el misterioso tercer ojo del misticismo a la ciencia

el misterioso tercer ojo del misticismo a la ciencia

El misterioso órgano de la visión conocido como “tercer ojo” ha atraído durante mucho tiempo la atención de personas de diferentes culturas y épocas. Según la creencia hindú, este órgano permite ver a través del tiempo y los obstáculos materiales, tener habilidades paranormales e incluso destruir el mundo. Las mujeres en la India se decoran la frente con un punto que simboliza el tercer ojo. Con la aparición de las creencias orientales en la cultura occidental, muchos expertos se interesaron por estudiar este misterioso órgano de la visión.

Hoy en día existe la opinión de que el tercer ojo es un órgano místico especial que todas las personas tienen, pero no todos pueden «abrirlo» y utilizarlo. Da la capacidad de ver el pasado y el futuro, poseer telequinesis, telepatía y levitación. Está activo en yoguis, clarividentes y psíquicos. También hay una versión de los extraterrestres de tres ojos que vinieron a la Tierra y dejaron esta herencia a la gente.

Es interesante observar que algunos animales también tienen un tercer órgano visual. En los reptiles, hay un agujero especial en el cráneo diseñado para este órgano, y en los reptiles suele estar cubierto por una piel fina. Experimentos con reptiles han demostrado que su ojo adicional es capaz de captar sonidos de infra y ultrafrecuencia, así como de reaccionar a cambios en los campos magnéticos.

Los yoguis indios que tienen la capacidad de aprovechar el poder del tercer ojo tienen el nombre de “trikala jna”, que significa “conocer los tres tiempos”. La apertura de este órgano se promueve mediante prácticas espirituales, pero no todos los yoguis tienen éxito. Hay cuatro niveles de desarrollo del tercer ojo y el cuarto está disponible sólo para los elegidos.

A veces las personas tienen un tercer ojo desde el nacimiento, como en el caso de Amy Hanson, que tiene un órgano de visión adicional en la parte posterior de la cabeza. Sin embargo, esto puede ser una anomalía natural debido a la presencia de un gemelo parásito. Algunos expertos sugieren que el tercer ojo estuvo presente anteriormente en todos los humanos, pero con el tiempo se transformó en la epífisis, la glándula pineal.

Así, el misterioso tercer ojo sigue agitando la mente de la gente. Muchos investigadores y científicos buscan descubrir sus secretos y comprender su papel en la vida humana. Quizás en el futuro podamos aprovechar y utilizar plenamente el potencial de este misterioso órgano de la visión.

F

Por jaime