resto de los olvidados por gabriel bs d9db7cb

Existe un documento sumamente interesante denominado Manuscrito 512, ubicado en la Biblioteca Nacional de Brasil en Río de Janeiro. Menciona cómo un grupo de exploradores se topó con una antigua ciudad en ruinas en el este de Brasil en 1753.

Esta “magnífica ciudad de piedra” no se parecía a ninguna otra ciudad que hubieran visto jamás, con una arquitectura que recordaba a la de la antigua Grecia y escritos misteriosos que no eran nativos de la región. 


Ubicado en la sección de manuscritos de la Biblioteca Nacional de Río de Janeiro en Brasil encontramos un antiguo documento que data del siglo XVIII titulado “ El manuscrito 512 ”, que cuenta una increíble historia de una ciudad perdida en el Amazonas, con escritura ptolemaica. y arquitectura similar a la de la antigua Grecia.

Este antiguo documento habla del descubrimiento de una antigua ciudad de casas de piedra y magníficas calles anchas, pero no de casas de piedra y calles cualquiera: casas y calles de estilo mediterráneo.

Los textos antiguos describen, entre muchos otros detalles, cómo una expedición desconocida descubrió una ciudad antigua como ninguna otra en la región, con marcas del griego ptolemaico y una arquitectura que recuerda a la de la antigua Grecia o Roma.

restodelforgottenbygabrielbs-ddbcb - “Manuscrito 512”, un texto antiguo que menciona una 'ciudad de tipo mediterráneo' perdida en el Amazonas
El resto de los olvidados de  GabrielBStiernstrom

Según el Manuscrito 512, escrito como si fuera una carta, una expedición de bandeirantes portugueses se internó en el sertón (una vasta región del noreste de Brasil) en busca de las minas de Muribeca, una versión brasileña de El Dorado.

Muribeca es el apodo de un descendiente de un náufrago llevado por los indios llamado Diogo Álvares.

El caso es que buscando esa versión brasileña de El Dorado, los expedicionarios se toparon con una antigua ciudad devorada por la selva que los dejó extasiados: grandes edificios, caminos empedrados, arcos, relieves, estatuas… Al parecer, incluso avistaron una canoa con dos hombres de tez blanca y vestidos a la europea que huyeron al verlos.

Las casas de la ciudad, todas muy bien decoradas, estaban abandonadas desde hacía mucho tiempo y no tenían ningún mueble en su interior. La descripción de la ciudad tiene características de diferentes civilizaciones de la antigüedad, especialmente griega y romana, aunque también contiene detalles no identificados o sin asociación. Así, el autor señala que todas las casas de la ciudad, por su regularidad y simetría, parecían una sola, como si fueran de un solo dueño.

El enigmático texto del manuscrito se completa con curiosos detalles, como la documentación del hallazgo de una bolsa con monedas de oro con la silueta de un arquero y una corona, o la reproducción de jeroglíficos copiados de varios rincones de la ciudad, que algunos dicen desnudos. una extraña similitud con las letras griegas y fenicias.

El acceso al manuscrito original es extremadamente limitado en la actualidad, aunque una versión digital estuvo disponible con la actualización digital de la Biblioteca Nacional.

A continuación se muestra una traducción del Manuscrito 512; algunas partes del texto se han perdido.

FawcettsManuscriptlarge - “Manuscrito 512”, un texto antiguo que menciona una 'ciudad de tipo mediterráneo' perdida en el Amazonas
Aquí se ve la primera página del texto original brasileño titulado Manuscrito 512.

Relación Histórica de una escondida y gran ciudad de fecha antigua, sin habitantes, que fue descubierta en el año 1753.

