que causo las 5 extinciones masivas en la historia de la tierra

Estas cinco extinciones masivas, también conocidas como «las Cinco Grandes», han dado forma al curso de la evolución y alterado dramáticamente la diversidad de la vida en la Tierra. Pero ¿qué razones se esconden detrás de estos acontecimientos catastróficos?

La vida en la Tierra ha experimentado cambios significativos a lo largo de su existencia, y cinco grandes extinciones masivas se destacan como puntos de inflexión cruciales. Estos eventos cataclísmicos, que abarcan miles de millones de años, han moldeado el curso de la evolución y determinado las formas de vida dominantes de cada era. Durante las últimas décadas, los científicos han intentado resolver los misterios que rodean estas extinciones masivas, explorando sus causas, efectos y las fascinantes criaturas que surgieron después de ellas.

Extinciones masivas
Fósil de dinosaurio (Tyrannosaurus Rex) encontrado por arqueólogos. 

Ordovícico tardío: un mar de cambios (hace 443 millones de años)

La extinción masiva del Ordovícico tardío, que ocurrió hace 443 millones de años, marcó una transición significativa en la historia de la Tierra . En aquella época, la mayor parte de la vida existía en los océanos. Los moluscos y trilobites fueron las especies dominantes, y aparecieron los primeros peces con mandíbulas, sentando las bases para los futuros vertebrados.

Se cree que este evento de extinción, que acabó con aproximadamente el 85% de las especies marinas, fue provocado por una serie de glaciaciones en el hemisferio sur de la Tierra. A medida que los glaciares se expandieron, algunas especies perecieron, mientras que otras se adaptaron a las condiciones más frías. Sin embargo, cuando el hielo retrocedió, estos supervivientes se enfrentaron a nuevos desafíos, como cambios en la composición atmosférica, lo que provocó más pérdidas. La causa exacta de las glaciaciones sigue siendo un tema de debate, ya que la evidencia ha quedado oscurecida por el movimiento de los continentes y la regeneración de los fondos marinos.

Sorprendentemente, esta extinción masiva no alteró drásticamente las especies dominantes en la Tierra. Muchas formas existentes, incluidos nuestros ancestros vertebrados, persistieron en cantidades menores y finalmente se recuperaron al cabo de unos pocos millones de años.

Devónico tardío: un lento declive (hace 372 millones-359 millones de años)

La extinción masiva del Devónico tardío, que se extendió desde hace 372 a 359 millones de años, se caracterizó por un lento declive en lugar de un evento catastrófico repentino . Durante este período, la colonización de la tierra por plantas e insectos fue en aumento, con el desarrollo de semillas y sistemas vasculares internos. Sin embargo, los animales herbívoros terrestres aún no habían representado una competencia sustancial para las plantas en crecimiento.

Las causas de este evento de extinción, conocido como los Eventos Kellwasser y Hangenberg, siguen siendo enigmáticas. Algunos científicos especulan que el impacto de un meteorito o una supernova cercana podría haber causado alteraciones en la atmósfera. Sin embargo, otros argumentan que este evento de extinción no fue una verdadera extinción masiva sino más bien un período de mayor mortandad natural y un ritmo de evolución más lento.

Pérmico-Triásico: La Gran Mortandad (hace 252 millones de años)

La extinción masiva del Pérmico-Triásico, también conocida como «La Gran Mortandad», fue el evento de extinción más devastador en la historia de la Tierra. Ocurrió hace aproximadamente 252 millones de años y provocó la pérdida de la mayoría de las especies del planeta. Las estimaciones sugieren que entre el 90% y el 96% de todas las especies marinas y el 70% de los vertebrados terrestres se extinguieron.

Las causas de este evento catastrófico aún no se conocen bien debido al profundo enterramiento y dispersión de evidencia causada por la deriva continental. La extinción parece haber sido relativamente breve, posiblemente concentrada en un millón de años o menos. Se han propuesto varios factores, incluidos los isótopos de carbono atmosféricos cambiantes, las grandes erupciones volcánicas en la China y Siberia modernas, la quema de lechos de carbón y las floraciones microbianas que alteran la atmósfera. La combinación de estos factores probablemente condujo a un cambio climático significativo que perturbó los ecosistemas en todo el mundo.

