experimentan, todos los planetas de nuestro estudio también podrían presentar erupciones criovolcánicas en forma de columnas similares a géiseres”.

LOS TELESCOPIOS PODRÍAN ESCANEAR ESTOS PLANETAS EN BUSCA DE SIGNOS DE VIDA

Entre los más tentadores de estos 17 objetivos se encontraban los planetas Proxima Centauri b y LHS 1140 b. Esto se debe a que, a 4,2 y 48,8 años luz de distancia, respectivamente, son los más cercanos a la Tierra. Esta proximidad significa que ambos podrían ser escaneados por telescopios modernos.

En su estudio, que fue publicado en la revista Astrophysical Letters, el equipo de la NASA dice que los mejores telescopios podrían estudiar estos planetas directamente.

“Dado que nuestros modelos predicen que los océanos podrían encontrarse relativamente cerca de las superficies de Próxima Centauri b y LHS 1140 b, y su tasa de actividad de géiseres podría exceder la de Europa entre cientos y miles de veces, es más probable que los telescopios detecten actividad geológica en estos planetas”, dijo Quick.

Si uno de estos 17 planetas candidatos pasa por delante de su estrella anfitriona, los investigadores también dicen que podrían detectar la actividad de los géiseres desde la Tierra. Si hay vida dentro de los océanos subterráneos de estos planetas, la firma espectral de moléculas orgánicas y otras firmas químicas asociadas con la vida en la Tierra podrían revelar los primeros signos de vida fuera de nuestro planeta.

“Dado que los elementos y compuestos absorben luz en colores” característicos “específicos, el análisis de la luz de las estrellas permitiría a los científicos determinar la composición del géiser y evaluar el potencial de habitabilidad del exoplaneta”, explican.

F

 

Por jaime