retirado mario woods de la usaf testifico sobre aaro del pentagono abduccion extraterrestre y encuentro con seres altos

Durante la reciente audiencia pública sobre ovnis, varios funcionarios de alto rango se presentaron para testificar ante el Congreso sobre sus encuentros con objetos voladores no identificados.  Uno de estos testimonios fue proporcionado por el ex sargento de la Fuerza Aérea de EE. UU. Mario Woods.  En la década de 1970, mientras estaba destinado en la Base de la Fuerza Aérea Ellsworth en Dakota del Sur, tuvo una experiencia notable que involucró luces deslumbrantes que parecían ser OVNIs y un encuentro con extraterrestres altos.  El capitán Michael Johnson, su oficial al mando, también fue testigo de este misterioso incidente junto a él.

 Este evento en particular tuvo un profundo impacto en Mario Woods, remodelando su perspectiva sobre los fenómenos extraterrestres.  Marcó su primer encuentro con algo parecido a un encuentro cercano del tercer tipo.  El incidente atrajo mucha atención y llegó a ser conocido como el Caso OVNI de Ellsworth, convirtiéndose en uno de los casos más famosos de su tipo.  Lue Elizondo, un ex funcionario del Pentágono, llevó a cabo una investigación en profundidad sobre uno de los encuentros OVNI de Mario Woods.

¿Quién era Mario Woods?

Mario Woods sirvió en la Fuerza Aérea de los Estados Unidos hasta 1983, antes de embarcarse en una carrera en el Departamento de Energía de los Estados Unidos (USDOE) en instalaciones de producción de la industria nuclear.  Su trayectoria comenzó como inspector de seguridad en General Electric Neutron Device en Florida, donde era responsable de salvaguardar los materiales nucleares.

Mario Woods

Mario Woods

Más tarde, asumió el papel de guardia personal de un científico en el Laboratorio Nacional de Los Álamos en Nuevo México, un reconocido centro de investigación nuclear de vanguardia.  Mario Woods también contribuyó con su experiencia en el Complejo de Seguridad Nacional Y-12 en Tennessee y en la históricamente significativa Instalación de Difusión Gaseosa K-25, que jugó un papel vital en el enriquecimiento de uranio durante la era del Proyecto Manhattan.

 Durante su servicio como teniente e inspector de seguridad, Mario Woods obtuvo una autorización Q, que le otorgaba acceso a información clasificada.  En 1986, dejó su puesto en el USDOE, decisión influenciada por la reducción de personal dentro de la organización.

Abducción extraterrestre de mario woods

 Mario Woods fue miembro del equipo de la USAF estacionado en la Base de la Fuerza Aérea Ellsworth en Dakota del Sur de 1975 a 1983. En el año 1977, una noche, alrededor de las 10:45, el equipo de Mario Woods recibió una alerta de infracción.  La alarma de los oficiales de control de lanzamiento indicó que algo inusual había activado la alarma exterior en un silo de misiles con el nombre en clave «5 de noviembre».  Al reconocer la amenaza potencial, Mario Woods informó rápidamente de esta violación de seguridad a su capitán, Michael Johnson.

Illustration Of UFO by Mario Woods

Ilustración de extraterrestres de Mario Woods

Se les ordenó rápidamente que investigaran la situación, por lo que se dirigieron a la zona cercana al silo de misiles de la autopista 79. Cuando llegaron, sintieron que algo estaba fuera de lo común.  El cielo nocturno estaba bañado por un brillo espeluznante, lo que sugiere la presencia de un fenómeno aéreo no identificado (UAP).  Todo el cielo parecía un sol naciente.  Al girar, vieron un OVNI flotando a sólo 5 a 10 pies sobre el suelo.

 Mario Woods describió el objeto como una esfera perfectamente circular, elaborada a partir de un solo material sin costuras ni juntas visibles.  Era de un tamaño inmenso, parecido a un gran edificio.  Al emitir luz se observó un componente gaseoso, y también emitió un humo incandescente que envolvió su entorno.  Mientras Mario Woods y su capitán, Michael Johnson, observaban este fenómeno desde su camión militar, experimentaban una sensación de malestar en el ambiente.  El humo emitido por el OVNI dificultaba la respiración y Michael Johnson dejó de responder, obsesionado con el OVNI.

 En un movimiento valiente, Mario Woods agarró su linterna y la dirigió hacia el interior del OVNI, permitiéndoles ver el interior y facilitando la respiración a medida que la concentración del gas circundante se disipaba.  Sin embargo, el abrupto regreso a la normalidad hizo que se desplomara en su asiento.  Woods perdió el conocimiento poco después.

