unnamed file 14

 

unnamed file 14

Anteriormente se pensaba que la Tierra se compone de cuatro capas diferentes: núcleo interno, núcleo, manto y corteza. Pero un descubrimiento científico reciente podría cambiar la forma en que vemos el Planeta Tierra. Los científicos afirmaron haber encontrado una capa más dentro del núcleo interno que toma la forma de una esfera metálica sólida situada en el centro del núcleo. No está fundido sino sólido.

Un estudio reciente publicado en la revista Nature Communications revela que los científicos han detectado una capa metálica sólida de 400 millas de espesor ubicada en el núcleo más interno de la Tierra. Esta capa responde de manera diferente a las capas previamente conocidas a las ondas de choque de los terremotos.

La investigación fue realizada por un equipo de dos sismólogos de la Universidad Nacional de Australia (ANU), que especula que este «núcleo interno más interno» que se encuentra dentro de la Tierra podría haberse originado a partir de un evento global significativo en el pasado. Dos sismólogos de Harvard, Miaki Ishii y Adam Dziewonski, propusieron por primera vez la idea del núcleo interno más interno en 2002 basándose en las peculiaridades de la velocidad de las ondas sísmicas que pasan a través del núcleo interno.

The inner core of the Earth appears to hold an innermost secret. Image via The New York Times

 

El núcleo interno de la Tierra parece guardar un secreto más íntimo. Imagen vía The New York Times

La investigación afirma que los científicos han descubierto ondas reverberantes de hasta cinco veces de terremotos a lo largo del diámetro de la Tierra, utilizando un número creciente de estaciones sísmicas globales. Esto les ha permitido sondear el centro de la Tierra e inferir un modelo de núcleo interno transversalmente isotrópico que contiene un núcleo interno anisotrópicamente distintivo y su transición a una capa externa débilmente anisotrópica.

Estos hallazgos mejoran el conocimiento actual sobre la formación y evolución de la Tierra y sugieren que la anisotropía podría ser un registro fosilizado de un evento global significativo del pasado. Esta investigación ha arrojado luz sobre la evolución de nuestro planeta durante miles de millones de años, incluido el desarrollo del campo magnético de la Tierra, que lo transformó de un terreno inhabitable a una morada habitable.

El Dr. Thanh-Son Phạm, de la Escuela de Investigación de Ciencias de la Tierra de la ANU, afirmó que hace unas dos décadas, se propuso una hipótesis sobre la presencia de una bola metálica interna en el núcleo más interno. Según el Dr. Phạm, ahora presentan otra línea de evidencia para respaldar esta hipótesis.

Los científicos de ANU describen este proceso como similar a una pelota de ping pong que rebota de un lado a otro. “Al desarrollar una técnica para aumentar las señales registradas por redes de sismógrafos densamente pobladas, observamos, por primera vez, ondas sísmicas que rebotan hacia adelante y hacia atrás hasta cinco veces a lo largo del diámetro de la Tierra. Estudios anteriores han documentado solo un único rebote antípoda”, dijo el Dr. Phạm.

“Este núcleo interno es como una cápsula del tiempo de la historia evolutiva de la Tierra: es un registro fosilizado que sirve como puerta de entrada a los eventos del pasado de nuestro planeta. Eventos que ocurrieron en la Tierra hace cientos de millones o miles de millones de años”, dijo en un comunicado uno de los investigadores, Hrvoje Tkalčić.

Los científicos estudiaron uno de los terremotos que se originó en Alaska. Se observó que sus ondas sísmicas rebotaban en un lugar en el Océano Atlántico sur antes de regresar a Alaska.

Los investigadores estudiaron la anisotropía de la aleación de hierro y níquel que forma el núcleo interno de la Tierra. La anisotropía se refiere a la forma en que las ondas sísmicas se aceleran o se ralentizan según la dirección de su viaje a través del núcleo interno de la Tierra, lo que puede deberse a la disposición variable de los átomos de hierro a altas temperaturas y presiones o a la alineación preferida de los cristales en crecimiento.

