sombras y susurros experiencias paranormales compartidas por arqueologos
Sombras y Susurros

Víspera de Todos los Santos. Samhain. Día de Muertos . Aunque diferentes culturas tienen diferentes nombres para esta época del año, estas reinterpretaciones modernas de celebraciones ancestrales aún comparten la creencia universal de que la Muerte no es más que un evento transitorio, y que los vivos aún pueden sentir la presencia de aquellos que partieron antes que nosotros, bajo circunstancias especiales.

En América Latina, las civilizaciones que prosperaron antes de la llegada de los conquistadores europeos dedicaron grandes esfuerzos a preservar y mantener ese vínculo entre los dos mundos. Se organizaban complejas ceremonias bajo un estricto calendario en lugares especiales de poder para apaciguar a los dioses y honrar a los antepasados, y los sacrificios de bienes preciosos —incluidas, a veces, vidas humanas— eran parte del vínculo entre el Hombre y las fuerzas sobrenaturales fuera de su control y comprensión.

Con la llegada de la Ilustración, tales nociones quedaron relegadas al campo de la mitología: supersticiones sostenidas por personas ingenuas todavía esclavizadas por una visión irracional de la naturaleza. Las ciencias de la Antropología y la Arqueología fueron creadas para comprender el pasado mediante la interpretación de la evidencia material que quedaba, utilizando un enfoque metódico y desprovisto de consideraciones metafísicas. Así, estableciendo la incuestionable arrogancia de que los hombres modernos —desde nuestra privilegiada posición en el presente— podríamos llegar a una mejor comprensión del mundo en el que vivieron nuestros antepasados ​​que incluso ellos mismos.

Pero, ¿qué sucede cuando los arqueólogos profesionales experimentan acontecimientos en sitios antiguos que escapan a su formación científica Extraños sucesos que no sólo perturban su estado de ánimo, ya sea en solitario o colectivamente (cuando son presenciados por más de un individuo), sino que incluso amenazan el propio trabajo realizado durante una campaña de excavación al afectar el equipo de los equipos o alterar el ¿restos excavados en un sitio? ¿Dónde pones tu preciosa objetividad positivista cuando se te erizan los pelos de la nuca, después de que tus sentidos perciben algo que tu mente racional se niega a aceptar?

sombras y susurros experiencias paranormales compartidas por arqueologos 1

Tal es el tema del libro “Sombras y susurros: vivencias extrañas y tenebrosas en la arqueología” que fue editado por los arqueólogos mexicanos Luis Alberto López Wario y Luis Alberto Martos López en 2022. El libro es una antología compuesta por más de treinta anécdotas ‘paranormales’ compartidas por arqueólogos de impecables credenciales de varios países (predominantemente México) que vivieron de primera mano cuando realizaban su labor profesional.

Golpes inexplicables en mitad de la noche. Sonidos espeluznantes y voces veladas que murmuran los nombres de hombres y mujeres asustados que intentan conseguir un merecido descanso entre los arduos días de trabajo de la temporada de excavación. Fenómenos poltergeist que hacen vibrar engranajes (y nervios) dentro de habitaciones vacías. Sombras espeluznantes o pequeñas luces acechan en los campings, o apariciones en toda regla de figuras humanas vestidas con prendas pasadas de moda. A lo largo de varias décadas, esta colección de historias de fantasmas resulta fascinante no sólo por los fenómenos descritos o los variados paisajes de América Latina que muestran —desde las cumbres más altas de los Andes hasta los cenotes más profundos escondidos por las inhóspitas selvas de Yucatán— sino también porque, sin tratar de convencer al lector sobre la veracidad de estos relatos, al menos intenta iniciar una conversación entre colegas aceptando primero el hecho de que Sí, estas cosas suceden ya sea que estén de acuerdo con nuestro paradigma consensuado o no , y Está bien hablar de ellos abiertamente en lugar de mantenerlos ocultos durante años, por miedo al ridículo o al daño profesional.

Al final, la Arqueología también implica escudriñar otros mundos y otras percepciones, formas de comprender y participar en este mundo en el que vivimos, que ineptamente consideramos como un escenario.

Luis Alberto Martos López y Luis Alberto López Wario

También aportan una nueva dimensión al campo de la Arqueología que lamentablemente se ha pasado por alto durante demasiado tiempo debido a los prejuicios modernos: la forma adecuada de abordar el contexto inmaterial de un sitio determinado, para llevar a cabo un proyecto arqueológico sin alterar las energías potenciales. todavía residen en estos lugares antiguos.

sombras y susurros experiencias paranormales compartidas por arqueologos 2
los dos autores

Piénselo: si le importa tratar de instruir a sus estudiantes sobre cómo evitar ser mordidos por una serpiente venenosa o contraer una enfermedad tropical peligrosa durante el trabajo de campo, ¿por qué no prepararlos también para evitar peligros menos tangibles provocados por lo que sea ? ¿Puedes estar molestando con tus medidas topográficas y excavaciones? ¿Es la ira de un alux* maya menos peligrosa que la picadura de un escorpión? Tal vez no si eres un escéptico materialista sentado en la comodidad de tu sillón, pero cuando estás en el campo, ¿por qué correr riesgos?

La ciencia nos dota de información y herramientas valiosas para comprender el mundo. Sin embargo, hay muchos casos en los que todavía no puede darnos todas las explicaciones. Cuando el ser humano entra en contacto profundo con la naturaleza invariablemente tiene experiencias atávicas que nos conectan con la parte más profunda y sensible de nuestra propia humanidad.

Christian F. Vitry

En todo caso, los arqueólogos externos deberían intentar mostrar el debido respeto a los artefactos que están manipulando; no sólo para apaciguar la sensibilidad de los actuales habitantes de esos sitios, sino también para recordarse a sí mismos que no son los dueños de estos paisajes sagrados . Al igual que las personas cuyos huesos limpian cuidadosamente y catalogan en sus diarios, ellos, como todos los demás, están de paso por un momento.

Y, tal vez, mucho después de que nos hayamos ido, algo de nosotros permanecerá en los paisajes que alguna vez habitamos. ¿Una presencia ¿Un susurro? Quizás incluso rastros de una conciencia que alguna vez animó un cuerpo humano, pero que con el tiempo quedará ligada a la tierra y las rocas.

F

Por jaime