En América…………nos interiores…….años contiguos (al lado del)….Mestre de Can…………………………..y su banda (commitiva), Habiendo viajado durante diez años por las tierras salvajes (sertoes) para ver si podíamos localizar las famosas minas de plata del Gran Moribecca (a quien, por culpa de un Gobernador, no se le concedieron cartas de patente, porque el Gobernador quería tomar las minas de plata para él y su gloria, y él, el Moribecca, estuvo prisionero en Bahía, hasta que murió, lo que se hizo para sonsacarle la ubicación de las minas de plata. Este relato llegó a Río de Janeiro, en principios del año 1754…”

“Después de largas y fatigosas andanzas, incitadas por la insaciable sed de oro, y casi perdida cordillera de montañas, tan altas que se acercaban a la región etérea (chegavdo a regido etherea), y servían de trono a los vientos, bajo las estrellas. ; su brillo, desde lejos, excitaba nuestro asombro y admiración, principalmente cuando el sol que brillaba sobre ellos convertía en fuego los cristales de que estaban compuestas las rocas. La vista era tan hermosa que nadie podía apartar la vista de los reflejos. Comenzó a llover antes de que nos acercáramos lo suficiente para notar estas maravillas cristalinas, y vimos arriba… El espectáculo eran rocas desnudas y estériles, las aguas se precipitaban desde las alturas, espumosas blancas, como nieve, golpeadas y convertidas en fuego por los rayos del sol, como rayos. Encantados por las agradables vistas de….mezclados….brillaban y brillaban….de las aguas y la tranquilidad….del día o del clima (do tempo), decidimos investigar estas prodigiosas maravillas de la naturaleza, extendidas ante nosotros, al pie de las montañas, sin obstáculos de bosques o ríos que nos dificulten cruzarlos. Pero cuando caminamos al pie de la cordillera no encontramos ningún camino abierto ni paso hacia los rincones de estos Alpes y Pirineos del Brasil. Así que de esta desilusión resultó para nosotros una tristeza inexplicable.

“Nos cansamos y pensamos volver sobre nuestros pasos, al día siguiente, cuando sucedió que uno de nuestros negros, recogiendo palos secos, vio un venado blanco (hum veado branco), y, por ese accidente, mientras huía , descubrió un camino entre dos sierras, que parecía haber sido hecho por el hombre y no obra de la Naturaleza. Este descubrimiento nos alegró mucho y comenzamos a ascender por el camino, pero encontramos una gran roca que se había caído y se había roto en pedazos en un lugar donde, juzgamos, una calcada había sido violentamente levantada en algún lugar lejano. día libre. Pasamos unas buenas tres horas en el ascenso de ese antiguo camino, fascinados por los cristales, ante los cuales nos maravillamos, mientras ardían y centelleaban con muchos colores centelleantes en las rocas. Nos detuvimos en la cima del paso que atraviesa la montaña.

“Desde allí, extendidos ante nuestros ojos, vimos en campo raso mayores espectáculos (demonstracoes) para nuestra visión de admiración y asombro. A la distancia como de una legua, según juzgamos, vimos una gran ciudad (povoacao grande), y estimamos, por la extensión y vista de ella, que debía ser alguna ciudad de la corte del Brasil; inmediatamente descendimos el camino hacia el valle, pero con mucha precaución…..serían, en igual caso, ordenados explorar……por calidad y…………si tan bien como habían notado……..humo ( fumines (?)), siendo ese uno de los signos o vestigios evidentes del lugar (povoacao).

“Durante dos días estuvimos esperando, dudando si enviar exploradores, para alcanzar el fin que anhelábamos, y solos, esperamos hasta el amanecer, con grandes dudas y confusa perplejidad de espíritu, tratando de adivinar si en la ciudad había gente. Pero nos quedó claro que no erais habitantes. Un indio de nuestros bandeirantes decidió, después de dos días de vacilación, arriesgar su vida en la exploración por precaución; pero regresó, sorprendiéndonos al afirmar que no había conocido a nadie; ni pude descubrir pasos ni rastros de persona alguna. Esto nos confundió tanto que no podíamos creer que veíamos viviendas o edificios, y así, todos los exploradores en un cuerpo, siguieron los pasos del indio…….”

“Ahora vieron por sí mismos que era cierto que la gran ciudad estaba deshabitada. Por lo tanto, todos decidimos entrar en el lugar, con nuestras armas listas para su uso instantáneo, al amanecer. A nuestra entrada no encontramos a nadie que nos obstruyera el paso, y no encontramos otro camino excepto el que conducía a la ciudad muerta. Por éste entramos bajo tres arcos de gran altura, siendo el arco del medio el mayor, y los dos de los lados pequeños; bajo el gran y principal arco distinguimos letras que no pudimos copiar debido a su gran altura sobre el suelo.