Este evento de extinción alteró profundamente el curso de la vida en la Tierra. Las criaturas terrestres tardaron millones de años en recuperarse, dando lugar a nuevas formas y allanando el camino para las eras posteriores.

Triásico-Jurásico: El auge de los dinosaurios (hace 201 millones de años)

La extinción masiva del Triásico-Jurásico, que ocurrió hace aproximadamente 201 millones de años, fue menos grave que el evento del Pérmico-Triásico, pero aun así tuvo un impacto significativo en la vida en la Tierra. Durante el período Triásico, los arcosaurios, grandes reptiles parecidos a cocodrilos, dominaron la tierra. Este evento de extinción acabó con la mayoría de los arcosaurios, creando una oportunidad para el surgimiento de un subgrupo evolucionado que eventualmente se convertiría en dinosaurios y aves, dominando la tierra durante el período Jurásico.

La teoría principal sobre la extinción del Triásico-Jurásico sugiere que la actividad volcánica en la Provincia Magmática del Atlántico Central alteró la composición de la atmósfera. A medida que el magma brotó por América del Norte, América del Sur y África, estas masas de tierra comenzaron a dividirse, arrastrando pedazos del campo original a través de lo que se convertiría en el Océano Atlántico. Otras teorías, como la de los impactos cósmicos, han caído en desgracia. Es posible que no se produjera ningún cataclismo singular y que este período estuviera simplemente marcado por un ritmo de extinción más rápido que el de la evolución.

Cretácico-Paleógeno: El fin de los dinosaurios (hace 66 millones de años)

La extinción masiva del Cretácico-Paleógeno (también conocida como Extinción KT), quizás la más conocida, marcó el fin de los dinosaurios y el comienzo de la era Cenozoica. Hace aproximadamente 66 millones de años, numerosas especies, incluidos los dinosaurios no aviares, fueron exterminadas. Actualmente se acepta ampliamente que la causa de esta extinción fue el resultado del impacto masivo de un asteroide.

La evidencia geológica, como la presencia de niveles elevados de iridio en capas sedimentarias en todo el mundo, respalda la teoría del impacto de un asteroide. El cráter Chicxulub en México, formado por el impacto, contiene anomalías de iridio y otras firmas elementales que lo vinculan directamente con la capa mundial rica en iridio. Este evento tuvo un profundo impacto en los ecosistemas de la Tierra, allanando el camino para el surgimiento de los mamíferos y las diversas formas de vida que ahora habitan nuestro planeta.

Pensamientos finales

Las cinco principales extinciones masivas de la historia de la Tierra han desempeñado un papel fundamental en la configuración del curso de la vida en nuestro planeta. Desde la extinción del Ordovícico Superior hasta la extinción del Cretácico-Paleógeno, cada evento ha provocado cambios significativos, que han llevado al surgimiento de nuevas especies y al declive de otras. Si bien las causas de estas extinciones aún pueden ser un misterio, sirven como recordatorios cruciales de la fragilidad, la resiliencia y la adaptabilidad de la vida en la Tierra.

Sin embargo, la actual crisis de biodiversidad, impulsada en gran medida por actividades humanas como la deforestación, la contaminación y el cambio climático, amenaza con alterar este delicado equilibrio y potencialmente desencadenar un sexto gran evento de extinción.

Comprender el pasado puede ayudarnos a navegar el presente y tomar decisiones informadas sobre el futuro. Al estudiar estas grandes extinciones, los científicos pueden obtener información sobre las posibles consecuencias de nuestras acciones y desarrollar estrategias para proteger y preservar la preciosa biodiversidad de la Tierra.

Ésta es la necesidad de la era de que aprendamos de los errores del pasado y tomemos medidas inmediatas para mitigar nuestro impacto en el medio ambiente y evitar una mayor pérdida catastrófica de especies. El destino de los diversos ecosistemas de nuestro planeta y la supervivencia de innumerables especies dependen de nuestros esfuerzos colectivos.

F

Por jaime