la amenaza del espacio
la amenaza del espacio

Las recientes filtraciones de documentos del Pentágono han hecho públicos sorprendentes planes e información sobre la guerra entre Rusia y Ucrania, así como la participación de los aliados occidentales. The Washington Post tiene acceso a una serie de informes clasificados que reflejan las preocupaciones del gobierno de los EE. UU. sobre las actividades espaciales de las principales potencias adversarias extranjeras. Estos informes están relacionados con brechas de seguridad en el ejército estadounidense. La información, que fue recuperada de un servidor Discord (un servicio de mensajería instantánea) por Jack Teixeira, un miembro de 21 años de la Guardia Nacional Aérea de Massachusetts, reveló las intenciones relacionadas con los asteroides de China y Rusia.

Los planes espaciales de Rusia y China se revelan en documentos filtrados.

En este sentido, EE. UU. ha estado observando atentamente las capacidades desarrolladas por Pekín que podrían poner en peligro los activos espaciales de la OTAN. Según los documentos, China podría utilizar satélites militares que pueden bloquear los sistemas de comunicaciones del enemigo, especialmente si estalla un conflicto con Taiwán. Altos funcionarios del Pentágono están preocupados porque la nación asiática también ha comenzado a construir su propia estación espacial orbital. El lanzamiento inicial del módulo Tianhe-1 tuvo lugar en abril de 2021. Debido a que China ha expresado interés en utilizar los recursos minerales de la Luna, la construcción de una base lunar sería otra revelación importante para la Casa Blanca. Este deseo podría resultar en una disputa territorial con efectos no previstos.

CARRERA ESPACIAL RUSA

Los informes filtrados también mencionan a Rusia, aunque parecen indicar que las ambiciones espaciales de Moscú se están desvaneciendo como resultado de las sanciones económicas globales. En uno de los documentos clasificados, se afirma exactamente lo siguiente: «Es muy probable que las asociaciones occidentales rotas y las cadenas de suministro interrumpidas también hayan obstaculizado la capacidad del programa espacial ruso para generar fondos, que ha ido disminuyendo desde al menos 2020».

Moscú ha aumentado su presencia submarina en el Atlántico a niveles no vistos en décadas.

Además, el informe señala que en 2020 “una empresa comercial estadounidense fue certificada para transportar astronautas a la Estación Espacial Internacional; EE.UU. habría pagado entre 75 y 85 millones de dólares por asiento en nave espacial rusa. (…) Lanzamiento de cohetes rusos y otros planes relacionados con el espacio han sido cancelados por clientes extranjeros, eliminando una importante fuente de ingresos. La industria cosmonáutica rusa ofrecía este tipo de servicios, que eran una lucrativa fuente de ingresos extranjeros para el presupuesto espacial de Moscú. De acuerdo con el documento, ascendía a 4.500 millones de los 17.000 millones de dólares asignados por la Administración en 2020. La carrera espacial de Rusia se habría visto gravemente perjudicada por la ruptura de los lazos comerciales y la prestación de dichos servicios orbitales.

A pesar de ello, Moscú ha incrementado su presencia submarina en el Atlántico hasta niveles no vistos en las últimas décadas. Ciertamente, el general Christopher G. El Comité de Servicios Armados del Senado escuchó el testimonio de Cavoli, comandante del Comando Europeo de EE. UU., sobre el estado de las fuerzas armadas de EE. UU. y las amenazas a la seguridad nacional en Europa. Cavoli mencionó el reciente aumento de la actividad submarina rusa en el Atlántico. El general también dijo que tal despliegue no se vio disminuido por el conflicto en Ucrania. más bien todo lo contrario. La subsecretaria de Defensa para Asuntos de Seguridad Internacional del Departamento de Defensa, Celeste Wallander, se sumó a esta evaluación y enfatizó la necesidad de evitar subestimar la destreza militar de Rusia, tanto en el mar como en otras áreas.

 

Por jaime