revelando el enigma de las deidades del antiguo egipto eran dioses robot de las estrellas
 Introducción:
 Los misterios de las civilizaciones antiguas han cautivado durante mucho tiempo la imaginación humana, ninguno más que el encanto enigmático del Antiguo Egipto.  Abydos, Egipto, con su extenso sitio arqueológico, alberga las ruinas del Salón de Osiris, un lugar donde miles de personas se reunían para adorar a Osiris, el dios del inframundo.  Pero, ¿y si las historias y representaciones de estos dioses no son simplemente cuentos de invención humana, sino un testimonio de visitas extraterrestres?  En esta exploración, profundizamos en la fascinante teoría presentada en «Ancient Aliens: Robot Gods of Ancient Egypt» de History Channel, que postula que Osiris y su calaña divina podrían haber sido algo más que deidades de carne y hueso.
 El enigma de Osiris:
 En el tapiz de la mitología egipcia, Osiris se erige como una figura notable.  A diferencia de otros dioses que existían únicamente en el reino divino, se creía que Osiris había caminado físicamente por la tierra como un faraón egipcio.  Giorgio A. Tsoukalos, una figura prominente en la teoría de los antiguos astronautas, señala que a menudo se representaba a Osiris con un disco alado del sol.  Si bien la sabiduría convencional podría atribuir esto al culto solar, Tsoukalos sugiere una posibilidad más intrigante: un evento extraterrestre presenciado y registrado por los antiguos egipcios.  ¿Podría el sol alado simbolizar una visita de otro mundo, con una nave celestial descendiendo del cielo?  Esta noción plantea preguntas sobre la verdadera naturaleza de Osiris y sus hermanos divinos.
 La maquinaria mítica:
 El centro del mito de Osiris es la historia de su desmembramiento y posterior resurrección.  Según la leyenda, Osiris fue destrozado por su celoso hermano Seth, y fue su devota esposa, Isis, quien cuidadosamente reunió los fragmentos y lo devolvió a la vida.  Esta narración, aunque impresionante, provoca una conjetura intrigante: ¿Podría Osiris haber sido más que una entidad biológica  Tsoukalos plantea la pregunta que invita a la reflexión de si Osiris podría haber sido una máquina o incluso un robot.  La noción de un ser desmembrado que se vuelve a armar y resucita adquiere una dimensión completamente diferente si Osiris fuera una pieza de tecnología avanzada.
 La conexión del pilar Djed:
 Una evidencia convincente que apunta hacia la naturaleza robótica potencial de Osiris se encuentra en los textos de las antiguas pirámides.  Estos textos describen el pilar djed, un símbolo íntimamente ligado a Osiris, como su “espía”.  En su forma resucitada, Osiris se representa como un pilar, que se parece inquietantemente a una bobina de Tesla moderna.  El pilar djed fue reverenciado como un conducto de energía, y en una talla notable en Abydos, se representa a Isis manipulando a Osiris, su mano aparentemente insertada en su espalda.  ¿Podría ser esta una representación antigua de tecnología avanzada, lo que sugiere una comprensión más profunda de la verdadera forma de Osiris?
 Redefiniendo la narrativa divina:
 A medida que contemplamos las fascinantes afirmaciones presentadas por la serie «Ancient Aliens», se hace evidente que la historia de Osiris y otras deidades egipcias podría trascender las interpretaciones convencionales.  Giorgio A. Tsoukalos se pregunta provocativamente si el mito de Osiris es, de hecho, una crónica de maravillas tecnológicas en lugar de una simple historia de carne y hueso.  Al volver a imaginar a los dioses del antiguo Egipto como máquinas o robots sofisticados, abrimos una puerta a entendimientos alternativos de la historia, cerrando la brecha entre lo místico y lo mecánico.
 
 El episodio «Ancient Aliens: Robot Gods of Ancient Egypt» presenta una perspectiva intrigante sobre el enigmático Osiris y sus contrapartes divinas.  Mientras contemplamos las ruinas del Salón de Osiris y los símbolos grabados en las piedras de Abydos, recordamos que la historia es un tapiz tejido con hilos de lo conocido y lo desconocido.  Ya sea que Osiris fuera un viajero celestial o una creación sofisticada, el misterio perdurable del antiguo Egipto continúa atrayéndonos a explorar los territorios desconocidos de la historia humana, invitándonos a repensar nuestras percepciones de lo divino y lo extraordinario.
F

Por jaime