«Dioses alienígenas» podrían estar creando universos en el laboratorio, dice profesor de Harvard

 

«Una civilización científica muy avanzada es una buena aproximación a la idea de Dios».

«Dioses alienígenas» podrían estar creando universos en el laboratorio, dice profesor de Harvard

Crédito: .

Avi Loeb, un astrofísico que recibió su doctorado de la Universidad Hebrea de Jerusalén a la edad de 24 años y actual profesor en la Universidad de Harvard, dijo que «era arrogante de nuestra parte pensar que estamos solos» y que «el descubrimiento de una civilización alienígena, una que podría tener miles de millones de años, impulsará a la humanidad a unificarse».

«Hay decenas de miles de millones de planetas solo en la galaxia de la Vía Láctea y cientos de miles de millones de galaxias como la Vía Láctea en el volumen observable del universo», dijo en una reciente entrevista concedida al medio Fox News Digital. «Y puede haber muchos más vecinos que sean mucho más exitosos que nosotros, y podemos aprender de ellos. Así que mi esperanza es que lleve a la humanidad a un lugar mejor en el futuro a largo plazo».

Arqueología espacial

Loeb también teorizó que pueden existir innumerables civilizaciones «muertas» en la galaxia. La pregunta para la comunidad científica, dijo, es buscar evidencia de su existencia.

Ese proceso probablemente será similar a las «excavaciones arqueológicas» en la Tierra, dijo Loeb.

«Llamo a esto arqueología espacial, arqueología en el espacio, tratando de descubrir quién nos precedió. Y cuando digo precedió, es por miles de millones de años, no miles de años como en la Tierra», aclaró el científico.

«Dioses alienígenas» podrían estar creando universos en el laboratorio, dice profesor de Harvard

Una imagen de una microsonda electrónica de una esférula recuperada del fondo del océano Pacífico. El Dr. Avi Loeb cree que estas esferas son evidencia de que un meteoro u objeto interestelar que se estrelló en el área. Crédito: Stein Jacobsen y Avi Loeb, Universidad de Harvard.

Y la evidencia de una civilización alienígena es exactamente lo que Loeb piensa que pudo haber encontrado hace poco. En una entrevista separada con Fox & Friends, el profesor —también miembro electo de la Academia Estadounidense de Artes y Ciencias— afirmó que encontró material sorprendente recuperado del fondo del océano Pacífico.

«Ese viaje produjo evidencia de material que provino de algo que se movía más rápido que el 95 % de las estrellas cerca del Sol y tenía una fuerza material que era más dura que la mayoría de las rocas. En otras palabras, material posiblemente diseñado artificialmente por otra especie en la galaxia, y no producido naturalmente por un meteorito u otra forma de materia espacial», señaló.

Celos académicos

Algunos científicos han cuestionado públicamente las afirmaciones de Loeb. Por ejemplo, el mes pasado le dijeron al New York Times que las teorías del profesor de Harvard, a pesar de llamar la atención, no se basaban en pruebas científicas sólidas.

«La gente está harta de escuchar las afirmaciones descabelladas de Avi Loeb», dijo el astrofísico Steve Desch. «Está contaminando la buena ciencia, combinando la buena ciencia que hacemos con este ridículo sensacionalismo y absorbiendo todo el oxígeno de la habitación».

Pero Loeb insistió en que otros científicos que son escépticos de sus teorías no están dispuestos a buscar realmente la evidencia, descartando algunos ataques como «celos académicos».

El hombre de Harvard encabeza el Proyecto Galileo y tiene un objetivo ambicioso, según el sitio web de la organización: «Llevar la búsqueda de firmas de Civilizaciones Tecnológicas Extraterrestres (ETC) que ahora se consideran observaciones accidentales o anecdóticas hacia la corriente principal de estudios científicos transparentes, validados y sistemáticos».

Y dicha búsqueda de vida extraterrestre comienza en «nuestro patio trasero».

Eso implica buscar una «pelota de tenis que fue lanzada por un vecino», dijo Loeb, en una de sus analogías más utilizadas para los restos, escombros u otra evidencia de una civilización extraterrestre al alcance de la ciencia moderna.

Extraterrestres como dioses

Pero cualquiera que sea la teoría de las civilizaciones extraterrestres que los científicos finalmente acepten o rechacen, comentó Loeb, la gente de todo el mundo debería tener una «mente abierta».

Eso no significa que la realización, a nivel de toda la humanidad, de «vecinos» en el universo no sería un evento impactante. De hecho, podría ser una experiencia profundamente espiritual.

