unnamed file 471

Uno de los monumentos más misteriosos y enigmáticos de la superficie del planeta es sin duda la Gran Esfinge en la meseta de Giza en Egipto. Se trata de una construcción antigua que ha desconcertado a los investigadores desde su descubrimiento y hasta el día de hoy nadie ha podido fechar con precisión la Esfinge, ya que no existen registros escritos ni menciones en el pasado sobre ella. Ahora, dos investigadores ucranianos han propuesto una nueva teoría provocativa en la que los dos científicos proponen que la Gran Esfinge de Egipto tiene alrededor de 800.000 años. Una teoría revolucionaria que está respaldada por la ciencia.

El estudio fue presentado en la Conferencia Internacional de Geoarqueología y Arqueomineralogía celebrada en Sofía con el título: ASPECTO GEOLÓGICO DEL PROBLEMA DE LA FECHA DE LA CONSTRUCCIÓN DE LA GRAN ESFINGE EGIPCIA.

Los autores de este artículo son los científicos Manichev Vjacheslav I. (Instituto de Geoquímica Ambiental de la Academia Nacional de Ciencias de Ucrania) y Alexander G. Parkhomenko (Instituto de Geografía de la Academia Nacional de Ciencias de Ucrania).

El punto de partida de estos dos expertos es el cambio de paradigma iniciado por West y Schoch, un ‘debate’ que pretende superar la visión ortodoxa de la egiptología referida a los posibles orígenes remotos de la civilización egipcia y, por otro, a las evidencias físicas de la erosión hídrica. presente en los monumentos de la meseta de Giza.

Científicos: la evidencia geológica muestra que la Gran Esfinge tiene 800.000 años

Según Manichev y Parkhomenko:

“El problema de datar la construcción de la Gran Esfinge egipcia sigue siendo válido, a pesar de la larga historia de su investigación. El enfoque geológico en combinación con otros métodos científico-naturales permite responder a la pregunta sobre la edad relativa de la Esfinge. La investigación visual realizada sobre la Esfinge permitió concluir sobre el importante papel del agua de grandes masas de agua que inundaron parcialmente el monumento con la formación de huecos cortados por olas en sus paredes verticales”.

“La morfología de estas formaciones tiene una analogía con las depresiones similares formadas por el mar en las zonas costeras. La semejanza genética de las formas de erosión comparadas con la estructura geológica y la composición petrográfica de los complejos de rocas sedimentarias lleva a la conclusión de que el factor decisivo en la destrucción del monumento histórico es la energía de las olas y no la abrasión de la arena en el proceso eólico. Una voluminosa literatura geológica confirma la existencia de lagos de agua dulce de larga vida en varios períodos del Cuaternario, desde el Pleistoceno Inferior hasta el Holoceno. Estos lagos se distribuyeron en los territorios adyacentes al Nilo. La marca absoluta de la gran cavidad de erosión superior de la Esfinge corresponde al nivel de la superficie del agua que se produjo en el Pleistoceno temprano.

Los científicos ucranianos presentaron un fuerte argumento con respecto a la Esfinge, argumentos basados ​​en estudios geológicos que respaldan la opinión de Schoch sobre la Esfinge y su edad. Manichev y Parkhomenko se centran en el aspecto deteriorado del cuerpo de la Esfinge, dejando de lado los rasgos erosivos donde se ubica la Esfinge, que habían sido estudiados previamente por Schoch. Los eruditos ucranianos se centraron en el terreno ondulado de la Esfinge que muestra el patrón misterioso.

Los científicos tradicionales ofrecen explicaciones para esta característica tan marcada y afirman que debido al efecto abrasivo del viento y la arena, las ondulaciones se formaron porque las capas más duras de la roca resisten mejor la erosión, mientras que las capas más blandas se habrían visto más afectadas. formando vacíos.

Sin embargo, como señalan Manichev y Parkhomenko, este argumento no explica por qué la parte frontal de la cabeza de la Esfinge carece de tales características. En cuanto al argumento de Schoch sobre el período de fuertes lluvias que se produjo alrededor del año 13.000 a.C., los científicos ucranianos reconocieron la hipótesis de Schoch, que sugiere en parte que las características erosivas de la Esfinge se remontan a más allá del 13.000 a.C. Manichev y Parkhomenko sostienen que las zonas montañosas y costeras del Cáucaso y Crimea, que conocen bien, tienen un tipo de erosión eólica que difiere morfológicamente de las características erosivas observadas en la Esfinge. En esencia, argumentan que dicha erosión eólica tiene un efecto muy suave, independientemente de la composición geológica de las rocas.

Científicos: la evidencia geológica muestra que la Gran Esfinge tiene 800.000 años
El muro occidental del recinto de la Esfinge, que muestra erosión consistentemente a lo largo de su longitud.
Cortesía y derechos de autor de Colin Reader.

“En nuestras expediciones geológicas de campo en diferentes montañas y zonas litorales de Crimea y el Cáucaso pudimos observar a menudo formas de meteorización eólica, cuya morfología difiere considerablemente de la meteorización que tiene lugar en el GES. La mayoría de las formas naturales de erosión son de carácter suavizado, independientemente de la composición litológica de las rocas”.

