dioses reptilianos del cielo y el misterio de las piedras azules una conexion cosmica

ancient reptilian god

A principios de la década de 1990, en medio de la agitación de la guerra civil de Sierra Leona, se produjo un descubrimiento sorprendente.  Los rebeldes, impulsados ​​por la sed de gemas preciosas, obligaron a los aldeanos a desenterrar lo que buscaban: diamantes de sangre.

 Sin embargo, en lo profundo de la Tierra, surgió un tesoro inesperado que desafió nuestra comprensión de la historia y nos dejó reflexionando sobre las enigmáticas figuras de Nomoli.

 Estas figuras, que miden entre 5 y 10 pulgadas de altura, tienen rasgos extraños y de reptil.  Algunos están elaborados con arcilla, mientras que otros con granito o piedra caliza.

 Representan figuras humanoides con cabezas de lagarto, cientos de ellas en total.  Según la leyenda local, los Nomoli representan a los dioses del cielo cuyo descenso del cielo convirtió parte del cielo en piedra y la hizo llover sobre la Tierra.

 Lo que se suma a este misterio son las extrañas piedras azules, conocidas como piedras del cielo, que se encuentran enterradas junto a las estatuillas de Nomoli.  Al principio, los arqueólogos descartaron estas piedras como meras curiosidades.

reptilian gods

Sin embargo, un análisis más profundo los dejó desconcertados.  Las creencias locales sugieren que estas piedras son fragmentos del mismo cielo que cayó con el Nomoli.
 ¿Podrían estas misteriosas piedras azules contener la clave para descubrir la verdad detrás de la leyenda de los Nomoli?  Para explorar esta posibilidad, recurrimos a una reunión intrigante que tuvo lugar en Seattle, Washington, en 2019.
 El teórico del antiguo astronauta David Childress se reunió con Jared Collins, un coleccionista e investigador de piedras celestes.  Collins poseía una colección de estas enigmáticas piedras descubiertas muy cerca de las estatuillas de Nomoli.  Pero ¿cómo se desenterraron estas piedras en los tiempos modernos?
 Todo comenzó en 1991, cuando un hombre llamado David Ledbetter estaba en Sierra Leona en una concesión minera, en busca de oro y diamantes.  Para su sorpresa, su tripulación de vez en cuando descubría estas peculiares piedras azules.  Sin embargo, a pesar de su singularidad, los geólogos siguen divididos sobre su origen y naturaleza.
 A lo largo de los años, estas piedras han sido sometidas a diversas pruebas, arrojando resultados contradictorios.  La falta de consenso entre los expertos no hace más que profundizar el enigma que los rodea.  ¿Podrían ser estas piedras de origen extraterrestre, como algunos especulan?

reptile gods

Para arrojar luz sobre este misterio, Childress y Collins buscaron la experiencia del renombrado geólogo profesor Peter Ward de la Universidad de Washington.  Su búsqueda de respuestas los llevó al IsoLab de la Universidad, donde esperaban finalmente desentrañar los secretos de las piedras del cielo.

 Las piedras, caracterizadas por su ligereza y su distintivo tono azul, presentaban un desafío desconcertante.  Las pruebas realizadas sobre ellos plantearon más preguntas que respuestas.  Algunos especularon que podría estar en juego un componente orgánico, ya que se detectaron altas concentraciones de nitrógeno.

 Cuando las muestras se sometieron a una serie de pruebas intensivas, los resultados dieron un giro inesperado.  El Dr. Ward notó que los hallazgos eran tan peculiares que realizaron las pruebas tres veces para garantizar su precisión y comentó: «Esto me da escalofríos».

 En una videoconferencia posterior, el Dr. Ward le reveló los sorprendentes resultados a Childress.  La presencia de nitrógeno en concentraciones tan altas les hizo reflexionar sobre la posibilidad de un origen extraterrestre.  ¿Podrían ser estas piedras restos de un meteorito o incluso un fragmento de una nave espacial?

 Si bien la respuesta sigue siendo difícil de alcanzar, una cosa es segura: el misterio de los Nomoli y las enigmáticas piedras azules sigue cautivando nuestra imaginación.  A medida que los científicos e investigadores profundizan en esta conexión cósmica, esperamos ansiosamente el día en que finalmente se desvelen los secretos de estos antiguos artefactos, arrojando luz sobre un antiguo enigma que desafía la comprensión convencional.

F

Por jaime