“Detrás había una calle tan ancha como los tres arcos, con aquí y allá casas de muy grandes dimensiones, cuyas fachadas de piedra esculpida, ya ennegrecidas por el tiempo; solo……..inscripciones, todas abiertas al día (todos aberias)…..disminuciones de…….observándose, por la regularidad y simetría con sus terrazas abiertas al día, sin una sola teja; porque las casas tenían, algunas de ellas, pisos quemados; otros grandes losas.

“Entramos con temor y temblor en algunas casas, y en ninguna encontramos vestigios de muebles u objetos móviles por los cuales o cuyo uso pudiéramos adivinar la clase de gente que había habitado en ellas. Todas las casas estaban a oscuras por dentro, y apenas podía penetrar la luz del día, ni siquiera en sus momentos más tenues, y, como las bóvedas devolvían los ecos de nuestras palabras, el sonido de nuestras voces nos aterrorizaba. Entramos en la ciudad extraña y llegamos a un camino (calle: rua) de gran longitud, y una plaza (uma praca regular) bien dispuesta, además, en ella, y en medio de la plaza una columna de Piedra negra de extraordinaria grandeza, en cuya cima se encontraba la estatua de un hombre (homen ordinario: ni un dios, ni un semidiós) con una mano en la cadera izquierda y el brazo derecho extendido, apuntando con el dedo índice hacia el norte. polo; y cada esquina de dicha plaza es un obelisco como los de los romanos, pero ahora muy dañados y hendidos como por rayos.

“Al lado derecho de la plaza hay un edificio soberbio, como si fuera la casa principal de algún gran señor del país; hay un gran salón (saldo) en la entrada, pero aún estando asombrados y asustados, no todos entramos en la casa…….siendo tantos y los……retirados para formar algunos………ed nos encontramos con un… ..masa extraordinaria……..le resultó difícil levantarla……………….

“Los murciélagos eran tan numerosos que revoloteaban en enjambres alrededor de los rostros de nuestra gente, y hacían tanto ruido que era asombroso. Sobre el pórtico principal de la calle hay una figura en medio relieve, tallada en la misma piedra, y desnuda de cintura para arriba, coronada de laurel, que representa a una persona de años juveniles, sin barba, con una faja alrededor. él, y una prenda interior (um fraldelim) abierta por delante a la altura de la cintura, debajo del escudo (escudo) de esta figura se encuentran ciertos personajes, ahora muy desfigurados por el tiempo, pero distinguimos lo siguiente:

Imagen - “Manuscrito 512”, un texto antiguo que menciona una 'ciudad de tipo mediterráneo' perdida en el Amazonas

“Al lado izquierdo de la plaza hay otro edificio totalmente arruinado, y los vestigios que quedan bien muestran que fue un templo, por lo que aún queda en pie de su magnífica fachada, y ciertas naves de piedra, que se mantienen enteras. Ocupa mucho terreno, y en las salas en ruinas se ven obras de gran belleza, con otras estatuas de retratos incrustadas en la piedra, con cruces de diversas formas, curvas (arcos (?) corvos) y muchas otras figuras que tardarían demasiado en describir aquí.

“Más allá de este edificio, una gran parte de la ciudad yace completamente en ruinas y enterrada bajo grandes masas de tierra y espantosas grietas en el suelo, y en toda esta extensión de absoluta desolación no se ve hierba, hierba, árbol o planta. producido por la naturaleza, pero sólo montañas de piedras, algunas en bruto (es decir, sin trabajar), otras trabajadas y talladas, por lo que entendimos……..ellos……porque nuevamente entre……de……cadáveres que……….y parte de este infeliz………..y derribado, tal vez, por algún terremoto.