«Dioses alienígenas» podrían estar creando universos en el laboratorio, dice profesor de Harvard

Diferentes culturas antiguas alrededor del mundo hablan de «dioses instructores» que los visitaron.

«Una civilización científica muy avanzada es una buena aproximación a Dios», dijo Loeb. «Imagínese a un habitante de las cavernas que visita la ciudad de Nueva York y ve todos los dispositivos tecnológicos en términos de luces que aparecen como un milagro para el habitante de las cavernas. De la misma manera, un nivel superior de inteligencia no puede ser fácilmente comprensible para nosotros».

«Me vino a la mente una historia bíblica: el famoso pasaje del Antiguo Testamento de Moisés y la zarza ardiente. Pero Moisés, podría haber sido ayudado por el conocimiento de la ciencia moderna. Si hubiera estado allí con el Proyecto Galileo, los sensores infrarrojos le habrían informado a Moisés sobre la temperatura de la superficie del arbusto, la cantidad de energía en un período de tiempo emitida y si era realmente un fenómeno inusual».

«Dioses alienígenas» podrían estar creando universos en el laboratorio, dice profesor de Harvard

«Apacentando Moisés las ovejas de Jetro su suegro, sacerdote de Madián, llevó las ovejas a través del desierto, y llegó hasta Horeb, monte de Dios. Y se le apareció el Ángel de Jehová en una llama de fuego en medio de una zarza; y él miró, y vio que la zarza ardía en fuego, y la zarza no se consumía. Entonces Moisés dijo: Iré yo ahora y veré esta grande visión, por qué causa la zarza no se quema. Viendo Jehová que él iba a ver, lo llamó Dios de en medio de la zarza, y dijo: ¡Moisés, Moisés! Y él respondió: Heme aquí. Y dijo: No te acerques; quita tu calzado de tus pies, porque el lugar en que tú estás, tierra santa es. Y dijo: Yo soy el Dios de tu padre, Dios de Abraham, Dios de Isaac, y Dios de Jacob. Entonces Moisés cubrió su rostro, porque tuvo miedo de mirar a Dios». ÉXODO 3, 1-6. Imagen: pintura de Johan Burman en el techo de la iglesia de Skepplanda (Suecia), ca. 1770. En medio del fuego aparecen escritas las letras hebreas del tetragrámaton.

Yendo más allá, Loeb apunta que es concebible que una civilización ultra avanzada pueda parecerles a los humanos que tiene poderes divinos.

«Puedes imaginar que la civilización súper humana que entiende cómo unificar la mecánica cuántica y la gravedad podría ser capaz de crear un universo bebé en el laboratorio, una cualidad que le asignamos a Dios en los textos religiosos», dijo.

«La diferencia fundamental entre la religión y la ciencia en que la ciencia está guiada por evidencia recopilada por instrumentos. No es esta cuestión personal subjetiva de creencia».

Estamos en el mismo barco

Asimismo, en la entrevista Loeb hizo un llamado a la humanidad en su conjunto para compartir el conocimiento científico con todos los humanos.

«Todos estamos en el mismo barco, la Tierra, navegando a través del espacio interestelar, y cualquier cosa sobre el universo, cualquier conocimiento que obtengamos sobre nuestros vecinos, sobre el universo en general, debería ser conocimiento científico, lo que significa que debería ser compartido abiertamente», expresó.

Se remontó a la historia de Galileo Galilei, un astrónomo y físico que fue puesto bajo arresto domiciliario por su apoyo a un modelo heliocéntrico del universo.

«Dioses alienígenas» podrían estar creando universos en el laboratorio, dice profesor de Harvard

Los científicos que dicen que afirmaciones extraordinarias requieren evidencias extraordinarias, a menudo nunca han buscado la evidencia, al igual que aquellos que se negaron a ver por el telescopio de Galileo Galilei.

«Una vez que nos dimos cuenta de que la Tierra se mueve alrededor del Sol, no deberíamos poner a Galileo en arresto domiciliario», dijo Loeb, refiriéndose al científico, quien también es homónimo de su organización, el Proyecto Galileo. «Esto no debe politizarse, porque si la Tierra se mueve alrededor del Sol o no, no depende de si la voz de Galileo se escucha públicamente. Y esa es una ilustración perfecta de la diferencia entre ciencia y política. La ciencia es mejor que la política».

Finalmente, el profesor de Harvard cerró con un mensaje la entrevista.

«La ciencia debe guiarse por la evidencia, no por los prejuicios. No debe ser disminuido por los matices negativos en las redes sociales o por los celos académicos. Y lo que estoy haciendo es buscar una inteligencia superior, porque no siempre es evidente aquí en la Tierra».

F

Por jaime