unnamed file 563

 

unnamed file 563

Al igual que la trama de una película de terror, los científicos han revivido antiguos virus «zombis» del permafrost y han descubierto que aún pueden infectar amebas unicelulares vivas. Si bien las posibilidades de que estos virus infecten a animales o humanos no están claras, los investigadores advierten que deben considerarse una amenaza para la salud pública.

El permafrost, que solía ser una capa de suelo que permanecía congelada durante todo el año y cubría el 15 % de la masa terrestre del hemisferio norte, ahora se está descongelando rápidamente debido a los efectos del cambio climático. Este fenómeno está sacando a la luz un tesoro oculto de reliquias antiguas, que van desde virus y bacterias hasta mamuts lanudos y osos de las cavernas, que se han congelado en el tiempo durante milenios. Según CNN, el profesor Jean-Michel Claverie de Francia descubrió cepas de virus congelados que tenían 48.000 años en algunos sitios de permafrost en Siberia. La cepa más antigua se recuperó de una muestra de suelo de un lago subterráneo y se remonta a 48.500 años, mientras que las más jóvenes tenían 27.000 años. Una de las muestras más recientes se encontró dentro del cuerpo de un mamut lanudo.

 

Los científicos están expresando su preocupación por el impacto del calentamiento global en el permafrost que se derrite en el Ártico, lo que podría liberar virus antiguos que han permanecido inactivos durante miles de años. Esto presenta una amenaza para los organismos vivos, incluidos los humanos, ya que es posible que no tengan inmunidad contra estos virus. Birgitta Evengård, profesora emérita de la Universidad de Umea, ha hecho hincapié en la estrecha interacción entre el entorno microbiológico y nuestro sistema inmunitario. Evengård advierte que la exposición a estos virus antiguos podría tener consecuencias devastadoras.

“Si hay un virus escondido en el permafrost con el que no hemos estado en contacto durante miles de años, nuestra defensa inmunológica puede no ser suficiente. Por lo tanto, es correcto tener respeto por la situación y ser proactivo, no solo reactivo. Y la forma de combatir el miedo es tener conocimiento”, Claverie Evengård.

Claverie ha estado estudiando virus antiguos, o «virus zombis», como él los llama, durante varios años. Esta no es la primera vez que les devuelve la vida. Claverie ha estado investigando esta área desde 2014 y afirma que solo unos pocos científicos están tomando en serio estos virus además de su trabajo. En su última publicación en la revista Viruses del 18 de febrero, Claverie y sus colegas argumentan que la creencia de que tales casos son poco comunes y que los «virus zombis» no son un riesgo para la salud pública es incorrecta.

En su investigación, Claverie y su equipo describen cómo revivieron con éxito múltiples cepas nuevas de virus zombi capaces de infectar amebas cultivadas. Claverie señala que este logro es tanto una curiosidad científica como un motivo de preocupación con respecto a la salud pública. “Vemos estos virus que infectan las amebas como sustitutos de todos los demás virus posibles que podrían estar en el permafrost”, explicó. “Vemos las huellas de muchos, muchos, muchos otros virus. Entonces sabemos que están ahí. No sabemos con certeza si todavía están vivos. Pero nuestro razonamiento es que si los virus de la ameba todavía están vivos, no hay razón por la cual los otros virus no sigan vivos y no puedan infectar a sus propios anfitriones”.

El estudio de virus congelados como el virus «zombie» de Claverie proporciona información valiosa sobre el funcionamiento de los virus antiguos y su potencial para infectar a animales y humanos. Sin embargo, no son solo los virus los que son una preocupación. Con el deshielo del permafrost, las bacterias antiguas que han estado inactivas durante dos millones de años también podrían liberarse y revivir. Se cree que esto es lo que sucedió durante los brotes de ántrax que afectaron a humanos y renos en Siberia en 2016, lo que plantea un problema de salud pública más apremiante, como se afirma en el artículo de Claverie.

F

 

Por jaime