 Cuando Mario Woods recuperó el conocimiento, se sorprendió al escuchar una transmisión de radio dirigida a su distintivo de llamada, «1 de noviembre», desde Wing Security Control (WSC).  Quedó perplejo por su situación y se dio cuenta de que su camión se había movido misteriosamente desde las cercanías del “5 de noviembre” hasta Newell Lake, un lugar entre 5 y 7,5 millas de distancia.  Su vehículo era el único presente en el terreno embarrado, sin huellas de neumáticos ni ninguna otra indicación de su viaje.  Mario Woods no recordaba cómo habían llegado a este nuevo lugar y no tenía cuenta de las horas que habían pasado.

 En respuesta, Woods se comunicó con WSC y solicitó ayuda, brindándole información sobre su entorno.  Finalmente llegó un escuadrón de alerta de respaldo y les ordenó que esperaran.  Woods intentó comunicarse con Johnson, pero no respondió.  Con la ayuda de otro miembro del equipo, trasladaron a Johnson al asiento del pasajero.  Mario Woods y Johnson fueron relevados de sus armas y escoltados de regreso a la base principal por el equipo de alerta de respaldo.

Illustration Of UFO by Mario Woods

Ilustración de extraterrestres de Mario Woods

A su regreso, los llevaron a la oficina del comandante del ala, donde interrogaron a Mario Woods sobre el suceso.  Describió el enorme tamaño del objeto y reiteró su falta de comprensión sobre cómo terminaron en la nueva ubicación.  Posteriormente, Woods fue enviado al hospital de la base para un examen médico, que fue ordenado por el comandante del ala.  Durante el examen, los médicos descubrieron quemaduras en la cabeza y la mano de Woods.  También recogieron una muestra de piel, que se colocó en un vial y se almacenó en una bandeja de plata.  Lamentablemente, Mario Woods nunca fue informado de ningún informe o hallazgo relacionado con la muestra de piel.

 Dos semanas después, Johnson visitó a Woods y discutieron todo el incidente ovni.  Woods señaló que el encuentro había dejado a Johnson profundamente temeroso y traumatizado.  Sin embargo, esta conversación marcó la última vez que se vieron.  Todo el incidente tuvo un impacto duradero en Mario Woods, tanto física como psicológicamente, y continuó afectando su vida diaria hasta el día de hoy.

Encuentro con extraterrestres altos

 Mario Woods buscó la ayuda de la hipnosis para recordar los hechos ocurridos durante las cuatro horas perdidas de su encuentro.  Durante una entrevista en el podcast Earthfiles con Linda Moulton Howe, Woods compartió un relato vívido e inquietante de lo que recordaba.

 Según Woods, mientras él y Johnson estaban en su camión militar, fueron testigos de una esfera negra acercándose al parabrisas.  Esta esfera se comunicaba con ellos telepáticamente, asegurándoles que no tuvieran miedo.  Después de esto, Woods describió haber visto un túnel del que emergieron dos pequeños extraterrestres, seguidos por un extraterrestre más alto e imponente.

Illustration Of aliens by Mario Woods

Ilustración de extraterrestres de Mario Woods
Illustration Of aliens by Mario Woods
Ilustración de extraterrestres de Mario Woods

Los seres más pequeños medían entre 4,0 y 4,5 pies de altura y vestían uniformes grises, mientras que el ser más grande vestía un traje gris más oscuro.  El alienígena más alto se destacó por su apariencia áspera e intimidante, pómulos más altos y una mandíbula más estrecha y saliente.  Tenían tres dedos y un pulgar en cada mano y, a diferencia de las representaciones típicas de criaturas reptiles, carecían de escamas y tenían un tono de piel gris azulado pálido que tendía al verde azulado.

 Woods también notó que experimentó una forma de comunicación que parecía pensamientos dentro de sus tímpanos mientras estaba dentro del camión con las ventanas cerradas.  Esta comunicación le aseguró que no tendría miedo.  Las sorprendentes diferencias en los rasgos faciales del extraterrestre más alto y de los seres más pequeños llamaron su atención.

 A medida que avanzaba el encuentro, Woods tuvo un episodio momentáneo en el que se desmayó o perdió el conocimiento.  Durante este tiempo, tuvo una profunda experiencia introspectiva que le pareció una rápida revisión de su vida.  Recuerdos y pensamientos inundaron su mente, incluidas reflexiones sobre toda su existencia y la pérdida de seres queridos.  Esta intensa experiencia lo afectó profundamente, planteando profundas preguntas sobre la naturaleza de la vida y la existencia.

 El encuentro no terminó ahí;  Woods recordó que lo sacaron del vehículo y se encontró en un lugar oscuro, frío y desconocido, abrumado por la soledad y el miedo.  Cuando se le preguntó sobre el significado o el propósito de esta revisión de vida, Woods admitió que se quedó sin palabras.

 En resumen, el relato de Mario Woods sobre su encuentro con entidades alienígenas es vívido y desconcertante, y le deja recuerdos duraderos y una profunda sensación de lo desconocido.  Tales encuentros plantean preguntas sobre las intenciones y objetivos de estos seres y los efectos duraderos que pueden tener en las personas que los experimentan.

F

Por jaime