A lo largo de los últimos meses de 2004, una inquietante serie de avistamientos y fenómenos misteriosos han estado desconcertando a los habitantes de Himachal Pradesh, una región en las estribaciones del Himalaya, cercana a la frontera entre India y China. Informes de avistamientos de ovnis sobre glaciares inaccesibles han dejado perplejos tanto a los residentes locales como a los círculos militares en ambos lados de la frontera.

Los medios de comunicación han divulgado imágenes y relatos de enormes cilindros brillantes con una luz carmesí, suspendidos sobre los picos de las montañas, proyectando un aura inquietante sobre el cielo nocturno. Estos cilindros, de cientos de metros de largo, han sido vistos en posiciones tanto horizontales como verticales, reflejando la luz del sol y generando gran curiosidad entre los observadores.

Testimonios reportan que desde estas estructuras se desprenden grandes ovnis triangulares acompañados de pequeños discos, ascendiendo y descendiendo rápidamente desde los glaciares hasta las aldeas locales. Incluso geólogos indios han afirmado haber presenciado actividades inusuales, incluyendo avistamientos de extrañas criaturas en un área de aproximadamente 100 kilómetros cuadrados en la región.

El misterio se intensificó cuando pilotos de helicópteros que patrullaban la zona revelaron que evitaban ciertas áreas debido a anomalías en los instrumentos de navegación y señales de interferencia de radio, indicando la posible presencia de entidades extraterrestres. Los informes de militares indios sugieren la construcción de una potencial base subterránea por parte de seres de otro mundo en las alturas del Himalaya, aunque oficialmente se limitan a decir que están monitorizando la presencia de los objetos identificados como OVNIs.

La preocupación china no se queda atrás, ya que han observado una alta actividad ovni y movimientos de la Fuerza Aérea de la India cerca de la frontera. Este incremento de actividad llevó a un despliegue de tanques T-80 por parte del comando chino, pero su avance se detuvo abruptamente debido a la formación de un gran lago en la zona, un lago que antes no existía.

Los medios indios manifestaron su inquietud por la concentración de tanques chinos cerca de la frontera y especularon sobre la repentina aparición del lago como resultado del derretimiento de un glaciar, posiblemente influenciado por la presencia extraterrestre. Sin embargo, tanto India como China se negaron a investigar el incidente, que luego, de manera igualmente misteriosa, desapareció.

Estos acontecimientos han suscitado un debate político en la India sobre la divulgación de información sobre ovnis y la posible presencia extraterrestre. Aunque India no forma parte del Consejo de Seguridad de la ONU y no está obligada a mantener el silencio sobre este tipo de asuntos, la revelación de estos hechos podría generar impactos significativos a nivel mundial y comprometer la posición de la India en la comunidad internacional y su posible ingreso al Consejo de Seguridad.

Algunos analistas señalan que los eventos más destacados parecen estar centrados en el valle de Ladakh, una región rodeada por las cadenas montañosas más altas del Himalaya, donde se han registrado aterrizajes frecuentes de ovnis y actividad militar intensificada.

La situación plantea una serie de interrogantes sobre el pasado de la India, su conexión con la antigua tecnología descrita en textos sánscritos y la posible repetición de eventos mitológicos que involucran contactos extraterrestres y tecnología avanzada en el pasado del país. Sin embargo, la incertidumbre persiste sobre las intenciones y propósitos de estos presuntos visitantes cósmicos en la región del Himalaya.

  ¿Te gusto la noticia compártela en tus redes sociales.
F

 

Por jaime