Continúan más y explican:

“Nuestra experiencia personal en la investigación científica de la geología de las costas marinas nos da motivos para establecer una analogía con el GES y sugerir otro mecanismo de su destrucción. Los geólogos especialistas que trabajan en el campo de la geomorfología costera conocen formas de relieve como las depresiones cortadas por olas (Morskaya Geomorfologiya, 1980). Pueden ser de una o varias plantas. Se disponen horizontalmente con respecto a la superficie del agua del mar, si la costa forma una pared vertical (acantilado). En los acantilados escarpados formados por estratos de rocas carbonosas se forman depresiones especialmente profundas cortadas por olas. Estas formas del relieve costero son bien conocidas y estudiadas en detalle en la costa del Cáucaso y Crimea del Mar Negro (Popov, 1953; Zenkovich, 1960). Popov (1953, 162; Fig. 3) presenta el modelo general de formación de los huecos ondulados en las rocas del flysch caucásico. En la dinámica del proceso de formación de depresiones onduladas se puede observar un rasgo característico de que la energía de las olas se dirige al estrato de roca al nivel de la superficie del agua. Además, tanto el agua salada como la dulce pueden disolver las rocas”.

Manichev y Parkhomenko proponen un nuevo mecanismo natural que puede explicar las ondulaciones y los misteriosos rasgos de la Esfinge. Este mecanismo es el impacto de las olas sobre las rocas de la costa. Básicamente, esto podría producir, en un período de miles de años, la formación de una o más capas de ondas, hecho que es claramente visible, por ejemplo, en las costas del Mar Negro. Este proceso, que actúa de forma horizontal (es decir, cuando las olas golpean la roca hasta la superficie), producirá un desgaste o disolución de la roca.

El caso es que la observación de estas cavidades en la Gran Esfinge hizo pensar a los científicos ucranianos que este gran monumento podría haber sido afectado por dicho proceso en el contexto de la inmersión en grandes masas de agua, y no por las inundaciones regulares del Nilo.

Manichev y Parkhomenko sugieren que la composición geológica del cuerpo de la Esfinge es una secuencia de capas compuestas de piedra caliza con pequeñas capas intermedias de arcilla. Manichev y Parkhomenko explican que estas rocas poseen diferente grado de resistencia al efecto del agua y dicen que si la formación de las depresiones se debió únicamente a la abrasión de la arena, las depresiones debían corresponder a estratos de una determinada composición litológica. Sugieren que las cavidades de la Gran Esfinge se forman en realidad dentro de varios estratos, u ocupan alguna parte del estrato de composición homogénea.

Científicos: la evidencia geológica muestra que la Gran Esfinge tiene 800.000 años
La espalda de la Gran Esfinge de Egipto

Manichev y Parkhomenko creen firmemente que la Esfinge tuvo que permanecer sumergida durante mucho tiempo bajo el agua y, para apoyar esta hipótesis, recurren a la literatura existente sobre estudios geológicos de la meseta de Giza. Según estos estudios, a finales del período geológico Plioceno (hace entre 5,2 y 1,6 millones de años), el agua del mar entró en el valle del Nilo y creó paulatinamente inundaciones en la zona. Esto condujo a la formación de depósitos lacustres que se encuentran a 180 m sobre el nivel actual del mar Mediterráneo.

Según Manichev y Parkhomenko, el nivel del mar durante la fase de Calabria es el más cercano a la marca actual con el mayor hueco de GES a su nivel. El alto nivel de agua de mar también provocó el desbordamiento del Nilo y creó masas de agua de larga vida. En cuanto al tiempo corresponde a 800.000 años.

Lo que tenemos aquí son evidencias que contradicen la teoría convencional del deterioro causado por Arena y Agua, teoría ya criticada por West y Schoch, quienes recordaron que durante muchos siglos, el cuerpo de la Esfinge estuvo sepultado por las arenas del desierto, por lo que La erosión del viento y la arena no habrían causado ningún daño a la enigmática Esfinge.

Sin embargo, donde Schoch vio claramente la acción de los chorros de agua provocados por las lluvias continuas, los geólogos ucranianos ven el efecto de la erosión provocada por el contacto directo de las aguas de los lagos formados en el Pleistoceno sobre el cuerpo de la Esfinge. Esto significa que la Gran Esfinge de Egipto es uno de los monumentos más antiguos de la superficie de la Tierra, haciendo retroceder drásticamente el origen de la humanidad y la civilización.

Algunos podrían decir que la teoría propuesta por Manichev y Parkhomenko es muy extrema porque sitúa a la Gran Esfinge en una era donde no había humanos, según los patrones evolutivos actualmente aceptados. Además, como se ha demostrado, los dos templos megalíticos situados junto a la Gran Esfinge fueron construidos con la misma piedra, lo que significa que la nueva datación de la Esfinge arrastra estos monumentos con la Esfinge 800.000 años atrás. En otras palabras, esto significa que las civilizaciones antiguas habitaron nuestro planeta durante mucho más tiempo del que los científicos convencionales están dispuestos a aceptar.

F

 

Por jaime