destacado biologo explica por que sentimos cuando alguien nos mira la espalda¿Alguna vez has sentido que te estaban observando desde algún lugar? Esto le ha pasado a casi todo el mundo. En realidad, este es un fenómeno universal para la mayoría de las personas.

Más del 80% de las mujeres y casi tres cuartas partes de los hombres encuestados en el Reino Unido, Estados Unidos y Escandinavia dijeron que habían experimentado este fenómeno y se dieron vuelta y descubrieron que alguien realmente los estaba mirando.

Numerosos estudios han demostrado que esta sensación puede reproducirse en estrictas condiciones de laboratorio. Y aquellas personas cuya profesión es observar a alguien: fotógrafos, detectives e incluso francotiradores, dijeron que repetidamente notaron cómo su objetivo sentía su mirada sobre ellos, se daba vuelta y notaba su observación.

Esta habilidad puede mejorar con la práctica. Algunos profesores de artes marciales incluso entrenan específicamente a sus alumnos para que sean más sensibles a las miradas hacia atrás y determinen con precisión de dónde vienen.

La gente conoce este fenómeno desde hace mucho tiempo. A los niños se les enseña desde una edad temprana que “mirar fijamente” a los demás es de mala educación porque hace que las personas a las que se mira se sientan incómodas. Y la mayoría de los adultos comprenden la verdad de esto y evitarán mirar de cerca a alguien por temor a sentirlo.

Que te pillen mirando a un extraño es incómodo, un error social común en casi todas las culturas. Al mismo tiempo, la ciencia oficial suele rechazar esto como superstición o «creencia en la magia», clasificando este fenómeno como «fenómenos paranormales», ignorándolo o ridiculizándolo.

destacado biologo explica por que sentimos cuando alguien nos mira la espalda 1
Rupert Sheldrake

Sin embargo, el biólogo, bioquímico y parapsicólogo británico Rupert Sheldrake confía en que en realidad no hay nada mágico en este fenómeno, sólo que todavía no sabemos completamente cómo funcionan nuestro cerebro y nuestro cuerpo.

“Soy biólogo. Y estoy convencido de que este fenómeno no sólo es digno de un estudio serio, sino que podría ayudarnos a descubrir secretos básicos notables sobre la forma en que funciona nuestro cerebro.

“Estoy lejos de ser el único investigador que investiga esto. Desde finales de los años 1980 se han llevado a cabo numerosos experimentos de “mirada directa”. Por lo general, esto implica que las personas trabajen en parejas, una con los ojos vendados y sentada de espaldas a la otra.

“Los sujetos tienen que adivinar rápidamente, en menos de 10 segundos, si están siendo observados o no. La secuencia de pruebas de «mirar» y «no mirar» es aleatoria, y una sesión consta de 20 pruebas, que duran aproximadamente 10 minutos.

“Es un experimento ideal para las escuelas y se ha popularizado gracias a los informes de la revista New Scientist, de la BBC y del canal Discovery. Los resultados también se han publicado en revistas científicas.

“Ha surgido un patrón a lo largo de decenas de miles de ensayos. La gente tiene razón alrededor del 55 por ciento de las veces, mucho mejor que las conjeturas fortuitas. En un experimento realizado en un centro científico de Ámsterdam participaron unos 40.000 participantes”.

Los niños eran especialmente buenos percibiendo. Según Sheldrake, en una escuela alemana, los estudiantes de 8 y 9 años mostraron una tasa de acertijos del 90%. La pregunta principal es: ¿cómo? ¿Cómo sabemos que estamos siendo observados, qué sentimiento nos advierte de ello?

La ciencia no tiene una respuesta definitiva, pero después de más de 20 años de experimentos y estudios de casos, Sheldrake confía en tener la respuesta. La sensación de ser observado es “dirigida”.

Es decir, cuando sientes que alguien te está mirando, también tienes una fuerte intuición sobre dónde está: detrás de ti, a un lado o encima de ti. Esto significa que mirar fijamente es más como un sonido: una vez que eres consciente de ello, también eres consciente de dónde viene. Sabemos que el sonido viaja en ondas a través del aire y nuestro cerebro lo percibe a través de nuestros oídos. Entonces, ¿qué parte de nuestro cuerpo percibe la sensación de ser observado?

La primera y más obvia versión asume que el sensor es nuestra piel. Pero la mayoría de nosotros estamos completamente vestidos en público y muchas personas tienen el cabello que cubre completamente la parte posterior de la cabeza.

Al mismo tiempo, para la sensación de mirar hacia atrás, parece no importar si llevas una bufanda o tienes el cuello levantado, si tienes las manos abiertas o si estás envuelto en un abrigo y guantes.

Según Sheldrake, en realidad tiene algo que ver con la presencia de un campo electromagnético débil alrededor de nuestro cuerpo.

“Nuestros cuerpos, especialmente nuestro cerebro, generan electricidad. Así es como funciona un ECG o un electroencefalograma: unos electrodos colocados en el cráneo captan el campo eléctrico generado por la actividad en el cerebro.

“Mi mejor teoría, y esto todavía es especulativo, es que nuestro propio campo electromagnético registra una perturbación cuando la gente nos mira. No somos conscientes de ello: el fenómeno ocurre a un nivel subconsciente o inconsciente, pero el «biocampo» lo capta.

“Y eso plantea otra pregunta: ¿qué es exactamente lo que el cuerpo siente?

“La teoría convencional de la vista es que es algo pasivo y tratado internamente. La luz rebota en un objeto y llega a la pupila de los ojos, a las retinas.

“Esta señal es traducida por el cerebro, que genera una imagen que en realidad está encerrada dentro de nuestro cráneo, aunque la percibimos como si estuviera fuera de nosotros y alrededor.

“Los neurocientíficos no pueden explicar completamente cómo nuestras células nerviosas hacen que esto suceda, aunque la teoría básica es ampliamente aceptada en la ciencia. Afirma que cada uno de nosotros lleva dentro de nuestra cabeza una imagen del mundo en constante cambio, aunque esta se desvanece, por supuesto, tan pronto como cerramos los ojos.

Esta es la teoría de la ‘intromisión’, el movimiento hacia adentro de la luz seguido de la creación de ‘representaciones’, como visualizaciones de realidad virtual dentro de nuestras cabezas.

“El proceso no sólo no se comprende completamente, sino que además es contrario a la intuición. La forma en que funciona nuestra percepción es tan vívida y concreta que realmente parece como si estuviéramos experimentando el mundo real que nos rodea, en lugar de reconstruir la realidad visual en nuestro cerebro”.

El Dr. Rupert Sheldrake es biólogo y autor de más de 100 artículos técnicos en revistas científicas y nueve libros. Para obtener más información, visite sheldrake.org.

Para compartir sus propias historias de cómo fue observado, envíe un correo electrónico al Dr. Sheldrake a [email protected]. Está particularmente interesado en conocer las respuestas direccionales al ser observado a través de CCTV o espejos.

F

 

Por jaime