“Frente a esta plaza corre muy velozmente un río caudaloso y ancho, de amplias riberas, que eran muy agradables a la vista: tenía once o doce brazas de ancho, sin contar las vueltas, claro y desnudo en su fondo. riberas de arboledas, como de árboles y de troncos que a menudo caen en las inundaciones. Sondamos sus profundidades y encontramos que las partes más profundas eran de quince o dieciséis brazas. Más allá, el país se compone enteramente de campos muy verdes y florecientes, tan floridos con una variedad de flores que parecía como si la Naturaleza, más atenta a estas partes, se hubiera propuesto crear los más bellos jardines de Flora: nosotros también contemplamos , con admiración y asombro ante ciertos lagos cubiertos de arrozales silvestres de los que nos aprovechamos, y también ante las innumerables bandadas de gansos que se reproducían en estos fértiles campos; pero habría sido difícil sondear sus profundidades con la mano sin una vara de sondeo.

“Tres días viajamos río abajo, y tropezamos con una catarata (uma catadupa) de tal estruendo y conmoción de aguas espumosas, que supusimos que las desembocaduras del tan comentado Nilo no podrían haber causado más alboroto o estruendo, o ofreció más resistencia a nuestro futuro progreso. Después, el río se extiende tanto desde esta cascada que parece un gran Océano (qui parece un gran Océano). Está todo lleno de penínsulas, cubiertas de hierba verde, con arboledas, aquí y allá, que hacen…………súplicas………………Aquí encontramos…………………….a falta de ella. , nosotros………………………….la variedad de caza………………muchos seres creados sin cazadores que los cazaran y persiguieran.

“En el lado oriental de esta catarata encontramos varios huecos subterráneos (subcavoes) y agujeros espantosos, y probamos sus profundidades con muchas cuerdas; pero, después de muchos intentos, nunca pudimos sondear sus profundidades. Encontramos, además, ciertas piedras rotas y tiradas en la superficie del suelo, tiradas hacia abajo, con barras de plata (crevadas de prata) que pudieron haber sido extraídas de las minas que en aquel tiempo estaban abandonadas.

 “Entre estas cavernas (furnas) vimos algunas cubiertas con una gran losa, con las siguientes figuras talladas en ella, que sugieren un gran misterio. Son los siguientes:

Imagen - “Manuscrito 512”, un texto antiguo que menciona una 'ciudad de tipo mediterráneo' perdida en el Amazonas

“Sobre el pórtico del templo vimos, además, las siguientes formas:

Imagen - “Manuscrito 512”, un texto antiguo que menciona una 'ciudad de tipo mediterráneo' perdida en el Amazonas

“A un tiro de cañón de la ciudad abandonada se encuentra una construcción tipo casa de campo, con un frente de 250 pies. Se accede a ella por un gran pórtico, del que parte una escalera construida con puerta que comunica con dicha gran cámara. Cada habitación tiene su tromba marina (o fuente: bica de agua)…………………….la cual se junta con el agua………………en el patio exterior…………..columnadas en el sur…………cuadrado y diseñado a mano, sobresaliendo con los siguientes personajes:

Imagen - “Manuscrito 512”, un texto antiguo que menciona una 'ciudad de tipo mediterráneo' perdida en el Amazonas

“De allí, dejando aquella maravilla, bajamos a las orillas del río para ver si hallábamos oro, y sin dificultad vimos en la superficie del suelo un hermoso sendero que prometía grandes riquezas, además de oro, como de plata: nos maravillamos de que este lugar hubiera sido abandonado por quienes antes lo habitaban; porque, a pesar de todas nuestras cuidadosas investigaciones y gran diligencia, no habíamos encontrado a nadie en este desierto que pudiera hablarnos de esta deplorable maravilla de una ciudad abandonada, cuyas ruinas, estatuas y grandeza atestiguaban su antigua población, riqueza y su floreciente en los siglos pasados; mientras que hoy está habitada por golondrinas, murciélagos, ratas y zorros, que, alimentados por innumerables enjambres de gallinas y gansos, han llegado a ser más grandes que un perro de muestra. Las ratas tienen la cola tan corta que saltan como pulgas y no corren ni caminan, como lo hacen en otros lugares.

“En este lugar, la banda se separó, y una compañía, unida a otras, partió hacia adelante y, después de nueve días de marcha, vieron a lo lejos, en la orilla de una gran bahía (enseada) en la que se extiende el río, una canoa con unas personas blancas, de largo cabello negro y suelto, vestidos como europeos……………….un disparo hecho como señal a………………..porque habían escapado. Tenían……………………peludos y salvajes…………………….su cabello es trenzado y usan ropa.

