boskop man especies de homo que eran mas inteligentes que los humanos

boskop man especies de homo que eran mas inteligentes que los humanosDe vez en cuando, en diferentes partes del mundo, se encuentran restos de criaturas similares a las personas, pero que aún tienen algunos signos «no estándar». Estos incluyen los restos de boskop: antiguos esqueletos humanos con enormes cráneos.

Se llaman así porque se encontraron en las cercanías del asentamiento sudafricano de Boskop. Sucedió hace más de un siglo, y las discusiones científicas sobre los hallazgos continúan hasta el día de hoy.

En 1913, los restos de criaturas humanoides que vivieron unos 30.000 años antes de nuestra era, es decir, justo en los albores de la aparición del Homo sapiens, cayeron en manos de Frederick Fitzsimmons, director del museo de Port Elizabeth (territorio de Sudáfrica actual).

Según Fitzsimmons, estos no podrían haber sido los ancestros lejanos de la humanidad: su volumen cerebral alcanzó los 1900 centímetros cúbicos, que es un tercio más que el de las personas modernas. Por eso, el director del museo aseguró con confianza que se trata de cromañón, considerados los precursores de la humanidad, pero que a la vez pertenecen a una de las ramas extintas.

Muchos científicos creían que se trataba de una persona: la estructura del esqueleto de los boscopios indicaba que durante su vida estaban en posición vertical. Y el dispositivo de sus mandíbulas, que podían hablar.

boskop man especies de homo que eran mas inteligentes que los humanos 1

Durante algún tiempo, los boskopes estuvieron prácticamente olvidados, pero en 2009 se publicó un libro de los famosos neurofisiólogos estadounidenses Gary Lynch y Richard Granger: “ The Big Brain: The Origin and Future of Human Intelligence. En este trabajo, se presta mucha atención específicamente a la población de Boskope.

“Deben haber sido tan inteligentes como los cromañones, ya que ahora somos tan inteligentes como los monos”, escriben Lynch y Granger.

Los investigadores se refieren al hecho de que los lóbulos frontales del cerebro, que son responsables precisamente del nivel de inteligencia, estaban muy desarrollados en los boscopios: eran una vez y media más grandes que las partes correspondientes de nuestro cerebro.

Esto significa, resumen los autores del libro, que los boscopios eran capaces de procesar varios flujos de información en paralelo, analizar situaciones complejas, captar conexiones no obvias entre varias cosas y eventos… Lo más probable es que su memoria fuera mucho mejor que la nuestra, por ejemplo, podían se recuerdan a sí mismos desde una edad muy temprana.

Pero en este caso, ¿por qué se extinguieron los boscopios «brillantes», a diferencia de nosotros, tan comunes? Lynch y Granger plantearon la hipótesis de que sus cerebros carecían de la energía que la escasa dieta disponible para los pueblos antiguos no podía proporcionar.

boskop man especies de homo que eran mas inteligentes que los humanos 2

O tal vez no tenían dónde aplicar su potencial: la cultura aún no se había formado, carecían de conocimiento sobre el mundo que los rodeaba. Después de todo, entre nosotros, la gente moderna, los genios a menudo resultan no estar demasiado adaptados a la vida real.

“Tal vez, la naturaleza probó una de las variantes de la evolución del cerebro en los boscopios”, dice Sergey Savelyev, Doctor en Ciencias Biológicas, Jefe del Departamento de Embriología del Instituto de Investigación de Morfología Humana de la Academia Rusa de Ciencias Médicas.

“Sin embargo, este intento estaba condenado al fracaso de antemano. Se requiere demasiada energía para mantener un cerebro así, y da muy poca ventaja”.

Lynch y Granger sugieren que si los boscopios no hubieran desaparecido de la faz de la Tierra, tú y yo no habríamos tenido ninguna posibilidad de sobrevivir. No les llevaría más de 10.000 años crear una “supercivilización”. Y a estas alturas, probablemente ya habrían alcanzado una relativa inmortalidad y habrían aprendido a controlar el espacio y el tiempo.

Sin embargo, a pesar de todos los hechos intrigantes sobre los boskopianos, su desaparición sigue siendo un misterio. A principios del siglo XX, los antropólogos concluyeron que los restos de boskopianos pertenecían a individuos que estaban enfermos, lo que provocó que el interés por este descubrimiento decayera.

Sin embargo, el renombrado antropólogo Raymond Dart describió estos hallazgos en detalle en 1923 y demostró que el gran cerebro de los boskopianos no era el resultado de una enfermedad sino un rasgo normal.

La investigación moderna en curso continúa provocando debates. El investigador Tim White refuta la idea de los boskopianos como una especie distinta, mientras que el antropólogo Hawks insiste en que los cráneos descubiertos pertenecen a representantes de la raza khoisan moderna que reside en Sudáfrica.

El biólogo Sergey Savelyev propone que los boskopianos podrían representar uno de los caminos evolutivos para el cerebro, que finalmente no tuvo éxito debido a las importantes demandas de energía asociadas con el mantenimiento de un cerebro tan grande.

Curiosamente, los ufólogos asocian a los boskopianos con pilotos de ovnis «grises». Estos seres se caracterizan por su diminuta estatura, piel verde grisácea o gris y grandes ojos almendrados. También poseen una cabeza desproporcionadamente grande, una nariz y una boca pequeñas.

En conclusión, el enigma de los boskopianos perdura dentro del ámbito de la ciencia. Sus cerebros de tamaño considerable y rasgos faciales infantiles continúan cautivando y generando debates entre los científicos.

F

Por jaime