Los científicos descubrieron que las ondas sísmicas que rebotan sondearon el centro de la Tierra desde diferentes ángulos varias veces. Al examinar los tiempos de viaje de las ondas sísmicas de varios terremotos, los investigadores dedujeron que la estructura cristalizada dentro de la región más interna del núcleo interno probablemente sea diferente de la capa externa. Esta discrepancia podría explicar por qué las ondas sísmicas cambian de velocidad según su ángulo de entrada a medida que penetran en la parte más interna del núcleo interno.

Según los investigadores, la formación de esta bola metálica podría haber sido provocada por un gran evento global, como un gran cambio tectónico que ocurrió hace millones de años. Su importancia radica en su papel potencial en el apoyo a la prosperidad de la vida en la Tierra. Como pieza crucial del rompecabezas, proporciona una visión cautivadora del pasado lejano de nuestro planeta.

Otro descubrimiento similar

Desde la década de 1970, el descubrimiento de dos estructuras gigantes en el interior de la Tierra ha desconcertado a los científicos. Están ubicados en lados opuestos de nuestro planeta, y su tamaño puede compararse con los continentes. Cada una de estas estructuras es casi 100 veces más grande que el Monte Everest y está ubicada en el centro de la Tierra, a una profundidad de 2900 km.

Los estudios sísmicos muestran que las formaciones descubiertas tienen una composición diferente al resto del manto terrestre. Estas ondas generadas por los terremotos viajan por el interior de la Tierra, cambiando de velocidad, doblándose o dispersándose a medida que atraviesan diferentes materiales. Los científicos usan sismómetros para detectar estas ondas y crear una imagen de la roca debajo de la superficie.

Un estudio reciente utilizó un algoritmo de aprendizaje automático para analizar alrededor de 7000 registros de ondas sísmicas y reveló nueva información sobre estructuras tridimensionales cerca del límite entre el núcleo y el manto en la región subpacífica de la Tierra.

Las manchas, vistas desde los polos (a) norte y (b) sur. Las estructuras de dos tonos muestran las formas de la mancha en función de la concordancia de cinco modelos diferentes (marrón) y tres modelos diferentes (marrón). Crédito: Cottaar y Lekic, 2016, 

Los geofísicos han sabido acerca de estas anomalías de estructuras (generalmente las llaman manchas) desde la década de 1970, pero hoy en día no están mucho más cerca de comprenderlas.

“Se encuentran entre las cosas más grandes dentro de la Tierra”, dijo el geólogo de la Universidad de Maryland, Ved Lekic, a la reportera de Eos Jenessa Duncombe, “y, sin embargo, literalmente no sabemos qué son, de dónde vienen, cuánto tiempo han existido. , o lo que hacen.”

Las manchas comienzan a miles de kilómetros por debajo de la superficie de la Tierra, donde el manto inferior rocoso del planeta se encuentra con el núcleo exterior fundido. Una mancha se esconde en las profundidades del Océano Pacífico, la otra debajo de África y partes del Atlántico. Ambos son enormes, se clavan en la mitad del manto y miden tanto como continentes. Según Duncombe, cada gota se extiende unas 100 veces más que el Monte Everest; si se sentaran en la superficie del planeta, la Estación Espacial Internacional tendría que navegar alrededor de ellos.

Estos descubrimientos sugieren que la Tierra esconde muchos secretos dentro de los cuales aún están por revelar. ¿ Podría haber una civilización oculta dentro de estas estructuras?

La comparación de textos antiguos y arquitectura megalítica revela una conexión antropológica entre civilizaciones que se consideraban tecnológicamente inferiores y geográficamente alejadas entre sí. The Silurian Hypothesis de Schmidt & Frank y Ultraterrestrial Models de HE Puthoff han evolucionado a partir de un proceso de eliminación que ha tardado décadas en salir a la luz debido a la naturaleza estratificada de los fenómenos y al problema de la inconmensurabilidad.

Por jaime