“Uno de nuestra compañía, llamado Joao Antonio, encontró en las ruinas de una casa una moneda de oro, de forma esférica, mayor que nuestra moneda brasileña de 6.400 reis: en un lado había una imagen o figura de un joven arrodillado; del otro, un arco, una corona y una flecha (setta), cuyas monedas dudamos de haber encontrado muchas en la ciudad abandonada; ya que fue derribada por un terremoto, que no dio tiempo, por lo repentino que fue su inicio, a llevarse objetos preciosos; pero necesita un brazo muy poderoso para remover la basura acumulada durante tantos años, como vimos.

“Se le envía esta noticia Señoría desde el interior de la provincia de Bahía y desde los ríos Para-oacu y Una, y asegurándole que no daremos información a persona alguna; porque consideramos que los pueblos están vacíos de gente y de propietarios de barcos. Pero he entregado a Su Señoría la mina que hemos descubierto, recordándole lo mucho que se le debe.

“Suponiendo que de nuestra banda, uno de nuestra compañía saliera, en este momento, con una pretensión diferente…..puede, con gran daño a Su Señoría, abandonar su pobreza y llegar a usar estas grandes cosas para su propio beneficio. , teniendo mucho cuidado de sobornar a aquel indio (por tanto), para estropear su propósito y conducir a Vuestra Señoría a estos grandes tesoros, etc………………………….encontraría, en las entradas……….flagsones …………..”

Imagen - “Manuscrito 512”, un texto antiguo que menciona una 'ciudad de tipo mediterráneo' perdida en el Amazonas

Estos extraños caracteres estaban grabados en las grandes piedras, sellando la bóveda del tesoro, que los baneiristas no podían abrir. Esto completa el fascinante manuscrito de los bandeiristas de Minas Geracs que inspiró a muchos exploradores a buscar la ciudad perdida. El coronel PH Fawcett descubrió que catorce de los veinticuatro caracteres inscritos en los pilares y pórticos registrados en el manuscrito sudamericano eran idénticos a los que descubrió accidentalmente en la selva de Ceilán. Cuando regresó a la civilización, llevó una copia de las inscripciones a un erudito sacerdote cingalés, quien le dijo que la escritura era una forma de Asoka, de los antiguos budistas de Asoka, en una clave que sólo esos antiguos sacerdotes entendían. Los expertos suponen que las extrañas inscripciones registran el almacenamiento, en una época de gran escasez o hambruna, de un inmenso tesoro que tendría miles de años.


Sin embargo, a pesar de que esta ‘ciudad perdida’ está documentada en un manuscrito oficial conservado  en la Biblioteca Nacional de Brasil en Río de Janeiro , nunca se han encontrado rastros de esta ciudad de tipo mediterráneo, a pesar de que varias expediciones emprendieron búsqueda de esta antigua ciudad y de los tesoros que pueda contener.

Aunque el Manuscrito describe la “ciudad” perdida con gran detalle, lamentablemente no incluye una ubicación específica.

Muchos argumentan que la ciudad antigua intrincadamente descrita no es más que una obra de ficción del siglo XVIII.

Uno de los exploradores más famosos que partió en busca de la ciudad perdida fue el coronel Percy Harrison Fawcett, quien, junto con su hijo Jack Fawcett y Raleigh Rimmell, se adentraron en la selva amazónica en busca de una ciudad perdida.

Fawcett, que ya estaba muy interesado en los rumores difundidos por los indios locales sobre ciudades perdidas ubicadas en partes inexploradas del Amazonas, después de leer el Manuscrito 512, lo convenció de que las historias eran ciertas.

Fawcett no creía que fueran los nativos quienes erigieron esta ciudad perdida, sino una civilización europea perdida, o quizás los fenicios, quienes después de llegar a Brasil eventualmente se casaron con indios. Fawcett afirmó haber visto en numerosas ocasiones indios de piel blanca mientras viajaba por la jungla.

F

 

Por jaime