Ilustración del universo. YAYIMAGENES.

¿Es posible saber cuántos extraterrestres hay ahí fuera ¿Es posible saber cuántos extraterrestres hay ahí fuera

Cuando un objeto extraterrestre como Oumuamua o el cometa Borisov entra en nuestro reino, la posibilidad de que sea algo más que un simple cuerpo celeste se vuelve tangible. Imagínese si de repente nos enfrentáramos a una investigación que pareciera tener una intención o un propósito claro. Esto plantea una pregunta intrigante y potencialmente alarmante: ¿estamos realmente preparados para la diplomacia con civilizaciones extraterrestres?

De la ciencia ficción a la realidad potencial

¿Qué pasa si estos visitantes realmente indican una intención deliberada de comunicarse? Estos escenarios, que podrían parecer argumentos de películas de ciencia ficción, subrayan la posibilidad incierta pero real de un Primer Contacto. John Gertz, un destacado escritor en el ámbito SETI (Búsqueda de Inteligencia Extraterrestre), ofrece valiosas ideas sobre este tema, aunque él mismo no es un científico en ejercicio.

Gertz publicó recientemente un artículo titulado «Diplomacia interestelar». En él, destaca la inminente posibilidad de contacto extraterrestre y destaca la sorprendente falta de preparación global. «El contacto con extraterrestres podría estar a la vuelta de la esquina», advierte Gertz. Enfatiza la extrema necesidad de una estrategia unida y diplomática, destacando posibles alteraciones del status quo de la humanidad tras una primera detección.

SETI y más allá: sondeando las estrellas

Si bien SETI permanece a la vanguardia de la búsqueda de vida extraterrestre, Gertz insinúa que actualmente podríamos estar en su Edad de Oro. Esto se ejemplifica con importantes inversiones, como el compromiso de 100 millones de dólares de Yuri Milner, y los avances tecnológicos en radiotelescopios en todo el mundo. Pero Gertz critica el enfoque bastante limitado de SETI. En cambio, propone un enfoque más directo: enviar sondas físicas para establecer contacto.

Según Gertz , una sonda extraterrestre, posiblemente respaldada por una IA avanzada, podría sortear los retrasos asociados con la comunicación interestelar. Esto permitiría un diálogo más inmediato, ofreciendo potencialmente ideas más claras que una simple señal transmitida desde una civilización distante.

Primer contacto: un desafío global

Sin embargo, no existe una respuesta universalmente aceptada para un evento tan monumental. Las preocupaciones de Gertz tienen sus raíces en la posibilidad de que naciones individuales actúen precipitadamente o impulsivamente ante tal revelación, poniendo en riesgo la seguridad y el bienestar de toda la humanidad. Él imagina una variedad de respuestas, desde acciones destructivas hasta la deificación absoluta de la sonda alienígena.

Para Gertz, la respuesta está en un tratado internacional que promueva la toma de decisiones colectiva. Imagina un organismo, tal vez inspirado en el Comité sobre Usos Pacíficos del Espacio Ultraterrestre (COPUOS) de la ONU, que incluya expertos de diversos campos como la astronomía, el derecho, la economía y la religión. La misión principal de este grupo sería garantizar la transparencia y el intercambio de datos entre las naciones, incluso frente a tensiones políticas.

Un tratado para las estrellas

En su artículo, Gertz describe una propuesta de tratado: «Tratado sobre los principios que rigen las actividades de los Estados en las relaciones de la humanidad con la inteligencia extraterrestre robótica o biológica». Esta propuesta enfatiza el establecimiento de relaciones pacíficas y de colaboración con extraterrestres. Reconoce el interés compartido que toda la humanidad tendría en cualquier interacción extraterrestre.

La esencia del argumento de Gertz es clara: ante la perspectiva de encuentros extraterrestres, un enfoque colectivo y unificado es primordial. Su énfasis en la elaboración de un tratado proactivo es un testimonio de las responsabilidades y opciones que la humanidad debe considerar para el futuro.

F

Por jaime