unnamed file 4
unnamed file 161

El 5 de noviembre, las auroras alcanzaron no sólo el sur de Francia, sino también el sur de Grecia. Al mismo tiempo, en general, no sucedió nada en el Sol. La gente se regocijó, tomó un mar de fotografías brillantes y algunos comenzaron a preguntarse por qué sucedía esto y qué tan “natural” es este fenómeno.

Resultó que no todo es tan sencillo. La aurora coincidió en el tiempo con experimentos científicos regulares (o tal vez no del todo). Del 4 al 7 de noviembre, científicos de Estados Unidos llevaron a cabo un experimento de investigación sobre la propagación de la luz artificial en la atmósfera superior, así como de ondas de radio de muy baja y extremadamente baja frecuencia (VLF/ELF). Así lo  informó  el sitio web del Instituto Geofísico de la Universidad de Alaska Fairbanks (UAF).

Los habitantes de Alaska pudieron ver una aurora artificial en el cielo creada por HAARP (Programa de Investigación de Auroras Activas de Alta Frecuencia) durante una campaña de investigación de cuatro días.

unnamed file 3

Científicos del Instituto Geofísico de la Universidad de Alaska Fairbanks, la Universidad de Cornell, la Universidad de Colorado en Denver, la Universidad de Florida y el Instituto de Tecnología de Georgia realizaron experimentos en el sitio de investigación de la UAF. 

«Los experimentos se centran en la ionosfera, la región de la atmósfera que se encuentra entre 50 y 563 kilómetros (30 a 350 millas) sobre la superficie de la Tierra», dijo la UAF  en  su página de Facebook.

HAARP creó un resplandor en el aire excitando electrones en la ionosfera de la Tierra, de manera similar a cómo la energía solar crea la aurora natural, con pulsos de transmisiones de radio de alta frecuencia que se encienden y apagan.

El instrumento de investigación ionosférica HAARP es un conjunto en fase de 180 antenas de alta frecuencia ubicadas en un área de 33 acres. Puede irradiar 3,6 megavatios de potencia hacia la atmósfera superior y la ionosfera.  

El proyecto HAARP se lanzó en la primavera de 1997 en Gakona, Alaska. HAARP fue originalmente desarrollado y propiedad de la Fuerza Aérea, pero en agosto de 2015 supuestamente transfirió el complejo a la UAF con fines de investigación. El Instituto Geofísico de la Universidad de Alaska Fairbanks utiliza HAARP en virtud de un acuerdo con la Fuerza Aérea de EE. UU.

En 2021, la Fundación Nacional de Ciencias otorgó a la UAF una subvención de 9,3 millones de dólares por cinco años para construir un observatorio geofísico subauroral en HAARP. El observatorio estudia las capas superiores de la atmósfera y el entorno geocósmico de la Tierra. El observatorio incluye antenas, un radar de radiación incoherente con una antena de veinte metros de diámetro, localizadores láser, magnetómetros, ordenadores para procesamiento de señales y control del campo de antenas. El complejo es administrado e investigado por un laboratorio ubicado en la Base de la Fuerza Aérea de Kirtland, Nuevo México. En el proyecto participan laboratorios de astrofísica, geofísica y el Centro de Tecnología Espacial de la Fuerza Aérea de EE.UU.

HAARP y terremotos

Anteriormente se informó que una posible consecuencia del programa HAARP podría ser el terrible terremoto que azotó Haití en 2010, donde murieron aproximadamente 200 mil personas.

También existe la teoría de que el proyecto participó en la «estimulación» del reciente terremoto en Turquía.

HAARP y Rayo Azul

También sería oportuno recordar el proyecto Blue Beam . Según esta teoría, los gobiernos utilizan equipos de alta tecnología para utilizar un holograma para crear una falsa invasión extraterrestre, un evento religioso u otros eventos que se utilizarán para controlar el comportamiento de las personas y establecer un nuevo orden mundial.

En este sentido, por supuesto, el objetivo declarado del reciente experimento HAARP no puede dejar de dar lugar a ciertas reflexiones: la difusión de la luz artificial en las capas superiores de la atmósfera. Vivimos en tiempos apocalípticos.

Los rabinos dicen que el Mesías viene

A la luz de lo anterior, el más grande cabalista americano dice que el Mesías viene, es decir, el Anticristo y se ha trasladado a Israel. 

El rabino israelí Ron Chaya habla:

“Queridos amigos, estamos recibiendo muchos mensajes de que el Mesías viene. Ayer en Internet los rabinos citaron la historia de uno de los soldados de Chahal que fue herido en Gaza y estaba clínicamente muerto. Cuando regresó y recuperó el conocimiento, les dijo que había subido allí y vio que había una gran contienda en el cielo. Nos están trayendo al Mesías por eso ahora o dentro de unas semanas aparecerá. Eso es todo, estamos allí”.

unnamed file 4

En segundo lugar, está quizás el cabalista estadounidense más grande que tiene una gran comunidad en Estados Unidos y ahora ha venido a Israel. Él dijo:

“Yo vivo aquí, se acabó. No volveré a Estados Unidos”.

¿Y tu comunidad abandonarás tu hogar?

“Maquías viene, yo me quedo aquí”.

Nos guste o no, vivimos en una época en la que veremos el reinado del Anticristo. Él ya ha venido y está cometiendo sus insidiosas hazañas en secreto. El momento de su aparición está tan cerca que no sólo llama a las puertas, sino que las destroza con todas sus fuerzas, casi derribándolas.

La entronización del anticristo tendrá lugar en el templo de Salomón, que será restaurado lo antes posible. Hoy existen todas las condiciones para esto y el mundo pronto tendrá un maestro.

Por tanto, la lucha religiosa regresa con fuerza multiplicadora como motor del Fin de la Historia.

Alain Dieckhoff, sociólogo director de investigación del Centro Nacional de Investigaciones Científicas de Francia (CNRS), se posiciona a favor del sionismo y su raíz mesianista:

“Los mesianistas quieren provocar políticamente el fin del mundo para traer a su Mesías (Anticristo). Quieren construir el Tercer Templo”.

Deja una respuesta